La historia

Okinawa

Okinawa


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Después de la captura de Iwo Jima en marzo de 1945, el general Douglas MacArthur, comandante supremo del área del Pacífico suroeste, dirigió su atención a la isla de Okinawa. Ubicado a solo 563 km (350 millas) del continente japonés, ofrecía excelentes instalaciones portuarias, aeródromos e instalaciones para el estacionamiento de tropas. Era una base perfecta desde la que lanzar un gran asalto contra Japón, por lo que estaba bien defendida, con 120.000 soldados al mando del general Mitsuru Ushijima. Los japoneses también comprometieron unos 10.000 aviones para defender la isla.

Después de un bombardeo de cuatro días, la invasión de 1.300 barcos forzada se trasladó a su posición frente a la costa oeste de Okinawa el 1 de abril de 1945. La fuerza de desembarco, bajo el liderazgo del teniente general Simon Buckner, ascendió inicialmente a 155.000. Sin embargo, cuando terminó la batalla, más de 300.000 soldados estaban involucrados en la lucha. Esto lo hizo comparable al desembarco de Normandía en la Europa continental en junio de 1944.

Ushijima decidió no poner a sus hombres en la costa donde serían sometidos a fuertes bombardeos navales estadounidenses. En cambio, se colocaron en el extremo sur de la isla de 60 millas de largo en la montaña volcánica de Shuri.

El primer día desembarcaron 60.000 soldados contra poca oposición en Haguushi. Al día siguiente, los estadounidenses capturaron dos aeródromos. Sin embargo, cuando los soldados llegaron a Shuri, fueron objeto de un intenso fuego y sufrieron numerosas bajas.

Reforzados por el 3er Cuerpo Anfibio y la 6ª División de Infantería de Marina, los estadounidenses pudieron repeler un feroz contraataque del general Mitsuru Ushijima el 4 de mayo. En el mar frente a Okinawa, una incursión kamikaze de 700 aviones el 6 de abril hundió y dañó 13 destructores estadounidenses. El acorazado gigante Yamato, sin combustible suficiente para un viaje de regreso, también fue enviado en misión suicida y fue hundido el 7 de mayo.

El 11 de mayo, el teniente general Simon Buckner, ordenó otra ofensiva contra las defensas de Shuri, y los japoneses finalmente se vieron obligados a retirarse. Buckner fue asesinado el 18 de junio y tres días después su reemplazo, el general Roy Geiger, anunció que la isla finalmente había sido tomada. Cuando quedó claro que había sido derrotado, Mitsuru Ushijima cometió un suicidio ritual (hari-kiri).

La captura de Okinawa costó a los estadounidenses 49.000 bajas, de las cuales 12.520 murieron. Más de 110.000 japoneses murieron en la isla.

Mientras la isla se preparaba para la invasión de Japón, un bombardero B-29 Superfortress lanzó una bomba atómica sobre Hiroshima el 6 de agosto de 1945. Japón no se rindió inmediatamente y una segunda bomba fue lanzada sobre Nagasaki tres días después. El 10 de agosto los japoneses se rindieron y terminó la Segunda Guerra Mundial.

Este es un recorrido por el campo de batalla de Okinawa después de que los cañones se hayan silenciado, un campo de batalla donde cayeron muchos jóvenes estadounidenses valientes, pero que llevaron consigo a la eternidad a un número aún mayor de japoneses.

El jeep avanza a trompicones, moviéndose lentamente a través de las nubes de polvo para evitar correr por los habitantes de Okinawa, pasando por las aldeas en ruinas y desiertas hacia el montón de escombros de lo que alguna vez fue Naha, la capital de Okinawa.

Luego, subiendo la colina hasta el castillo de Shuri, donde los japoneses tenían su cuartel general hasta que los obuses y bombas pulverizaron las paredes, de cinco pies de espesor.

Allí estaba Chocolate Drop Hill, donde los restos de 15 tanques estadounidenses detenidos por proyectiles japoneses son monumentos mudos al valor de los hombres que cayeron en la batalla para conquistarla.

Ahora hay paz en Conical Hill, donde los estadounidenses lucharon y fueron rechazados y finalmente subieron para quedarse.

No muy lejos hay un cementerio donde yacen enterrados muchos de los que lucharon en Conical Hill. Los soldados con casco están pintando cruces blancas.

En el centro de un cementerio había una valla de estacas baja alrededor de la tumba del teniente. El general Simón Bolívar Buckner, Jr., comandante del Décimo Ejército de los Estados Unidos, cayó justo cuando se vislumbraba la victoria final.

El fuego esporádico de los francotiradores japoneses desde la lejana Colina 89 recuerda al visitante que los hombres siguen cayendo aunque la campaña hace tiempo que terminó.

Enterramos al general Ushijima y sus hombres dentro de una cueva. Esta fue la peor parte de la guerra, lo que no me gustó de Okinawa. Estuvieron escondidos en cuevas todo el tiempo, mujeres, niños, soldados. Nos subíamos al acantilado y bajábamos barriles de gasolina y luego disparábamos. Explotaría y simplemente los enterraría hasta la muerte.

Yo personalmente disparé a una mujer japonesa porque cruzaba un campo por la noche. Seguíamos lanzando volantes para no cruzar el campo por la noche porque no sabíamos si eran soldados. Establecimos un perímetro. Cualquier cosa al frente, disparábamos. Esta noche disparé y cuando amaneció, había una mujer allí y un bebé atado a la espalda. La bala la había atravesado y había salido por la espalda del bebé.

Cuando crucé ese Valle de la Muerte, me encontré con un montón de marines que fueron derribados tratando de cruzar ese valle. Algunos aún estaban vivos y se acercaron a nosotros para pedirnos ayuda. Pero el sargento estaba justo detrás de nosotros y dijo: "Se supone que no debes hacer ese tipo de deber, se supone que debes localizar los nidos de ametralladoras e informar. Esa es tu misión". Así que no tuvimos tiempo de ayudar a nadie, simplemente seguimos y localizamos un par de ellos (posiciones enemigas).

Solo para mantener las ametralladoras en silencio, arrojamos algunas granadas de mano cerca del nido de ametralladoras. Y descubrimos que no es un nido abierto, es un nido cerrado, y solo hay una rendija por donde disparaban. A pesar de que golpeamos el nido cerrado, la granada de mano rebotó y explotó afuera. Pero eso fue solo para mantener la cabeza baja hasta que cruzamos el valle e informamos, e informamos, y fue entonces cuando uno de los Habladores de códigos navajos envió un mensaje y ordenó fuego de artillería, fuego de mortero y cohetes.

Mientras él enviaba hacia allá, y yo estaba del otro lado, el sargento me reprendió. Oh, realmente persiguió a dos de nosotros que nos detuvimos y trataron de ayudar a esos marines heridos. Y cuando terminaron de enviar el mensaje, en unos cinco minutos, comenzaron a bombardear y (lanzar) todo ese bombardeo en esa área de ametralladoras, literalmente volaron todo. No sé cuántos minutos les tomó.

Cuando dejaron de disparar, ordenaron a los marines que lo cruzaran, y los marines simplemente cruzaron ese valle. Así que todas esas ametralladoras fueron eliminadas. Eso fue hacia el final de la operación de Iwo Jima ".


Batalla de Okinawa

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Batalla de Okinawa, (Del 1 de abril al 21 de junio de 1945), batalla de la Segunda Guerra Mundial entre las fuerzas estadounidenses y japonesas en Okinawa, la mayor de las islas Ryukyu. Okinawa se encuentra a solo 350 millas (563 km) al sur de Kyushu, y su captura fue considerada como un precursor vital de una invasión terrestre de las islas de origen japonesas. Apodada "el tifón de acero" por su ferocidad, la batalla fue una de las más sangrientas de la Guerra del Pacífico, cobrando la vida de más de 12.000 estadounidenses y 100.000 japoneses, incluidos los generales al mando de ambos bandos. Además, al menos 100.000 civiles murieron en combate o el ejército japonés les ordenó suicidarse.


Finaliza la batalla de Okinawa

Durante la Segunda Guerra Mundial, el 10 ° Ejército de los Estados Unidos supera los últimos focos importantes de resistencia japonesa en la isla de Okinawa, poniendo fin a una de las batallas más sangrientas de la Segunda Guerra Mundial. El mismo día, el teniente general japonés Mitsuru Ushijima, el comandante de la defensa de Okinawa & # x2019s, se suicidó con varios oficiales y tropas japonesas en lugar de rendirse.

El 1 de abril de 1945, el 10º Ejército, al mando del teniente general Simón Bolívar Buckner, lanzó la invasión de Okinawa, una isla estratégica del Pacífico ubicada a medio camino entre Japón y Formosa. La posesión de Okinawa le daría a los Estados Unidos una base lo suficientemente grande para una invasión de las islas de origen japonesas. Había más de 100.000 defensores japoneses en la isla, pero la mayoría estaban profundamente atrincherados en la isla y en el interior densamente boscoso de la isla. Para la noche del 1 de abril, 60.000 soldados estadounidenses habían llegado a tierra sanos y salvos. Sin embargo, el 4 de abril, la resistencia terrestre japonesa se endureció y en el mar kamikaze Los pilotos intensificaron sus mortíferos ataques suicidas contra embarcaciones estadounidenses.

Durante el mes siguiente, la batalla se desarrolló en tierra y mar, y las tropas japonesas y los aviadores hicieron que los estadounidenses pagaran caro por cada área estratégica de tierra y agua ganada. El 18 de junio, ante la inminente victoria de Estados Unidos, la artillería japonesa mató al general Buckner. Tres días después, su 10. ° Ejército llegó a la costa sur de la isla y el 22 de junio la resistencia japonesa llegó a su fin.

Los japoneses perdieron 120.000 soldados en la defensa de Okinawa, mientras que los estadounidenses sufrieron 12.500 muertos y 35.000 heridos. De los 36 barcos aliados perdidos, la mayoría fueron destruidos por los aproximadamente 2.000 pilotos japoneses que entregaron sus vidas en misiones kamikaze. Con la captura de Okinawa, los aliados se prepararon para la invasión de Japón, una operación militar que se pronosticaba que sería mucho más sangrienta que la invasión aliada de Europa occidental de 1944. El plan preveía la invasión de la isla meridional de Kyushu en noviembre de 1945 y la principal isla japonesa de Honshu en marzo de 1946. Sin embargo, en julio, Estados Unidos probó con éxito una bomba atómica y después de arrojar dos de estas devastadoras armas sobre Hiroshima y Nagasaki en agosto, Japón se rindió.


Okinawa - Historia

El soldado de infantería de marina Eugene Sledge observaba con asombro y horror. Dos soldados japoneses con espadas samuráis atacaron la posición de su unidad # 8217 en Okinawa en junio de 1945, pero fueron asesinados antes de que pudieran causar daño. Un compañero de infantería de marina con una mirada aturdida en su rostro se acercó a uno de los cadáveres y hundió repetidamente su rifle en la cabeza del hombre muerto.

& # 8220 Hice una mueca de dolor cada vez que caía con un sonido repugnante en la masa sangrienta & # 8221, Sledge escribió más tarde en sus memorias de la guerra. & # 8220 Los cerebros y la sangre se esparcieron por todo el rifle Marine & # 8217s, boondockers y leggings de lona. & # 8221

Los camaradas del infante de marina conmocionado lo tomaron por los brazos y lo llevaron a un puesto de socorro.

Okinawa fue ese tipo de batalla. La isla iba a ser un anticipo de la invasión de Japón, a solo 350 millas de distancia. Los estadounidenses querían apoderarse del aeródromo principal de Okinawa para lanzar bombarderos contra sitios industriales enemigos, los japoneses estaban dispuestos a luchar hasta el último hombre para evitar la captura de su tierra natal.

Los infantes de marina y el ejército soportaron horribles bajas, física y psicológicamente, mientras luchaban con un enemigo empeñado en una defensa suicida de la pequeña isla. Estados Unidos sufrió muertes a una escala asombrosa: 7.500 infantes de marina y soldados y otros 5.000 marineros. Japón sacrificó aún más hombres: al menos 110.000 soldados, muchos después de que se perdió la batalla. Se estima que 100.000 civiles también murieron, ya sea atrapados en el fuego cruzado entre los dos ejércitos o por suicidio masivo forzado.

También fue un compromiso extremadamente costoso para la Marina de los EE. UU., Que perdió 36 buques de guerra y sufrió otros 368 dañados, incluido el portaaviones. USS Bunker Hill, que fue alcanzado por dos ataques kamikaze & # 8212suicide plane & # 8212.

La invasión estadounidense de Okinawa (Bettmann)

Para el presidente Harry S. Truman, lo que vino después fue una decisión fatídica. Se enteró del Proyecto Manhattan en abril cuando asumió el cargo tras la muerte de Franklin Delano Roosevelt. Antes incluso de que terminara la Batalla de Okinawa, el 22 de junio de 1945, Truman había llegado a la conclusión de que no tenía más remedio que lanzar la bomba atómica para evitar & # 8220 una Okinawa de un extremo a otro de Japón & #. 8221

Dos nuevos libros examinan la carnicería de este conflicto hace 75 años y su influencia en la decisión de usar esa nueva arma aterradora. Tanto Joseph Wheelan como # 8217s Okinawa sangrienta: La última gran batalla de la Segunda Guerra Mundial y Saul David & # 8217s Crisol del infierno: el heroísmo y la tragedia de Okinawa, 1945 contar el costo humano de poner fin a una guerra que aún estaba lejos de terminar.

Okinawa sangrienta: La última gran batalla de la Segunda Guerra Mundial

Una conmovedora narración de la última gran batalla de la Segunda Guerra Mundial, la campaña más grande, sangrienta y salvaje de la guerra del Pacífico, la última de su tipo.

Crisol del infierno: el heroísmo y la tragedia de Okinawa, 1945

Del galardonado historiador, Saul David, la fascinante narrativa de las heroicas tropas estadounidenses, unidas por la hermandad y el sacrificio de la guerra, que se sobrepusieron a enormes bajas para llevar a cabo la invasión más dura del Teatro del Pacífico de la Segunda Guerra Mundial, y las fuerzas japonesas que lucharon. con trágica desesperación por detenerlos.

& # 8220Okinawa e Iwo Jima antes habían sacudido al presidente y a los jefes de personal conjuntos & # 8221 Wheelan en una entrevista. & # 8220 Podían ver lo costoso que sería invadir el continente. Truman sabía que perderían aviones, barcos, hombres y todos los japoneses. Los líderes enemigos habían dicho que todos morirían luchando. La isla sería una ceniza carbonizada. Eso empujó la decisión. & # 8221

La Operación Iceberg comenzó el 1 de abril de 1945 con la operación anfibia más grande del Teatro Pacífico. La estrategia estadounidense era asegurar Okinawa y luego lanzar ataques B-29 Superfortress desde lo que se convertiría en Kadena Air Field en preparación para el asalto final de Japón. La cercanía de la isla & # 8212 a menos de 1,000 millas de Tokio & # 8212 significaba que los bombarderos podrían recibir una protección de combate crucial al entrar y regresar de sus misiones.

Más de 184.000 soldados e infantes de marina estadounidenses desembarcaron en las playas de Okinawa. Esperaban ser rechazados por los japoneses mientras llegaban a la orilla, pero en cambio se encontraron con poca resistencia. No fue hasta que las tropas comenzaron a avanzar tierra adentro que finalmente sintieron la furia total de la defensa enemiga.

En esta etapa de la guerra, muchos en el alto mando militar japonés creían que su causa estaba perdida. Lo mejor que podían esperar era hacer cada batalla lo más costosa posible para que los estadounidenses perdieran el gusto por el combate y ofrecieran condiciones favorables para la rendición. Cuando comenzó la Batalla de Peleliu en septiembre de 1944, los japoneses habían abandonado los ataques banzai, los ataques suicidas de infantería y las operaciones ofensivas en favor de una estrategia defensiva de emboscadas mortales y un sistema de fortines de hormigón con ametralladoras que se apoyaron mutuamente para defenderse de los ataques y maniobras de flanqueo.

& # 8220Los japoneses propusieron una defensa por desgaste, & # 8221 Wheelan. & # 8220 Se ubicarían dentro de colinas y formaciones rocosas y dejarían que el enemigo se acercara a ellos. Decidieron que lucharían hasta la muerte en todas estas islas, y su propósito era infligir tantas bajas como fuera posible a los estadounidenses. & # 8221

Como resultado, la lucha por tomar Okinawa se convirtió en una lucha mortal. Los sangrientos enfrentamientos en Kakazu Ridge, Sugar Loaf Hill, Horse Shoe Ridge, Half Moon Hill, Hacksaw Ridge y Shuri Castle llegarían a simbolizar el costo de asegurar la isla. La batalla también vería a dos generales del ejército de los EE. UU. & # 8212Simon Bolivar Buckner Jr. y Claudius Miller Easley & # 8212 muertos en combate. Buckner, un teniente general, fue el estadounidense de más alto rango en morir por fuego enemigo en la guerra.

La última fotografía del teniente general del ejército estadounidense Simon Bolivar Buckner (1886-1945), comandante del Décimo Ejército y la invasión general de Okinawa, junio de 1945 (Hulton Archive / Getty Images).

Además de los muertos, los estadounidenses sufrieron unos 36.000 heridos. Los cuerpos quedaron desfigurados por los estruendosos bombardeos de artillería y el fuego de enfilada de ametralladoras con forma de guadaña. Muchos, incluido Private Sledge, sentirían las devastadoras secuelas psicológicas del intenso combate cuerpo a cuerpo durante las próximas décadas. Algunos nunca olvidarían el olor a cuerpos quemados de los lanzallamas utilizados para matar a los soldados japoneses que se habían escondido en cuevas y se negaron a rendirse.

A medida que aumentaban las cifras de bajas, Truman se preocupó cada vez más de que la Operación Caída & # 8212la invasión de Japón & # 8212 fuera extremadamente costosa. Más de 3 millones de hombres estaban siendo reunidos para ese asalto, que estaba planeado para noviembre de 1945. Los líderes militares estadounidenses estimaron conservadoramente las bajas para tomar la isla de origen en 1 millón.

El 18 de junio, antes de que Okinawa fuera oficialmente declarada segura, el presidente Truman se reunió con asesores militares de alto nivel para evaluar la batalla. El precio había sido elevado. Donde los conflictos anteriores habían visto una tasa de bajas entre estadounidenses y japoneses de 1: 5, Okinawa estaba más cerca de 1: 2. La estrategia defensiva japonesa había tenido éxito.

Además de las bajas estadounidenses, al presidente le preocupaban las pérdidas japonesas. Se estaba entrenando a civiles para luchar hasta la muerte con horquillas y picas o suicidarse en lugar de someterse a los ocupantes. Como escribe Wheelan en su libro, & # 8220 los propagandistas japoneses habían retratado a los estadounidenses como asesinos brutales que se deleitaban en asesinar, torturar y violar a soldados y civiles cautivos & # 8230 Algunos aldeanos detonaron granadas, otros se suicidaron con navajas, hoces, cuerdas y piedras. . & # 8221

Truman preguntó a sus asesores sus pensamientos sobre la inminente invasión de Japón y el costo de la vida. Finalmente, la discusión se centró en el Proyecto Manhattan. El desarrollo de la bomba atómica estaba a punto de completarse, aunque todavía no se había probado. Trinity & # 8212 el nombre en clave para la primera detonación del arma en Nuevo México & # 8212 estaba previsto para mediados de julio.

El debate sobre el uso de la bomba y la virtud de la decisión de hacerlo es objeto de una acalorada revisión histórica. Para algunos historiadores, incluido David, Truman, la decisión fue fácil. & # 8220Allí están todos los científicos clave, incluido [el físico J. Robert] Oppenheimer, & # 8221, dice. & # 8220 Todos están de acuerdo: si funciona, hay que usar la bomba. Es una forma clara de poner fin a la guerra y salvar muchas vidas. & # 8221

& # 8220 No & # 8217t Truman tenía que tomar una decisión. Fue tan claro y obvio, & # 8221 dice David.

Otros expertos creen que Truman tenía opciones. Kai Bird y Martin J. Sherwin, autores del premio Pulitzer ganador Prometeo americano (una biografía de Oppenheimer), han sostenido durante mucho tiempo que Japón se habría rendido sin ser bombardeado, sobre todo si se hubiera enfrentado a la entrada de la Unión Soviética en el teatro del Pacífico. Las voces de Bird y Sherwin, junto con varios otros signatarios, se convirtieron en parte del debate nacional en 1995 sobre una exhibición planeada del Smithsonian sobre el Enola Gay, el avión que lanzó la primera bomba atómica sobre Hiroshima. (La exhibición también fue objeto de escrutinio por parte de los veteranos de la Segunda Guerra Mundial que sintieron que simpatizaba demasiado con Japón).

Después de la guerra, el almirante William D. Leahy dijo que se opuso al uso de la bomba atómica y la llamó & # 8220barbaric & # 8221 & # 8212, aunque no hay registro de que hablara en contra cuando se tomó la decisión. El historiador militar Max Hastings defendió El guardián en 2005 que la mera inversión realizada por los EE. UU. en el Proyecto Manhattan fue un factor en su uso.

USS Bunker Hill atropellado por dos pilotos kamikazes, durante la Batalla de Okinawa, Japón 1945 (Archivo de Historia Universal / Grupo de Imágenes Universal a través de Getty Images)

& # 8220Los tomadores de decisiones eran hombres que se habían acostumbrado a la necesidad de juicios crueles. Hubo un impulso tecnológico abrumador: se ha hecho un esfuerzo titánico para crear un arma por la cual los aliados se veían a sí mismos como competidores con sus enemigos, & # 8221, escribió. & # 8220 Habiendo dedicado tales recursos a la bomba, se habría necesitado una iniciativa extraordinaria de Truman para detener su empleo. & # 8221

El 25 de julio, un mes después del final de las operaciones de combate en Okinawa, los estadounidenses emitieron una demanda de & # 8220 rendición incondicional & # 8221 o enfrentarse & # 8220 a la destrucción total & # 8221. No se hizo mención de la bomba atómica ni formal. la respuesta vino de Japón.

El 6 de agosto, el Enola Gay despegó de la pequeña isla de Tinian con & # 8220Little Boy & # 8221, la primera arma atómica utilizada en la guerra. El coronel Paul Tibbets y su tripulación volaron su B-29 Superfortress modificado hacia Hiroshima, un centro industrial importante para el esfuerzo bélico japonés. También fue el hogar de 350.000 personas.

A las 8:15 a.m., la bomba fue lanzada desde una altura de 31,000 pies. El Enola Gay se tambaleó hacia arriba cuando lanzó la bomba de 10,000 libras. Cuarenta y tres segundos después, & # 8220Little Boy & # 8221 detonó a 1.900 pies, destruyendo totalmente un área de cuatro millas cuadradas de Hiroshima y matando entre 90.000 y 140.000 personas. Muchos cuerpos fueron vaporizados por la explosión.

Tibbets más tarde recordó la explosión como una & # 8220 terrible nube & # 8230 en forma de hongos, terrible e increíblemente alta & # 8221 Copiloto El capitán Robert Lewis escribió en el registro de vuelo que todos en el avión estaban & # 8220 desconcertados & # 8221 por lo que acababan de presenciar, agregando, & # 8220 honestamente tengo la sensación de buscar a tientas las palabras para explicar esto o podría decir, Dios mío, ¿qué hemos hecho? & # 8221

Después de una segunda bomba atómica lanzada sobre Nagasaki tres días después, Japón anunció su rendición el 15 de agosto. Los infantes de marina, soldados, aviadores y marineros estadounidenses que se preparan para invadir Japón en solo unos meses ahora pueden regresar a casa. Pocos creían que sobrevivirían al intento de conquistar la nación insular de 71 millones de habitantes.

& # 8220El Estado Mayor Conjunto reconoció que el público estadounidense sufría de fatiga de guerra, & # 8221 Wheelan. & # 8220 Estaban perdiendo interés. La guerra europea había terminado y mucha gente no estaba muy familiarizada con la guerra contra Japón. Cuando la Marina sugirió que bloquearan la isla y mataran de hambre [a los japoneses] para que se rindieran, eso fue rechazado. El público estadounidense no tuvo paciencia para eso. Querían que terminara. Fue invadir o soltar la bomba. & # 8221

El costo de la guerra nunca es algo que pueda entenderse completamente mediante la simple ecuación de quién ganó y quién perdió. Saúl David concluye Crisol del infierno con un pasaje de Jim Johnston, un sargento de la Marina que resultó herido en Okinawa. Reflexionó sobre su regreso a Nebraska después de la guerra y cómo la vida en casa nunca volvió a ser la misma:

& # 8220 En los rincones oscuros de mi mente, el único poder bajo Dios que significó algo para mí salió del agujero de un .30-06 & # 8211 o si estabas lo suficientemente cerca, un .45. Esos rincones oscuros todavía están allí. & # 8221

Sobre el Autor: David Kindy es un periodista, escritor independiente y crítico de libros que vive en Plymouth, Massachusetts. Escribe sobre historia, cultura y otros temas para Aire y espacio, Historia militar, Segunda Guerra Mundial, Vietnam, Historia de la aviación, Diario de la Providencia y otras publicaciones y sitios web. Lea más artículos de David Kindy y síganos en Twitter @ dandydave56

Cultura

Cultura Mixta

La cultura única de Okinawa se formó por la combinación dinámica de características de varios países a través del comercio con China, Japón, Corea y otros países del sudeste asiático en la era Ryukyu.

Cultura de artesanía

1. Ryukyu Bingata (Shuri Ori ・ Bashofu)

El magnífico "Ryukyu Bingata" terminado con varios patrones y colores son representativos de los productos teñidos de Okinawa. Los productos tejidos de cada área demuestran originalidad e ingenio, y ejemplos típicos son el refinado "Shuri Ori" y el atractivo tejido "Bashofu".

"Ryukyu Glass" creado a partir de botellas de vidrio desechadas después de la Segunda Guerra Mundial tiene un encanto simple y un aura cálida.

Artes escénicas clásicas

Danza Ryukyu (Danza clásica ・ Zo-odri ・ Danza creativa)

La "danza Ryukyu" se realiza con elegantes trajes con los relajantes sonidos del "Sanshin" (instrumento similar a una guitarra de tres cuerdas), que es una parte integral de las artes escénicas de Okinawa. La danza Ryukyu se divide principalmente en tres estilos de "danza clásica", originalmente realizada en la corte real para recibir a los invitados en la era Ryukyu, "Zo-odri" (danza popular) que apareció después de la era Ryukyu y muestra los sentimientos de lo ordinario. gente a través de su coreografía animada y "Danza creativa", que es la danza Ryukyu modernizada.

Artes escénicas de Fork

“Eisa” es un tipo de Nenbutsu Odori para el descanso de nuestros antepasados ​​y se realiza el último día del Festival Bon en Okinawa.

Cultura de la comida

Uno de los ingredientes más populares en la comida de Okinawa es la carne de cerdo. Para el cerdo, que se dice que fue introducido desde China a Okinawa, todas las partes se consumen desde la cabeza y la cola hasta los órganos. Son famosas las patas de cerdo, "Rafute", o sopa clara de callos de cerdo en el dialecto de Okinawa, y "Soki", o costillas en el dialecto de Okinawa. El tofu duro y grande original de Okinawa "Shima-dofu" también está presente en varios platos. Además, también se comen muchas verduras como Goya (melón amargo) y Beni-imo (batata), algas como Mozuku (algas marinas), Umi-budo (uvas de mar) y pescados como Gurukun (Banana Fish).

El aguardiente destilado más antiguo de Japón "Awamori" es popular por su sabor rico y suave. Dado que el arroz es la principal materia prima del awamori, se clasifica como arroz shochu. Sin embargo, existe una diferencia de fabricación entre el awamori y otros shochu de arroz. Mientras que el moho koji blanco se usa para el shochu de arroz en la segunda fermentación, el moho koji negro se usa para toda la etapa de fermentación para hacer awamori. Otra diferencia principal es que el arroz tailandés (tipo Indica) se usa generalmente como materia prima para el awamori.

Evento cultural

Haarii es una carrera de botes dragón tradicional en Okinawa. El evento Haarii más popular, Naha Haarii, se lleva a cabo durante la Semana Dorada de Japón (días festivos en mayo). En el primer y tercer día del festival, los visitantes tienen la oportunidad de dar un paseo en un bote dragón.

Se llevaron a cabo tira y afloja en toda la isla como acción de gracias por una cosecha abundante y una oración por la lluvia. Con una historia de 560 años, el gran tira y afloja de Naha, que se desarrolló como una festividad nacional del Reino de Ryukyu, es uno de los festivales más importantes de Naha y se espera con entusiasmo todos los años. El día del festival, todo Naha se emociona y un ambiente festivo invade la ciudad desde la mañana hasta la noche.

Estilo de vida

Se cree que el dialecto de Okinawa se separó del japonés primitivo y evolucionó. De hecho, en el dialecto de Okinawa se pueden encontrar vestigios de idiomas utilizados en Japón desde alrededor del siglo VII al VIII. También se dice que es posible que tenga dificultades para comprender a las personas de otras islas si vive en una isla diferente y que los dialectos locales difieren según la región. Las palabras bien conocidas de Okinawa son "Mensore = Bienvenido", "Haisai = Hola", etc.

Las costumbres formadas por el clima templado y las tradiciones anteriores al Reino de Ryukyu son verdaderamente diversas. Por ejemplo, hay muchos festivales con diversos propósitos, desde el culto a los antepasados ​​hasta la oración por buenas cosechas y abundantes capturas. La costumbre de respetar a los antepasados ​​y cuidar a sus antepasados ​​y su familia está más arraigada en Okinawa que en cualquier otro lugar de Japón. Okinawa también es conocida por la extrema longevidad de sus ciudadanos que, según dicen, es el resultado de la cultura alimentaria de Okinawa y la influencia del espíritu "Yuimaru" (que significa ayudarse unos a otros).

Centro de Información Turística para Personas con
Discapacidades y personas mayores en el aeropuerto de Naha

Vestíbulo de llegadas del primer piso de la terminal de pasajeros nacionales del aeropuerto de Naha.
150, Kagamizu, Naha-shi, Okinawa, código postal 901-0142


Crestas de la familia de Okinawa

  • Okinawan Family Crests / 沖 縄 の 家 紋 (La versión JPN, la página vinculada es un caché, las crestas son visibles, pero el sitio en sí ya no se mantiene a partir de noviembre de 2016).
    • Esta base de datos es proporcionada por Okinawa Joho Kyoku / Okinawa 情報 局 y contiene un total de 267 escudos familiares de Okinawa con una explicación.

    • Recursos de la biblioteca
      • 宮里 朝 光 監 修 、 『沖 縄 家 紋 集』 、 Asia / Este Referencia (Solo para uso de la biblioteca) Número de teléfono: CS3000.Z9 O583 1998 supl
      • 神山 克明 、 『沖 縄 の 氏 と 姓 の 由来』 Número de llamada East CS3000 .Z905 1989
      • Okinawa-ken seishi kakei daijiten / 沖 縄 県 姓氏 家 系 大 辞典 Call Number East CS3000 .K33 1989 v. 47
      • 田 口 二 州 、 『稿本 琉球 紋章 譜』 Número de llamada Hamilton East CR2557.O35 T34 1978

      La historia secreta de los tatuajes de Okinawa

      Cuando Okinawa estaba bajo el gobierno de la monarquía Ryukyu, Uchinanchu (Okinawa) las mujeres llevaban tatuajes índigo conocidos como hajichi en el dorso de sus manos. Estos tatuajes funcionaron como símbolos de la transición de la adolescencia a la feminidad y también como indicadores de estatus social.

      En los tatuajes de las clases bajas, los iconos de uso común incluían puntas de flecha, círculos y cuadrados. Según los historiadores, la punta de flecha representaba a las hijas que nunca regresaban a sus familias una vez que se casaban en otra casa, al igual que las puntas de flecha nunca regresan a su origen. El círculo representaba el hilo de enrollar y el cuadrado representaba una caja de costura, estos dos elementos eran importantes porque en ese entonces, una niña no podía casarse si no sabía coser.

      Uchinanchu las mujeres que provenían de familias de clase alta tenían tatuajes más intrincados y ornamentados que a veces llegaban hasta los brazos. Se sabe poco sobre estos tatuajes de clase alta, ya que la documentación en inglés es escasa. No importa su estado, todos Uchinanchu se decía que las mujeres valoraban su hajichi sobre su riqueza, sus maridos y la vida misma, ya que se pensaba que los tatuajes protegían el mal, garantizaban la seguridad y traían felicidad.

      Cuando Japón tomó el control del Reino de Ryukyu a fines del siglo XIX, se prohibió la práctica del tatuaje. Las razones fueron múltiples. Los tatuajes eran despreciados por la sociedad japonesa al mismo tiempo, las autoridades japonesas deseaban fortalecer su propia influencia reduciendo la influencia de las sacerdotisas jefes de aldea. De acuerdo con las antiguas creencias de Ryukyuan, las mujeres gobernaban el dominio espiritual y se creía que poseían poderes espirituales innatos a los que se les llamaba onarigami mientras los hombres fueron llamados umiki—Los gobernantes del dominio secular. Hajichi funcionaron como significantes y transmisoras del poder femenino.

      Algunos Uchinanchu las mujeres siguieron practicando hajichi incluso después de la prohibición, pero la práctica disminuyó lentamente a lo largo de los años. Durante el período en el que muchos habitantes de Okinawa emigraron a Hawái para trabajar en las plantaciones de azúcar y piña, Uchinanchu mujeres que aburren hajichi fueron ridiculizados y condenados al ostracismo por sus compañeros trabajadores de campo japoneses. Eventualmente, el hajichi se convirtió en símbolo de la vergüenza en algunas fotos de Uchinanchu mujeres, tienen las manos levantadas con las palmas hacia arriba o metidas en las mangas para ocultar el hajichi en el dorso de sus manos.

      Hoy, las actitudes han cambiado. La generación contemporánea en Okinawa se está volviendo más consciente de las antiguas tradiciones indígenas y del resurgimiento del arte perdido de Uchinanchu Los tatuajes se pueden ver entre algunas mujeres más jóvenes de Okinawa. Como estadounidense de origen japonés-okinawense de Yonsei, considero que es mi responsabilidad compartir mi cultura con el mundo, al igual que la misión del Museo Nacional Japonés Americano es "promover la comprensión y la apreciación de la diversidad étnica y cultural de Estados Unidos".

      Exposición actual de JANM Sugar / Islands: Encontrar Okinawa en Hawai‘i, a la vista hasta el 6 de septiembre, rinde homenaje a la diversidad étnica y cultural de Uchinanchu puntos de vista.

      Esta publicación fue escrita por Alexis Miyake, pasante de artes mediáticas de 2015 de JANM. Alexis es un okinawense de cuarta generación nacido y criado en Hawai‘i. Actualmente es una estudiante universitaria en el Instituto de Artes de California (CalArts).


      Naturaleza: el océano con arrecifes de coral y vegetación subtropical sustenta la vida en las islas

      La prefectura de Okinawa es la única región de Japón que se encuentra en la zona subtropical y está bendecida con un clima cálido durante todo el año. Un océano con arrecifes de coral, donde nadan bancos de coloridos peces tropicales, sustenta diversas formas de vida.

      Además, las criaturas que son atesoradas en todo el mundo, como el riel de Okinawa y el gato Iriomote, hacen su hábitat en los bosques de la parte norte de la isla de Okinawa y la isla de Iriomote.


      Okinawa y el ejército de los Estados Unidos, después de 1945

      Okinawa ha tenido una historia tumultuosa y una identidad dispersa a lo largo del siglo XX. Como territorio japonés antes de la Segunda Guerra Mundial, los habitantes de Okinawa nunca adoptaron por completo la cultura japonesa como propia. Durante la Segunda Guerra Mundial, Okinawa fue un lugar importante utilizado en los viajes de isla en isla hacia el Japón continental por parte del ejército de EE. UU. Después de que concluyó la Batalla de Okinawa en junio de 1945, Okinawa estaba bajo el control de la Marina de los Estados Unidos. Durante la guerra, hasta 160.000 ciudadanos de Okinawa, jóvenes y ancianos, hombres y mujeres, fueron sacrificados por el ejército japonés o asesinados por personal militar estadounidense en caso de que fueran espías del lado japonés (Sarantakes 2000). Esto allanó una relación inmediatamente incierta y desconfiada entre los habitantes de Okinawa y el ejército de los EE. UU. En los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial.

      Después de la guerra, esta relación se vio aún más obstaculizada por el hecho de que el ejército de los Estados Unidos comenzó a apropiarse de las tierras agrícolas de Okinawa para la construcción de bases navales y militares (Bugni 1997). El sentimiento entre el ejército estadounidense con base en Okinawa y los habitantes de Okinawa locales continuó siendo pobre como resultado del aumento de la presencia militar en la isla. En la mente de los Estados Unidos, Okinawa estaba ubicada en una posición estratégica por varias razones. Primero, con la amenaza de la expansión comunista, el aumento del poder de la Rusia soviética y la revolución cercana en China durante los primeros años de la Guerra Fría, Estados Unidos quería mantener el control y ejercer poder sobre las Islas Ryukyu, incluida Okinawa, como muestra de su voluntad. resistencia al movimiento comunista (Sarantakes 2000). Luego, en 1950, con el inicio de la Guerra de Corea, Okinawa volvió a convertirse en un punto de apoyo para los EE. UU. En Asia para ayudar a sus aliados de Corea del Sur, lo que resultó en más confiscaciones de tierras para la expansión de la base militar en la isla (Sarantakes 2000). Por estas y otras razones, el papel de Okinawa como trampolín hacia Asia para el ejército estadounidense continuó, tal como lo había hecho durante los últimos años de la Segunda Guerra Mundial.

      During this time, the United States Civil Administration of the Ryukyu Islands (USCAR) had replaced the direct military control of Okinawa (Aldous 2003). After the signing of the Treaty of Peace in 1951 by Japan and the U.S., Okinawa became a territory of the United States (Onishi 2012). Despite this, Japan still held “residual sovereignty” over Okinawa, causing Okinawans to be considered neither U.S. citizens nor Japanese citizens (Onishi 2012). This undoubtedly put additional strain on the Okinawan identity during the years post WWII: an identity that had not fully incorporated Japanese culture into their own even before the war.

      The interaction between Japanese and American cultures was tangled from 1945 to 1972. The control that the U.S. held was manifested in the U.S. dollar as the official currency, and Okinawans were required to hold travel permits to go to mainland Japan. Even the display of the Japanese flag was prohibited (Aldous 2003). Nonetheless, Japanese was the language taught in schools and used in daily life (Aldous 2003). U.S. military troops and their families continued to be stationed on the island during the 1950s and 60s, increasing the presence of U.S. military bases on Okinawa. The military bases were (and continue to be) used for testing and storage of nuclear, chemical and biological weapons as well as aircraft and naval equipment fused by the military personnel stationed there. In 1959, Okinawan sentiment towards U.S. military worsened after a U.S. fighter plane crashed into an elementary school during a test flight (Close The Base 2011). Furthermore, many Okinawans were living in impoverished conditions as a result of either loosing their land, and therefore livelihoods, or due to a lack of food and the fact that basic standards of living were not being met (Feifer 2000). As a result, the years Okinawa was under the exclusive control of the U.S. military were unpleasant ones for the people of the island.

      In 1969, the U.S. and Japan came to an agreement to return the island of Okinawa to Japanese sovereignty and in 1972 Okinawa formally rejoined Japan (Aldous 2003). In the years leading up to 1972, Okinawans wanted to return to Japanese control because the Japanese economy was growing a good rate, especially in comparison to the Okinawan economy, which had stagnated as a result of U.S. military base expansion (Aldous 2003). In addition to the increased livelihood expected by the rejoining of Okinawa to Japan, it was thought that U.S. military bases would begin to diminish and even perhaps disappear on the island (Feifer 2000). Instead, Japan allowed the U.S. to continue to exercise their large military presence on Okinawa and livelihoods of Okinawans did not dramatically improve, nor did the relationship between Okinawans and U.S. military personnel improve (Feifer 2000).

      During this time, crime, noise, occupation of appropriated lands and military presence continued to be major problems for residents of Okinawa. Fortunately, the livelihoods of Okinawans began to improve slightly as increased financial assistance from the Japanese government went to Okinawans to improve infrastructure on the island (Sarantakes 2000). Additionally, Okinawa’s tourist industry began to market the natural resources of the island, including the beautiful beaches, coral reefs and mangrove swamps (Sarantakes 2000). These natural resources continue to draw tourists from across the globe today.

      The relationship between the U.S. military and Okinawans is still poor today, in large part due to problems that result from having aircraft bases located on the island. Not only is noise a major problem for Okinawans living near the air bases, but also airstrips are still built over some of the most arable land on the island (Feifer 2000). According to the Okinawan Prefectural Government, U.S. military forces take up 18.4% of the land area of Okinawa, which is an immense portion on an island that is a third the size of Rhode Island (Okinawa Prefecture 2013).

      The huge U.S. military presence continues to cause friction between Okinawans and military personnel. Additionally, despite being under Japanese control, U.S. military bases are not being reduced despite promises to do just that. Furthermore since 1972, there have been a reported 116 military aircraft accidents, such as fires and crashes, according to Bugni, causing additional resentment toward the continued occupation of Okinawa by U.S. military bases and personnel (1997).

      There are numerous environmental impacts the U.S. bases are having on Okinawa. Noise produced during firing exercises has lead to forest fires, soil erosion and earth tremors on the island (Bugni 1997). The loud sound produced by military aircrafts also has caused loss of hearing and fatigue to the Okinawans living near the base (Bugni 1997). Furthermore water pollution problems occur frequently on the base and neighboring areas as raw sewage and oil are leaked into the water systems (Bugni 1997). Unquestionably it can be seen that the U.S. military bases on Okinawa are having impacts that go beyond the physical use of the land for the bases, including social, economic and environmental issues.

      According to the article published in 1997 by Bugni, Okinawa “adopted the Cosmopolitan City Formation Concept” which states that Okinawa will be an area that contributes to the social and cultural development of Japan by the year 2015 (1997). In order for this to occur, U.S. military base land on the island must be reduced in order to allow for the economic development of the lands by Okinawans, as well as a continued development of the unique culture found on the island. The Okinawan government proposed a Base Return Action Program, which has laid out a three-phase plan to remove U.S. military bases from Okinawa (Bugni 1997). Part of these agreements being formed by the Japanese and American government include the moving of U.S. military bases to other places in Japan, but there are difficulties in finding areas that are interested in having a military base relocated to it (Bugni 1997). For Okinawa this could mean a two billion dollar loss to the island’s economy, but projects have been proposed to increase tourism as a main supplement to Okinawa’s economy (Bugni 1997). And still today similar proposals are still being discussed. A New York Times article posted this past April by Martin Fackler states that military bases and runways on Okinawa are to be moved to mainland Japan as well the U.S. Marines to bases in Guam, Hawaii and Australia as early as 2022 (2013). Any effort to mitigate the U.S. military’s impact on the Okinawan economy, society and environment will require the reduction in these bases and their subsequent activities.

      The U.S. plans to move some of the troops stationed on Okinawa to other areas in the Asia-Pacific Rim, including Guam and Australia (Liebert 2013). Simply moving the Air Base to another area on Okinawa will not fix the problems of noise pollution, accident risk and environmental damage caused by reclaiming new land for the military base (Nakaima 2012). The current stagnation in removing U.S. military bases on the island of Okinawa continues to put immense strain on the relationship between Okinawans and U.S. military stationed there. Furthermore, the lack of initiation that the Japanese government has shown in attempting to relocate some of the U.S. military bases to other areas of Japan has undoubtedly dismayed many of the local Okinawans. Hopefully the future of Okinawa will improve with a reduction in U.S. military presence on the island, but with the growing power of China and other Asian nations, a notable reduction of U.S. military on Okinawa will likely not occur for many more years.

      Sobre el Autor: Lane Johnston is a Junior at the University of Southern California, majoring in Environmental Studies with a minor in International Relations.

      Aldous, C (2003) Achieving Reversion: Protest and Authority in Okinawa, 1952-70. Modern Asian Studies 37:2, 485-508.

      Bugni, T (1997) Continued Invasion: Assessing the United States Military Presence on Okinawa through 1996. Suffolk Transnat’l L Rev. 21: 85- 112.

      Close the Base (2011) Okinawa Prefecture art exhibition memorializing victims of the June 30, 1959 U.S. military jet crash into Miyamori Elementary School. <http://closethebase.org/2011/06/30/okinawa-prefecture-art-exhibition-memorializing-victims-of-the-june-30-1959-u-s-military-jet-crash-into-miyamori-elementary-school/.> Viewed Mar 24 th 2013.

      Feifer, G (2000) The Rape of Okinawa. World Policy Journal 17:3. 33-40.

      Nakaima, H (2012) Landfill for U.S. Base Will Destroy Environment: Okinawa Gov. Jiji Press English News Service.

      Onishi, Y (2012) Occupied Okinawa on the Edge: On Being Okinawan in Hawai‘i and U.S. Colonialism toward Okinawa. American Quarterly. 64.4: 741- 761.

      Okinawa Prefecture (2013) U.S. Military Issues. Okinawa Prefecture. <http://www.pref.okinawa.jp/site/chijiko/kichitai/25185.html>. Viewed Mar 25 th 2013.

      Sarantakes, N (2000). Keystone: the American occupation of Okinawa and U.S. – Japanese relations. Texas A&M University Press.

      Stearns, P Ed. (2008) Oxford Encyclopedia of the Modern World. Oxford Reference. Prensa de la Universidad de Oxford.

      Tzeng M (2000) The Battle of Okinawa, 1945: Final Turning Point in the Pacific. The History Teacher 34: 95-118

      Images: Top: From the Ryukyu Cultural Archives: Looking at Okinawa’s History through Images and Photographs. Originally from The Okinawa Times: http://rca.open.ed.jp/web_e/city-2001/his/index.html Bottom: Source: Okinawa Prefecture. http://www.pref.okinawa.jp/site/chijiko/kichitai/25185.html

      Editor’s note: Scientific Research Diving at USC Dornsife is offered as part of an experiential summer program offered to undergraduate students of the USC Dana and David Dornsife College of Letters, Arts and Sciences a través de Environmental Studies Program. This course takes place on location at the USC Wrigley Marine Science Center on Catalina Island and throughout Micronesia. Students investigate important environmental issues such as ecologically sustainable development, fisheries management, protected-area planning and assessment, and human health issues. During the course of the program, the student team will dive and collect data to support conservation and management strategies to protect the fragile coral reefs of Guam and Palau in Micronesia.

      Instructors for the course include Jim Haw, Director of the Environmental Studies Program in USC Dornsife, Assistant Professor of Environmental Studies David Ginsburg, Lecturer Kristen Weiss, SCUBA instructor and volunteer in the USC Scientific Diving Program Tom Carr and USC Dive Safety Officer Gerry Smith of the USC Wrigley Institute for Environmental Studies.


      Karate Basics, Terminology and Okinawa History

      Learning Karate is not only about the art itself, but the disciples must also learn about its culture. Karate originated from Okinawa, an island in between mainland China and Japan. The Okinawan people, however, speaks Japanese as the native tongue therefore many of the terms and history of Karate are Japanese. For the first time beginner, as a Karate-ka, let’s involve yourself into this exciting lesson about one of the most famous martial arts system world wide…

      Japanese numbers

      We count our exercises in Japanese, so you will hear these words often!

      inglés Japanese Pronunciation
      one: ichi ee-chee
      two: ni nee
      three: san sahn
      four: shi/yon shee/yohn
      five: go goh
      six: roku doh-koo
      seven: shichi/nana shee-chee/nah-nah
      eight: hachi ha-chee
      nine: ku/kyu koo/kyoo
      ten: ju joo

      Karate Terms

      Karate: empty hand or the art of fighting empty handed.
      Karate-do: the traditional way of karate.
      Dojo: place or school where karate is taught.
      Hanshi: a karate instructor holding a rank of 9th or 10th degree black belt
      Shihan: a karate instructor holding a rank of 4th degree black belt or above
      Sensei: a karate instructor usually holding a rank of fourth degree black belt or above
      Sempai: an assistant karate instructor, usually between the rank of first and third degree black belt.
      Kobudo: the use or practice of traditional Okinawan weapons (farm tools).
      Gi: uniform worn by a karate student while training.
      Obi: a belt worn to signify one’s rank in karate.
      Kyu: a rank below black belt.
      Dan: degree or rank of black belt.
      Karateka: a student that practices the art of karate.
      Kata: a series of moves performed at various angles against numerous imaginary opponents.
      Kumite: fighting another student either with weapons or empty handed.
      Kenshin Kan (Heart Fist Place): a place to train in karate-do for the good of humanity
      All Okinawan Shorin-ryu Karate and Kobudo Federation (A.O.S.K.K.F.): the federation that links this dojo to the main dojo in Okinawa, Japan. This federation is headed by Grandmaster Fusei Kise.
      Shihan Ni Rei: (sen-say knee ray) “bow to Shihan”
      Kioski: attention
      Rei: bow
      Kamai: set
      Yoi: ready or prepare
      Onegai Shimasu: (Said at the beginning of class) “please teach me”
      Domo Aragato Gozaimashita: (said at the end of class) “thank you very much”
      Ohayo Gozaimashita: “good morning”
      Konnichi Wa: “good afternoon” or “good day”
      Konban Wa: “good evening”
      Mata Ashita: “see you tomorrow”
      Sayonoara: “goodbye”

      It is estimated that probably 90% of American karateka know little, if anything, about their art other than the physical aspects. Most of those karateka seem content merely to practice karate and have little interest in studying the origins of their art. While we enjoy the physical aspects of Shorin-ryu, we should also have a burning desire to learn the history and the origins of our art.

      Generations of secrecy have shed a veil of mystery around the history and origin of Okinawan karate. To a certain degree this veil of secrecy still exists. This, coupled with a general lack of written records, has created a void of information on the early years of RyuKyu martial arts. What little information we have has come to us

      through scattered bits and pieces that somehow have come into the possession of modern karate historians or from an Okinawan Shihan. Nevertheless, any attempt to write on karate history will leave “many stones unturned,” and the following attempt is no exception a lot of questions are left unanswered. Perhaps one day we will have more information.

      Early History of Okinawan Karate
      Early Okinawan karate or Tode (Tuidi) as it was called owes it’s origin to a mixture of indigenous Okinawan fighting arts and various “foot-fighting” systems and empty hand systems of Southeastern Asia and China. The Okinawans, being a seafaring people, were in almost constant contact with mainland Asia. It is quite likely that Okinawan seaman visiting foreign ports of call may have been impressed with local fighting techniques and incorporated these into their own fighting methods. Interest in unarmed fighting arts greatly increased during the 14th century when King Sho Hashi of Chuzan established his rule over Okinawan and banned all weapons.

      More rapid development of Tode followed in 1609 when the Satsuma Clan of Kyushu, Japan occupied Okinawa and again banned the possession of weapons. Thus, Tode or Okinawan-te, as the Satsuma Clan soon called it, became the only means of protection left to the Okinawan. Thus it was this atmosphere that honed the early karate-like arts of Okinawa into such a weapon that they enabled the island people to carry on a guerrilla-type war with the Japanese Samurai that lasted unto the late 1800’s. So, Tode or Okinawan-te developed secretly to keep the Japanese from killing the practitioners and the teachers of the deadly art. Tode remained underground until early 1900 when it was brought into the Okinawan school systems to be incorporated into physical education methods.

      Development of Styles and Systems of Karate-Do
      Chatan Yara was one of the early Okinawan Masters of who some information exists. Some authorities place his birth in about 1670 in the village of Chatan, Okinawa others place his birth at a much later date. In any case, he contributed much to Okinawan karate. He is said to have studied in China for 20 years. His techniques with the Bo and Sai greatly influenced Okinawan Kobudo. His kata, “Chatan Yara no Sai”, “Yara Sho no Tonfa”, and “Chatan Yara no Kon” are widely practiced today.

      Most modern styles of karate can be traced back to the famous Satunuku Sakugawa (1733-1815) called “Tuidi Sakugawa”. Sakugawa first studied under Peichin Takahara of Shun. Later Sakugawa went to China to train under the famous KuSanku. KuSanku has been a military attaché in Okinawa. Upon Master KuSanku’s return to China,Sakugawa followed him and remained in China for 6 years. In 1762 he returned to Okinawa and introduced his Kempo this resulted in the karate we know today. Sakugawa became a famous Samurai he was given the title of Satunuku or Satonushi these were titles given to Samurai for service to the King. Sakugawa has many famous students among them were:

      1. Chikatosinunjo Sokon Matsumura
      2. Satunuku Nakabe (nickname: Mabai Changwa)
      3. Satunuku Ukuda (Bushi Ukuda)
      4. Chikuntonoshinunjo Matsumoto (Bushi Matsumoto)
      5. Kojo of Kumemura (Kugushiku of Kuninda)
      6. Yamaguchi of the East (Bushi Sakumoto)
      7. Usume (aged man) of Andaya (Iimundum)

      Sakugawa contributed greatly to Okinawan karate we honor him today by continuing many of the concepts he introduced. Sakugawa’s greatest contribution was in teaching the great Sokon “Bushi” Matsumura.

      Bushi Matsumura (1797-1889) studied under Sakugawa for 4 years. He rapidly developed into a Samurai. He was recruited into the service of the Sho family and was given the title Satunuku, later rising to Chikutoshi. At some time during his career Bushi Matsumura was sent to China to train in the famous Shorinji (Shaolin Temple). He is alleged to have remained in China for many years. Upon his return to Okiriawa, Matsumura established the Shuite or Suidi that later became known as Shorin-ryu. Shorin-ryu is the Okinawan-Japanese pronunciation of the Chinese writing characters called Sholin in China. In both languages Shorin or Shaolin means “pine forest”. Ryu simply means “methods handed down” or methods of learning such as those of a school. Bushi Matsumura lived a long and colorful life. He fought many lethal contests he was never defeated. He was the last Okinawan warrior to be given the title “Bushi”. He contributed greatly to Okinawan Karate. He brought the “White Crane” (Hakutsuru) concept to Okinawa from the Shorinji in China. He passed on his menkyokaiden (certificate of full proficiency) to his grandson, Nabe Matsumura.

      Nabe Matsumura brought the Old Shorin Ryu secretes into the Modern Age. His name does not appear in many karate lineage charts. He was alleged to be very strict and preferred to teach mainly family members. Not much information on him is available his date of birth and death are unknown. He must have been born in the 1850’s and died in the 1930’s. He was called “Old Man Nabe” and is said to have been one of the top karate practitioners of this time. He passed on his menkyokaiden to his nephew Hohan Soken

      Hohan Soken was born in 1889 this was a time of great social changes in both Okinawa and Japan. The feudal system was giving way to modernization. This aristocracy was forced to work beside the peasants. Hohan Soken was born into a Samurai family at an early age he chose to study his ancestors’ art of Shorin-ryu under his uncle, Nabe Matsumura. At the age of 13 young Soken began his training. For 10 years Hohan Soken practiced the basics. At the age of 23, Soken began learning the secrets of Hakutsuru. So proficient did Hohan Soken become in the art that his uncle, Nabe, passed on the style of Shorin-ryu Matsumura Seito Karate-do to him. In the 1920’s to 1945 Hohan Soken lived in Argentina. Upon his return to Okinawa the Matsumura Seito Karate-do style returned also. Soken saw that karate had greatly changed sport karate had all but replaced the ancient methods. Soken did not change he valued himself as the last of the old masters. He refused to join some of the more fashionable karate associations. He stayed with the old ways and did much to cause a rebirth of interest in Kobudo and the old Shorin ways. Master Soken retired from karate in 1978. For many years he was the oldest living and active karate master. One of Grandmaster Soken’s top students is Master Fusei Kise.

      Master Fusei Kise was born on May 4, 1935. He began his study of karate in 1947 from his uncle Master Makabe. In 1955 Master Kise became a student of Master Nobutake Shingake and received his Shodan. In 1958, Master Kise began studying under Grandmaster Zenryu Shimabuku and received his Yondan. In 1958, Master Kise began studying Hohan Soken the third successor of Matsumura Seito Karate-do. In 1960, he was. a student of Grandmaster Shigeru Nakamura, Okinawan Kenpo Karate-do Federation. At that time Master Kise taught and practiced Shorinji-ryu Karate-do also during this time he was studying Shorin-ryu under Grandmaster Hohan Soken. On January 1, 1967 Master Kise passed the examination for 7 Dan under Grandmaster Hohan Soken, Shorin-ryu Karate Matsumura Seito Karate-do Federation. Shortly after this Master Kise switched completely over to the Shorin-ryu Matsumura Seito (Orthodox) Karate-do.

      On January 3, 1972 Master Kise qualified to the hanshi title by passing the 8 Dan examination held by Grandmaster Hohan Soken and Master Makabe.
      On September 1, 1976Grandmaster Soken promoted Master Fusei Kise to 9th Dan. In 1977, Master Kise founded the Shorin-ryu Kenshin Kan Karate & Kobudo Federation. The definition of Kenshin Kan is as follows:

      Ken: Empty hand or the Loochoo (RyuKyu) art of self defense.
      Shin: The truth, reality, human nature, humanity.
      Kan: A place, mansion or palace.
      Kenshin Kan: A place in which to study karate-do for the essence of human nature or humanity.

      Master Shigaru Tamae promoted Master Kise to 10th Dan on October 25, 1987.

      Thus we have Shorin-ryu Kenshin Kan Karate-do, a karate system that evolved from the ancient teachings of Sakugawa and Bushi Matsumura, a system led by Master Fusei Kise, one of the very few karateka to have been taught the complete secrets of Hakutsuru (the White Crane).

      Some of you may ask, why is Shorin-ryu Kenshin Kan so special? The answer is in its unique history. First of all, the system is a direct descendant of Shorin-ryu
      Matsumura Seito. This system escaped the changes made in Okinawan karate in the 1930’s (by the Japanese who prefer sport karate) because Grandmaster Soken was living in Argentina. Secondly, the unique techniques of the White Crane have provided the influence to the style that gives us the “body change” concept and other concepts that make a very efficient system of self-defense. These secrets were taught to only a very few people – Master Fusei Kise is one of those very few people. Therefore, we have a unique system.


      Ver el vídeo: 92914 - Okinawa Audio (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Ingelbert

    Lo siento, nada, no puedo ayudarte. Creo que encontrarás la solución adecuada. No te desesperes.

  2. Dagoberto

    Debemos ser optimistas.

  3. Tojajas

    Confirmo. Estoy de acuerdo con todo lo mencionado anteriormente. Podemos comunicarnos sobre este tema.

  4. Werner

    Bravo, qué palabras adecuadas ..., la idea brillante

  5. Tayte

    Creo que no tienes razón. Puedo probarlo.



Escribe un mensaje