La historia

Atenas: del ideal antiguo a la ciudad moderna

Atenas: del ideal antiguo a la ciudad moderna


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Sr. Robin Waterfield Atenas: del ideal antiguo a la ciudad moderna es un excelente trabajo. Tanto si uno es un estudioso del mundo antiguo como si simplemente tiene interés en la historia griega, este libro recompensa el tiempo y el esfuerzo. La historia se lee como una novela y la prosa se mueve rápidamente sin sacrificar la integridad del tema. Vale la pena leer cualquiera de las obras del Sr. Waterfield y es difícil elegir una de las favoritas. Aún así, Atenas está muy cerca de la parte superior de mi lista personal. Un experto:

No hay duda de que Perikles debe su prominencia a sus cualidades personales, especialmente a sus dones como orador (tenía la capacidad de traducir el complejo negocio del imperio en términos que el profano pudiera entender) y su determinación y reconocida experiencia como estadista. En muchos sentidos, el sabor de Atenas en los años 440 y 430, en el apogeo de su grandeza y esplendor cultural, parece atribuirse a la influencia de Pericles. Perikles personificó los valores culturales rodeándose de intelectuales y, lo que es más importante, siguiendo el programa de construcción y reconstrucción que ha asegurado la fama de Atenas para siempre. Muchos de los edificios cuyos tristes y espléndidos restos todavía vemos en Atenas se iniciaron durante su gobierno y deben su existencia a su decisión de hacer de su ciudad la más bella del mundo (p. 88).

El libro comienza con una consideración de los Juegos Olímpicos en la actualidad y luego lleva al lector a través del tiempo al pasado antiguo. El detalle, como es habitual en los libros de Mr. Waterfield, es espectacular. Atenas es un libro muy interesante y muy recomendable.


Atenas: una historia, del ideal antiguo a la ciudad moderna.

El clasicista Robin Waterfield asume una tarea abrumadora. Su objetivo es proporcionar una historia concisa pero detallada de Atenas desde los asentamientos micénicos del siglo XIII a. C. a los preparativos para los Juegos Olímpicos de 2004. El amor de Waterfield por la tierra y su historia impregna el libro. Proporciona vívidos retratos de los principales actores: Pericles, Demóstenes, Lord Elgin y Lord Byron, así como figuras menos familiares, como el arzobispo afligido y erudito Michael de Chonae, que trabajó en el siglo XII para restaurar el Partenón. . Su francamente "historia moralizadora" contiene mucho que es inspirador y edificante, pero también, desafortunadamente, mucho que es engañoso.

Waterfield culpa al imperialismo ateniense de las agonías del siglo V a. C. Guerra del Peloponeso y ofrece una descripción escalofriante y precisa de la arrogancia ateniense, ejemplificada en la erradicación de Melos y Skione. Pero no comprende la complejidad de las causas de la guerra. En su relato, los espartanos reacios se vieron "obligados" a "enfrentarse a Atenas y sus ambiciones imperialistas". En contraste, el general e historiador ateniense Tucídides enfatizó adecuadamente el miedo de Esparta al crecimiento de Atenas, así como los celos amargos y de larga data de Esparta hacia Atenas. A diferencia de Tucídides, Waterfield no menciona la oferta de Atenas de someterse al arbitraje para evitar la guerra, y no denuncia los crímenes de guerra de Esparta, como la masacre de los plateeos.

La moralización del libro se basa en la noción de Waterfield de un "espíritu olímpico de cooperación griega". Aunque admite que la tregua olímpica de la antigüedad griega fue poco más que una garantía de paso seguro para los competidores y espectadores hacia y desde Olimpia, quiere creer que las guerras en general disminuyeron. Pero no solo continuaron las guerras intestinas de Grecia, la tregua olímpica se rompió en algunas ocasiones y Olimpia fue testigo de la guerra en sus propios recintos sagrados.

Los académicos han advertido durante mucho tiempo contra la investidura de los Juegos Olímpicos con un estatus moral inmerecido. En el caso de los notorios juegos de 1936 en Berlín, precisamente este tipo de historia débil y pensamiento confuso hicieron que el mundo pasara por alto los crímenes de los anfitriones en nombre de un supuesto ideal olímpico. En verdad, los antiguos Juegos Olímpicos eran implacablemente competitivos y se desconocían los equipos individuales y el trabajo en equipo sin piedad. El ideal olímpico real no es más evidencia del multiculturalismo de los antiguos griegos que su término para los que no hablan griego, barbaroi, "bárbaros".

Atenas plantea preguntas cruciales sobre el pasado y nos desafía a aplicar la historia a las decisiones de hoy ("Si Estados Unidos pudiera mirar hacia atrás en la historia de Atenas, podría aprender a restringir el uso de las armas y convertirse en un defensor de la verdadera cultura, no de la globalización monótona"). , pero no ofrece el material que nos permitiría hacerlo con prudencia. El "ideal olímpico" de Waterfield no es más válido que su insistencia en la equivalencia moral de Robert Mugabe, Saddam Hussein y Estados Unidos. El libro podría al menos alentar a los lectores a profundizar, pero la bibliografía omite muchos trabajos seminales pero legibles. En general, Atenas se merece algo mejor que Atenas.


¡Descargar ahora!

Le hemos facilitado la búsqueda de libros electrónicos en PDF sin tener que excavar. Y al tener acceso a nuestros libros electrónicos en línea o al almacenarlos en su computadora, tiene respuestas convenientes con Athens A History From Ancient Ideal To Modern City. Para comenzar a encontrar Atenas, una historia desde el ideal antiguo hasta la ciudad moderna, tiene razón en encontrar nuestro sitio web, que tiene una colección completa de manuales enumerados.
Nuestra biblioteca es la más grande de estas que tiene literalmente cientos de miles de productos diferentes representados.

Finalmente recibí este libro electrónico, gracias por todos estos Atenas Una historia desde el ideal antiguo hasta la ciudad moderna que puedo obtener ahora.

No pensé que esto funcionaría, mi mejor amigo me mostró este sitio web, ¡y funciona! Obtengo mi eBook más buscado

¡¿Qué es este gran libro electrónico gratis ?!

¡Mis amigos están tan enojados que no saben cómo tengo todos los libros electrónicos de alta calidad que ellos no saben!

Es muy fácil obtener libros electrónicos de calidad)

tantos sitios falsos. este es el primero que funcionó! Muchas gracias

wtffff no entiendo esto!

Simplemente seleccione su botón de clic y luego descargar, y complete una oferta para comenzar a descargar el libro electrónico. Si hay una encuesta, solo toma 5 minutos, pruebe cualquier encuesta que funcione para usted.


¡Descargar ahora!

Le hemos facilitado la búsqueda de libros electrónicos en PDF sin tener que excavar. Y al tener acceso a nuestros libros electrónicos en línea o al almacenarlos en su computadora, tiene respuestas convenientes con Athens A History From Ancient Ideal To Modern City. Para comenzar a encontrar Atenas, una historia desde el ideal antiguo hasta la ciudad moderna, tiene razón en encontrar nuestro sitio web, que tiene una colección completa de manuales enumerados.
Nuestra biblioteca es la más grande de estas que tiene literalmente cientos de miles de productos diferentes representados.

Finalmente recibí este libro electrónico, gracias por todos estos Atenas Una historia desde el ideal antiguo hasta la ciudad moderna que puedo obtener ahora.

No pensé que esto funcionaría, mi mejor amigo me mostró este sitio web, ¡y funciona! Obtengo mi eBook más buscado

¡¿Qué es este gran libro electrónico gratis ?!

¡Mis amigos están tan enojados que no saben cómo tengo todos los libros electrónicos de alta calidad que ellos no saben!

Es muy fácil obtener libros electrónicos de calidad)

tantos sitios falsos. este es el primero que funcionó! Muchas gracias

wtffff no entiendo esto!

Simplemente seleccione su botón de clic y luego descargar, y complete una oferta para comenzar a descargar el libro electrónico. Si hay una encuesta, solo toma 5 minutos, pruebe cualquier encuesta que funcione para usted.


¡Descargar ahora!

Le hemos facilitado la búsqueda de libros electrónicos en PDF sin tener que excavar. Y al tener acceso a nuestros libros electrónicos en línea o al almacenarlos en su computadora, tiene respuestas convenientes con Athens A History From Ancient Ideal To Modern City. Para comenzar a encontrar Atenas, una historia desde el ideal antiguo hasta la ciudad moderna, tiene razón en encontrar nuestro sitio web, que tiene una colección completa de manuales enumerados.
Nuestra biblioteca es la más grande de estas que tiene literalmente cientos de miles de productos diferentes representados.

Finalmente recibí este ebook, ¡gracias por todos estos Atenas Una historia desde el ideal antiguo hasta la ciudad moderna que puedo obtener ahora!

No pensé que esto funcionaría, mi mejor amigo me mostró este sitio web, ¡y funciona! Obtengo mi eBook más buscado

¡¿Qué es este gran libro electrónico gratis ?!

¡Mis amigos están tan enojados que no saben cómo tengo todos los libros electrónicos de alta calidad que ellos no saben!

Es muy fácil obtener libros electrónicos de calidad)

tantos sitios falsos. este es el primero que funcionó! Muchas gracias

wtffff no entiendo esto!

Simplemente seleccione su botón de clic y luego descargar, y complete una oferta para comenzar a descargar el libro electrónico. Si hay una encuesta, solo toma 5 minutos, pruebe cualquier encuesta que funcione para usted.


Peter Jones

LA EDAD DE ORO de la Atenas clásica, como la define Robin Waterfield, duró unos 140 años, desde la derrota de los persas en el 480 a.C. hasta el surgimiento del rey Filipo de Macedonia, que pondría las ciudades-estado libres de Grecia bajo el control macedonio. alrededor del 340 a. C. Gigantes caminaron en Atenas durante este período: historiadores como Tucídides y Herodoto, trágicos como Esquilo, Sófocles y Eurípides, pensadores como Sócrates, Platón y Aristóteles, comediantes como Aristófanes, políticos como Pericles. La democracia directa floreció y el imperio marítimo de Atenas floreció, produciendo la riqueza que le permitió construir grandes edificios como el Partenón. Pero la desastrosa guerra contra Esparta (431-404 a. C.) virtualmente lo hizo, y las incesantes disputas interestatales, y finalmente Felipe, terminaron con ella. A partir de entonces, Atenas nunca volvería a ser 'grandiosa', o solo en el sentido de que alguna vez tuvo un gran pasado.

El principal objetivo de Waterfield en este libro es hacer justicia a este asombroso período de la historia de la humanidad destacando tanto los eventos como los individuos que hicieron de Atenas lo que fue. La historia de la 'personalidad' está bastante mal en estos días, pero las personalidades son esenciales para que una historia popular mantenga la

Suscríbete o inicia sesión para leer el artículo completo


¡Descargar ahora!

Le hemos facilitado la búsqueda de libros electrónicos en PDF sin tener que excavar. Y al tener acceso a nuestros libros electrónicos en línea o al almacenarlos en su computadora, tiene respuestas convenientes con Athens A History From Ancient Ideal To Modern City. Para comenzar a encontrar Atenas, una historia desde el ideal antiguo hasta la ciudad moderna, tiene razón en encontrar nuestro sitio web, que tiene una colección completa de manuales enumerados.
Nuestra biblioteca es la más grande de estas que tiene literalmente cientos de miles de productos diferentes representados.

Finalmente recibí este libro electrónico, gracias por todos estos Atenas Una historia desde el ideal antiguo hasta la ciudad moderna que puedo obtener ahora.

No pensé que esto funcionaría, mi mejor amigo me mostró este sitio web, ¡y funciona! Obtengo mi eBook más buscado

¡¿Qué es este gran libro electrónico gratis ?!

¡Mis amigos están tan enojados que no saben cómo tengo todos los libros electrónicos de alta calidad que ellos no saben!

Es muy fácil obtener libros electrónicos de calidad)

tantos sitios falsos. este es el primero que funcionó! Muchas gracias

wtffff no entiendo esto!

Simplemente seleccione su botón de clic y luego descargar, y complete una oferta para comenzar a descargar el libro electrónico. Si hay una encuesta, solo toma 5 minutos, pruebe cualquier encuesta que funcione para usted.


Contenido

El nombre de Atenas, conectado con el nombre de su diosa patrona Atenea, se origina en una lengua pre-griega anterior. [1] El mito de origen que explica cómo Atenas adquirió este nombre a través de la legendaria contienda entre Poseidón y Atenea fue descrito por Herodoto, [2] Apolodoro, [3] Ovidio, Plutarco, [4] Pausanias y otros. Incluso se convirtió en el tema de la escultura en el frontón occidental del Partenón. Tanto Atenea como Poseidón solicitaron ser mecenas de la ciudad y darle su nombre, por lo que compitieron ofreciendo a la ciudad un regalo cada uno. Poseidón produjo un resorte golpeando el suelo con su tridente, [5] simbolizando el poder naval.

Atenea creó el olivo, que simboliza la paz y la prosperidad. Los atenienses, bajo su gobernante Cécrope, aceptaron el olivo y nombraron la ciudad en honor a Atenea. (Más tarde, la ciudad de Paestum, en el sur de Italia, fue fundada bajo el nombre de Poseidonia alrededor del 600 a.C.) Un olivo sagrado que se dice que fue creado por la diosa todavía se conservaba en la Acrópolis en la época de Pausanias (siglo II d.C.) . [6] Estaba ubicado junto al templo de Pandrosus, junto al Partenón. Según Herodoto, el árbol había sido quemado durante las Guerras Persas, pero un brote brotó del tocón. Los griegos vieron esto como un símbolo de que Atenea todavía tenía su marca en la ciudad. [2]

Platón, en su diálogo Cratylus, ofrece su propia etimología del nombre de Atenea conectándolo con la frase ἁ θεονόα o hē theoû nóēsis (ἡ θεοῦ νόησις, 'la mente de dios'). [7]

Existe evidencia de que el sitio en el que se encuentra la Acrópolis ('ciudad alta') fue habitado por primera vez en el período Neolítico, quizás como un asentamiento defendible, alrededor del final del cuarto milenio antes de Cristo o un poco más tarde. [8] El sitio es una posición defensiva natural que domina las llanuras circundantes. Se encuentra a unos 20 km hacia el interior del golfo Sarónico, en el centro de la llanura de Cephisian, un fértil valle rodeado de ríos. Al este se encuentra el monte Himeto, al norte el monte Pentelicus.

La antigua Atenas, en el primer milenio antes de Cristo, ocupaba un área muy pequeña en comparación con la metrópolis en expansión de la Grecia moderna. La antigua ciudad amurallada abarcaba un área que medía aproximadamente 2 km (1 mi) de este a oeste y un poco menos que la de norte a sur, aunque en su apogeo la antigua ciudad tenía suburbios que se extendían mucho más allá de estos muros. La Acrópolis estaba situada al sur del centro de esta zona amurallada.

El Ágora, el centro comercial y social de la ciudad, se encuentra a unos 400 m (1312 pies) al norte de la Acrópolis, en lo que ahora es el distrito de Monastiraki. La colina del Pnyx, donde se reunía la Asamblea ateniense, se encontraba en el extremo occidental de la ciudad. El río Eridanus (Ηριδανός) fluía a través de la ciudad.

Uno de los sitios religiosos más importantes de la antigua Atenas fue el Templo de Atenea, hoy conocido como el Partenón, que se encontraba en lo alto de la Acrópolis, donde aún se conservan sus evocadoras ruinas. Otros dos sitios religiosos importantes, el Templo de Hefesto (que todavía está en gran parte intacto) y el Templo de Zeus Olímpico u Olympeion (una vez el templo más grande de Grecia continental pero ahora en ruinas) también se encuentran dentro de las murallas de la ciudad.

Según Tucídides, los ciudadanos atenienses al comienzo de la guerra del Peloponeso (siglo V a. C.) eran 40.000, lo que hacía con sus familias un total de 140.000 personas. Los metics, es decir, los que no tenían derechos ciudadanos y pagaban por el derecho a residir en Atenas, sumaban 70.000 más, mientras que los esclavos se estimaban entre 150.000 y 400.000. [9] A las reuniones de la asamblea ateniense podían asistir todos los ciudadanos varones atenienses, si tenían más de veinte años. Se celebraron reuniones periódicas en la asamblea ateniense, unas 40 por año. Todos los ciudadanos varones que asistieron a una reunión tenían derecho a voz y voto sobre el tema tratado en la reunión. Los magistrados fueron elegidos en tales reuniones. [10] Después de las conquistas de Alejandro Magno en el siglo IV a. C., la población de la ciudad comenzó a disminuir a medida que los griegos emigraron a los imperios helenísticos en el este. [ cita necesaria ]

Orígenes e historia temprana Editar

Atenas ha estado habitada desde el Neolítico, posiblemente desde finales del cuarto milenio antes de Cristo, o más de 5.000 años. [11] Hacia 1412 a. C., el asentamiento se había convertido en un importante centro de la civilización micénica y la Acrópolis era el sitio de una importante fortaleza micénica cuyos restos se pueden reconocer a partir de secciones de las características murallas ciclópeas. [12] En la cima de la Acrópolis, debajo del posterior Erecteion, se han identificado cortes en la roca como la ubicación de un palacio micénico. [12] Entre 1250 y 1200 aC, para satisfacer las necesidades del asentamiento micénico, se construyó una escalera en una hendidura en la roca para llegar a un suministro de agua que estaba protegido de las incursiones enemigas, [13] comparable a trabajos similares realizados en Micenas.

A diferencia de otros centros micénicos, como Micenas y Pilos, no está claro si Atenas sufrió destrucción alrededor del 1200 a. C., un evento tradicionalmente atribuido a una invasión doria (aunque ahora comúnmente se atribuye a un colapso de sistemas, parte del colapso de la Edad del Bronce Final). Los atenienses siempre mantuvieron que eran jonios "puros" sin ningún elemento dórico. [ cita necesaria ] Sin embargo, Atenas, como muchos otros asentamientos de la Edad del Bronce, entró en declive económico durante unos 150 años después de esto.

Los entierros de la Edad del Hierro, en Kerameikos y otros lugares, a menudo están bien provistos y demuestran que desde el 900 a. C. en adelante, Atenas fue uno de los principales centros de comercio y prosperidad de la región, al igual que Lefkandi en Eubea y Knossos en Creta. [14] Esta posición bien puede haber resultado de su ubicación central en el mundo griego, su fortaleza segura en la Acrópolis y su acceso al mar, lo que le dio una ventaja natural sobre rivales del interior como Tebas y Esparta.

Según la leyenda, Atenas fue gobernada anteriormente por reyes, una situación que puede haber continuado hasta el siglo IX a. C. Según relatos posteriores, se cree que estos reyes estaban a la cabeza de una aristocracia terrateniente conocida como la Eupatridae (el 'bien nacido'), cuyo instrumento de gobierno era un Consejo que se reunía en el Cerro de Ares, llamó al Areópago y nombró a los principales funcionarios de la ciudad, los arcontes y el polemarch (comandante en jefe). El rey más famoso de Atenas fue Teseo, una figura prominente de la mitología griega que mató al Minotauro.

Durante este período, Atenas logró poner bajo su dominio las otras ciudades de Ática. Este proceso de sinoikismos - la unión en un solo hogar - creó el estado más grande y rico del continente griego, pero también creó una clase más grande de personas excluidas de la vida política por la nobleza. En el siglo VII a. C., el malestar social se había generalizado y el Areópago nombró a Draco para redactar un nuevo y estricto código de leyes (de ahí la palabra "draconiano"). Cuando esto falló, nombraron a Solón, con el mandato de crear una nueva constitución (en 594 a. C.).

Reforma y democracia Editar

Didrachm de Atenas, 545-510 a. C.
Obv: Rueda de cuatro radios Rvdo: Incuse cuadrado, dividido diagonalmente
Didrachmo de plata de Atenas de tipo heráldico de la época de Peisistratus, 545-510 a. C.
Obol de Atenas, 545-525 a. C.
Obv: Un Gorgoneion Rvdo: Incuse cuadrado
Un obol de plata arcaico de Atenas de tipo heráldico de la época de Peisistratus, 545-525 a. C.

Las reformas que inició Solón abordaron cuestiones políticas y económicas. El poder económico del Eupatridae se redujo al prohibir la esclavitud de los ciudadanos atenienses como castigo por las deudas (servidumbre por deudas), al dividir grandes latifundios y liberar el comercio y el comercio, lo que permitió el surgimiento de una próspera clase comercial urbana. Políticamente, Solón dividió a los atenienses en cuatro clases, según su riqueza y su capacidad para realizar el servicio militar. La clase más pobre, la Thetai, (La antigua grecia Θήται) quienes formaron la mayoría de la población, recibieron derechos políticos por primera vez y pudieron votar en el Ecclesia (Montaje). Pero solo las clases altas podían ocupar cargos políticos. El Areópago siguió existiendo pero sus poderes se redujeron.

El nuevo sistema sentó las bases de lo que finalmente se convirtió en la democracia ateniense, pero a corto plazo no logró sofocar el conflicto de clases y, después de veinte años de disturbios, el partido popular, dirigido por Peisistratos, tomó el poder. A Peisistratos se le suele llamar tirano, pero la palabra griega tiranos no significa un gobernante cruel y despótico, simplemente uno que tomó el poder por la fuerza. Peisistratos fue de hecho un gobernante muy popular, que hizo a Atenas rica, poderosa y un centro de cultura. Conservó la Constitución de Solonia, pero se aseguró de que él y su familia ocuparan todos los cargos del estado.

Peisistratus construyó el primer túnel del acueducto en Atenas, [15] que probablemente tenía sus fuentes en las laderas del monte Hymettos ya lo largo del río Ilissos. Suministraba, entre otras estructuras, la casa de la fuente en la esquina sureste del Ágora, pero tenía varias ramas. En el siglo IV a. C. fue reemplazado por un sistema de tuberías de terracota en un canal subterráneo construido en piedra, a veces llamado acueducto de Hymettos, muchas secciones tenían orificios de acceso redondos, ovalados o cuadrados en la parte superior de aproximadamente 10 cm × 10 cm (4 pulgadas × 4 pulgadas). Los segmentos de tubería de este sistema se muestran en las estaciones de metro Evangelismos y Syntagma.

Peisistratos murió en 527 a. C. y fue sucedido por sus hijos Hipias e Hiparco. Demostraron ser gobernantes mucho menos hábiles y en el 514 a. C., Hiparco fue asesinado en una disputa privada por un joven (ver Harmodius y Aristogeiton). Esto llevó a Hipias a establecer una dictadura real, que resultó muy impopular. Fue derrocado en 510 a. C. Un político radical con antecedentes aristocráticos llamado Clístenes se hizo cargo y fue él quien estableció la democracia en Atenas.

Las reformas de Clístenes reemplazaron las tradicionales cuatro phyle ('tribus') con diez nuevas, nombradas en honor a héroes legendarios y sin base de clase, eran de hecho electorados. Cada phyle se dividió a su vez en tres trittyes y cada trittys tenía uno o más demes, que se convirtieron en la base del gobierno local. los phyle cada uno eligió a cincuenta miembros para la Boule, un consejo que gobernaba Atenas día a día. La Asamblea estaba abierta a todos los ciudadanos y era tanto una legislatura como una corte suprema, excepto en casos de asesinato y asuntos religiosos, que se convirtieron en las únicas funciones restantes del Areópago.

La mayoría de los cargos públicos se llenaron por sorteo, aunque los diez strategoi (generales) fueron elegidos. Este sistema se mantuvo notablemente estable y, con algunas breves interrupciones, permaneció en su lugar durante 170 años, hasta que Felipe II de Macedonia derrotó a Atenas y Tebas en la batalla de Chaeronea en 338 a. C.

Atenas clásica Editar

Historia militar ateniense temprana y era persa Editar

Antes del surgimiento de Atenas, Esparta se consideraba el líder (o hegemón) de los griegos. En 499 a. C., Atenas envió tropas para ayudar a los griegos jónicos de Asia Menor, que se rebelaron contra el Imperio persa (la revuelta jónica). Esto provocó dos invasiones persas de Grecia por parte del Imperio aqueménida. En 490 a. C., los atenienses, liderados por el soldado-estadista Milcíades, derrotaron la primera invasión de los persas bajo el mando de Darío I en la batalla de Maratón.

En 480 a. C., los persas regresaron bajo el mando del hijo de Darío, Jerjes. Cuando una pequeña fuerza griega que sostenía el paso de las Termópilas fue derrotada, los persas procedieron a capturar una Atenas evacuada. La ciudad de Atenas fue capturada y saqueada dos veces por los persas dentro de un año después de las Termópilas. [16] Posteriormente, los atenienses (liderados por Temístocles), con sus aliados, se enfrentaron a la armada persa mucho más grande en el mar en la batalla de Salamina y derrotaron a los persas, un gran punto de inflexión en la guerra.

En 479 a. C., los atenienses y espartanos, con sus aliados, derrotaron al ejército persa de manera concluyente en la batalla de Platea. [17] Atenas llevó la guerra a Asia Menor. Estas victorias le permitieron unir a la mayor parte del Egeo y muchas otras partes de Grecia en la Liga de Delos, una alianza dominada por Atenas.

Guerra del Peloponeso Editar

El resentimiento que sentían otras ciudades por la hegemonía de Atenas condujo a la Guerra del Peloponeso, que comenzó en el 431 a. C. y enfrentó a Atenas y su imperio de ultramar cada vez más rebelde contra una coalición de estados terrestres liderados por Esparta. El conflicto fue prolongado que vio a Esparta controlar la tierra mientras Atenas dominaba en el mar, sin embargo, la desastrosa Expedición a Sicilia debilitó severamente a Atenas y la guerra finalmente terminó en una derrota ateniense después de la Batalla de Aegospotami que terminó con la supremacía naval ateniense.

Golpe de Estado ateniense del 411 a. C.

Debido a su mal manejo de la guerra, la democracia en Atenas fue derrocada brevemente por un golpe de estado en el 411 a. C., sin embargo, fue rápidamente restaurada. La Guerra del Peloponeso terminó en el 404 a. C. con la derrota total de Atenas. Dado que la pérdida de la guerra se atribuyó en gran medida a políticos democráticos como Cleon y Cleophon, hubo una breve reacción contra la democracia, con la ayuda del ejército espartano (el gobierno de los Treinta Tiranos). En el 403 a. C., sin embargo, Trasíbulo restableció la democracia y se declaró una amnistía.

Guerra de Corinto y la Segunda Liga Ateniense Editar

Los antiguos aliados de Esparta pronto se volvieron contra ella, debido a su política imperialista, y pronto los antiguos enemigos de Atenas, Tebas y Corinto, se convirtieron en sus aliados, lucharon con Atenas y Argos contra Esparta en la indecisa Guerra de Corinto (395-387 a. C.). La oposición a Esparta permitió a Atenas establecer una Segunda Liga ateniense.

Finalmente Tebas derrotó a Esparta en 371 a. C. en la Batalla de Leuctra. Pero luego las ciudades griegas (incluidas Atenas y Esparta) se volvieron contra Tebas, cuyo dominio se detuvo en la batalla de Mantinea (362 a. C.) con la muerte de su líder, genio militar, Epaminondas.

Atenas y el ascenso de Macedonia Editar

Sin embargo, a mediados del siglo IV a. C., el reino de Macedonia, en el norte de Grecia, se estaba volviendo dominante en los asuntos atenienses. En la batalla de Chaeronea (338 a. C.), los ejércitos de Felipe II derrotaron una alianza de algunas de las ciudades-estado griegas, incluidas Atenas y Tebas, forzándolas a formar una confederación y limitando efectivamente la independencia ateniense. [18] Filipides de Paiania, uno de los oligarcas aristocráticos atenienses más ricos, hizo campaña a favor de Felipe II durante la Batalla de Chaeronea y propuso en la Asamblea decretos en honor a Alejandro el Grande por la victoria de Macedonia. Philippides fue procesado en el juicio por Hypereides, quien detestaba sus simpatías pro-macedonias. [19] Posteriormente, las conquistas de Alejandro Magno ampliaron los horizontes griegos y dejaron obsoleta la tradicional ciudad-estado griega. Atenas siguió siendo una ciudad rica con una vida cultural brillante, pero dejó de ser una potencia líder. El período que siguió a la muerte de Alejandro en 323 a. C. se conoce como Grecia helenística.

Artistas y filósofos Editar

El período comprendido entre el final de las guerras persas y la conquista de Macedonia marcó el cenit de Atenas como centro de la literatura, la filosofía y las artes. En Atenas, en este momento, la sátira política de los poetas del cómic en los teatros tuvo una influencia notable en la opinión pública. [20]

Algunas de las figuras más importantes de la historia cultural e intelectual occidental vivieron en Atenas durante este período: los dramaturgos Esquilo, Sófocles, Eurípides y Aristófanes, el médico Hipócrates, los filósofos Sócrates, Platón y Aristóteles, los historiadores Herodoto, Tucídides y Jenofonte, el el poeta Simónides, los oradores Antífona, Isócrates, Esquines y Demóstenes, y el escultor Fidias. El principal estadista de mediados del siglo V a. C. fue Pericles, que utilizó el tributo pagado por los miembros de la Liga de Delos para construir el Partenón y otros grandes monumentos de la Atenas clásica. La ciudad se convirtió, en palabras de Pericles, "la escuela de Hellas [Grecia]".

Atenas helenística Editar

Poco después de la muerte de Alejandro Magno, Antípatro y Crátero se convirtieron en generales conjuntos de Grecia y Macedonia. [21] Atenas se unió a Etolia y Tesalia para enfrentar su poder, conocido como la Guerra Lamiana. [22] Crátero cayó en una batalla contra Eumenes en el 320 a. C. [23] dejando a Antípatro solo para gobernar durante un año, hasta su muerte en el 319 a. C. [24] Atenas tuvo un papel central en la lucha por su sucesión, cuando el hijo de Antípatro, Casandro, aseguró el Pireo dejando a Atenas sin una fuente de suministros, [21] para disputar al sucesor de Antípeter, Poliperconte. Para consolidar el poder contra Casandro, Polyperchon restauró la democracia de Atenas, como era antes de la Guerra Lamiana. Sin embargo, después de perder la flota un año antes, Polyperchon tuvo que huir de Macedonia cuando en el 316 a. C. Cassander aseguró el control de Atenas. Cassander nombró a Demetrius de Phalerum como jefe de la administración de Atenas. Demetrio permaneció en el poder hasta el 307 a. C. cuando el enemigo de Casandro, Demetrio Poliorcetes, capturó Atenas [25] y Macedonia, poniendo fin a la efímera dinastía Antipatrid e instalando la suya propia.

Atenas y el surgimiento del imperio romano Editar

Después de la Guerra Pírrica (280-275 a. C.), Roma afirmó su hegemonía sobre la Magna Grecia y se involucró cada vez más en Grecia y la península de los Balcanes. La Primera Guerra de Macedonia (214-205 a. C.) entre la República Romana y el Reino de Macedonia terminó con el Tratado de Fenicia. Durante la Segunda Guerra de Macedonia (200-197), los romanos declararon "la libertad de Grecia" frente a los reyes macedonios. Después de la Guerra Romano-Seléucida (192-188), que terminó con la Paz de Apamea, y la Tercera Guerra de Macedonia (171-168), después de la cual el territorio de Macedonia se dividió en cuatro repúblicas clientes, Macedonia se anexó formalmente a la República Romana. después de la Cuarta Guerra de Macedonia (150-148). Después de que la Liga Aquea fuera derrotada y disuelta por los romanos en la Guerra Aquea en 146, durante la cual la Batalla de Corinto resultó en el saqueo y destrucción de la ciudad por Lucio Mumio Acaico y Grecia dividida en las provincias romanas de Macedonia y Acaya. Atenas quedó así bajo el dominio romano.

Atenas romana Editar

Durante la Primera Guerra Mitrídatica, Atenas fue gobernada por un tirano, Aristion, instalado por Mitrídates el Grande. En 88-85 a. C., la mayoría de los edificios atenienses, tanto casas como fortificaciones, fueron arrasados ​​por el general romano Sila (138 a. C. - 78 a. C.) después del asedio de Atenas y El Pireo, aunque muchos edificios y monumentos cívicos quedaron intactos. [26] Bajo el dominio romano, Atenas recibió el estatus de ciudad libre debido a sus escuelas ampliamente admiradas. El emperador romano Adriano (r. 117-138 d. C.), construyó la Biblioteca de Adriano, un gimnasio, un acueducto [27] que todavía está en uso, varios templos y santuarios, un puente y finalmente completó el Templo de Zeus Olímpico. [28] El Arco de Adriano conmemora la fundación de la ciudad por Adriano, con la "ciudad de Teseo" mencionada en su inscripción en un lado del arco, y el nuevo barrio erigido por Adriano alrededor del Templo de Zeus llamado " ciudad de Adriano ".

La ciudad fue saqueada por los Heruli en 267 d.C., lo que provocó la quema de todos los edificios públicos, el saqueo de la ciudad baja y el daño del Ágora y la Acrópolis. Después del Saqueo de Atenas, la ciudad al norte de la Acrópolis fue rápidamente refortificada a menor escala, dejando el Ágora fuera de las murallas. Atenas siguió siendo un centro de aprendizaje y filosofía durante sus 500 años de dominio romano, patrocinado por emperadores como Nerón y Adriano.

A principios del siglo IV d.C., el imperio romano oriental comenzó a ser gobernado desde Constantinopla, y con la construcción y expansión de la ciudad imperial, los emperadores se llevaron muchas de las obras de arte de Atenas para adornarla. El Imperio se cristianizó y el uso del latín declinó a favor del uso exclusivo del griego en el período imperial romano, se habían utilizado ambos idiomas. En el período romano posterior, Atenas fue gobernada por los emperadores hasta el siglo XIII, sus ciudadanos se identificaron como ciudadanos del Imperio Romano ("RhomaioiLa conversión del imperio del paganismo al cristianismo afectó en gran medida a Atenas, lo que provocó una reducción de la reverencia por la ciudad. [29] Los monumentos antiguos como el Partenón, el Erecteión y el Hephaisteion (Theseion) se convirtieron en iglesias. Atenas, cada vez más anti-pagana, se convirtió en una ciudad de provincias y experimentó fortunas fluctuantes.

La ciudad siguió siendo un importante centro de aprendizaje, especialmente del neoplatonismo, con alumnos notables como Gregorio de Nacianceno, Basilio de Cesarea y el emperador Juliano (r. 355-363) y, en consecuencia, un centro de paganismo. Los elementos cristianos no aparecen en el registro arqueológico hasta principios del siglo V. [30] El saqueo de la ciudad por los Hérules en 267 y por los visigodos bajo su rey Alarico I (r. 395-410) en 396, sin embargo, asestó un duro golpe a la estructura y fortunas de la ciudad, y Atenas quedó en lo sucesivo confinada a una pequeña área fortificada que abarcaba una fracción de la ciudad antigua. [30] El emperador Justiniano I (r. 527-565) prohibió la enseñanza de la filosofía por los paganos en 529, [31] un evento cuyo impacto en la ciudad es muy debatido, [30] pero generalmente se considera que marca el final de la historia antigua de Atenas. Atenas fue saqueada por los eslavos en 582, pero permaneció en manos imperiales a partir de entonces, como lo destacó la visita del emperador Constante II (r. 641–668) en 662/3 y su inclusión en el Tema de Hellas. [30]

Atenas bizantina

La ciudad estuvo amenazada por ataques sarracenos en los siglos VIII-IX —en 896, Atenas fue atacada y posiblemente ocupada por un corto período, un evento que dejó algunos restos arqueológicos y elementos de ornamentación árabe en edificios contemporáneos [32] - pero hay también evidencia de una mezquita existente en la ciudad en ese momento. [30] En la gran disputa sobre la iconoclasia bizantina, se sostiene comúnmente que Atenas apoyó la posición iconófila, principalmente debido al papel desempeñado por la emperatriz Irene de Atenas al final del primer período de la iconoclasia en el Segundo Concilio de Nicea en 787. [30] Unos años más tarde, otra ateniense, Theophano, se convirtió en emperatriz como esposa de Staurakios (r. 811-812). [30]

La invasión del imperio por los turcos después de la Batalla de Manzikert en 1071, y las guerras civiles subsiguientes, pasaron en gran parte la región y Atenas continuó su existencia provincial ilesa. Cuando el Imperio Bizantino fue rescatado por el liderazgo resuelto de los tres emperadores Comnenos Alejo, Juan y Manuel, Ática y el resto de Grecia prosperaron. La evidencia arqueológica nos dice que la ciudad medieval experimentó un período de crecimiento rápido y sostenido, comenzando en el siglo XI y continuando hasta finales del siglo XII.

El ágora o plaza del mercado, desierta desde la antigüedad tardía, comenzó a reconstruirse y pronto la ciudad se convirtió en un importante centro de producción de jabones y tintes. El crecimiento de la ciudad atrajo a los venecianos y a varios otros comerciantes que frecuentaban los puertos del Egeo a Atenas. Este interés en el comercio parece haber aumentado aún más la prosperidad económica de la ciudad.

The 11th and 12th centuries were the Golden Age of Byzantine art in Athens. Almost all of the most important Middle Byzantine churches in and around Athens were built during these two centuries, and this reflects the growth of the town in general. However, this medieval prosperity was not to last. In 1204, the Fourth Crusade conquered Athens and the city was not recovered from the Latins before it was taken by the Ottoman Turks. It did not become Greek in government again until the 19th century.

Latin Athens Edit

From 1204 until 1458, Athens was ruled by Latins in three separate periods, following the Crusades. The "Latins", or "Franks", were western Europeans and followers of the Latin Church brought to the Eastern Mediterranean during the Crusades. Along with rest of Byzantine Greece, Athens was part of the series of feudal fiefs, similar to the Crusader states established in Syria and on Cyprus after the First Crusade. This period is known as the Frankokratia.

Burgundian period Edit

Athens was initially the capital of the eponymous Duchy of Athens, a fief of the Latin Empire which replaced the Byzantine Empire, ruling from Constantinople. After Thebes became a possession of the Latin dukes, which were of the Burgundian family called De la Roche, it replaced Athens as the capital and seat of government, although Athens remained the most influential ecclesiastical centre in the duchy and site of a prime fortress.

Under the Burgundian dukes, a bell tower was added to the Parthenon, known as the Frankish Tower. The Burgundians brought chivalry and tournaments to Athens they also fortified the Acropolis. They were themselves influenced by Byzantine Greek culture.

Aragonese period Edit

In 1311, Athens was conquered by the Catalan Company, a band of mercenaries called Almogavars. It was held by the Catalans until 1388. After 1379, when Thebes was lost, Athens became the capital of the duchy again.

The history of Aragonese Athens, called Cetines (rarely Athenes) by the conquerors, is obscure. Athens was a veguería with its own castellan, captain, and veguer. At some point during the Aragonese period, the Acropolis was further fortified and the Athenian archdiocese received an extra two suffragan sees.

Florentine period Edit

In 1388, the Florentine Nerio I Acciajuoli took the city and made himself duke. The Florentines had to dispute the city with the Republic of Venice, but they ultimately emerged victorious after seven years of Venetian rule (1395–1402). The descendants of Nerio I Acciajuoli ruled the city (as their capital) until the Turkish conquest of 1458.

Ottoman Athens Edit

The first Ottoman attack on Athens, which involved a short-lived occupation of the town, came in 1397, under the Ottoman generals Yaqub Pasha and Timurtash. [32] Finally, in 1458, Athens was captured by the Ottomans under the personal leadership of Sultan Mehmed II. [32] As the Ottoman Sultan rode into the city, he was greatly struck by the beauty of its ancient monuments and issued a firman (imperial edict) forbidding their looting or destruction, on pain of death. The Parthenon was converted into Athens' main mosque. [29]

Under Ottoman rule, the city was denuded of any importance and its population severely declined, leaving Athens as a "small country town" (Franz Babinger). [32] From the early 17th century, Athens came under the jurisdiction of the Kizlar Agha, the chief black eunuch of the Sultans' harem. The city had originally been granted by Sultan Ahmed I ( r . 1603–1617 ) to Basilica, one of his favourite concubines, who hailed from the city, in response of complaints of maladministration by the local governors. After her death, Athens came under the purview of the Kizlar Agha. [35]

The Turks began a practice of storing gunpowder and explosives in the Parthenon and Propylaea. In 1640, a lightning bolt struck the Propylaea, causing its destruction. [36] In 1687, during the Morean War, the Acropolis was besieged by the Venetians under Francesco Morosini, and the temple of Athena Nike was dismantled by the Ottomans to fortify the Parthenon. A shot fired during the bombardment of the Acropolis caused a powder magazine in the Parthenon to explode (26 September), and the building was severely damaged, giving it the appearance we see today. The occupation of the Acropolis continued for six months and both the Venetians and the Ottomans participated in the looting of the Parthenon. One of its western pediments was removed, causing even more damage to the structure. [29] [32] The Venetians occupied the town, converting its two mosques into Catholic and Protestant churches, but on 9 April 1688 they abandoned it again to the Ottomans. [32]

In the 18th century, however, the city recovered much of its prosperity. During Michel Fourmont's visit in the city in the 1720s, he witnessed much construction going on, and by the time the Athenian teacher Ioannis Benizelos wrote an account of the city's affairs in the 1770s, Athens was once again enjoying some prosperity, so that, according to Benizelos, it "could be cited as an example to the other cities of Greece". [37] Its Greek population possessed a considerable degree of self-government, under a council of primates composed of the leading aristocratic families, along with the city's metropolitan bishop. The community was quite influential with the Ottoman authorities, the pasha (governor), the kadi (judge), the mufti, and the garrison commander of the Acropolis—according to Benizelos, if the pasha did not treat them well and heed their opinion, he was liable to be removed before his annual term of office was out—particularly through the influence at Constantinople of the two Athenian-born patriarchs of Jerusalem, Parthenius (1737–1766) and Ephram II (1766–1770). [37] Taxation was also light, with only the kharaj tax payable to the Ottoman government, as well as the salt tax and a water-tax for the olive yards and gardens. [37]

This peaceful situation was interrupted in 1752–1753, when the execution of the previous Kizlar Agha resulted in the dispatch of a new pasha, Sari Muselimi. His abuse of power led to protests by both the Greeks and the Turks Sari Muselimi killed some of the notables who protested, whereupon the populace burned down his residence. Sari Muselimi fled to the Acropolis where he was besieged by the Athenians, until the Ottoman governor of Negroponte intervened and restored order, imprisoning the Metropolitan and imposing a heavy fine on the Greek community. [37] In 1759 the new pasha, a native Muslim, destroyed one of the pillars of the Temple of Olympian Zeus to provide material for a fifth mosque for the city—an illegal act, as the temple was considered the Sultan's property. [37] In the next year, Athens was removed from the purview of the Kizlar Agha and transferred to the privy purse of the Sultan. Henceforth it would be leased as a malikhane, a form of tax farming where the owner bought the proceeds of the city for a fixed sum, and enjoyed them for life. [37]

The first owner (malikhane sahib), Ismail Agha, a local Turk from Livadeia, had been humane and popular, appointing good voevodas, so that he was nicknamed "the Good". [37] English visitors during the 1760s report a population of around 10,000 inhabitants, around four-fifths of which were Christians. The Turkish community numbered several families established in the city since the Ottoman conquest and their relations with their Christian neighbours were friendlier than elsewhere, as they had assimilated themselves to a degree, even to the point of drinking wine. [37] The climate was healthy, but the city relied chiefly on pasture—practiced by the Arvanites of Attica—rather than agriculture. It exported leather, soap, grain, oil, honey, wax, resin, a little silk, cheese, and valonia, chiefly to Constantinople and France. The city hosted a French and an English consul. [37] During the Orlov Revolt the Athenians, with the exception of the younger ones, remained cautious and passive, even when the Greek chieftain Mitromaras seized Salamis. Nevertheless, it was only thanks to the intervention of Ismail Agha that the city was spared a massacre as reprisals, and was forced to pay an indemnity instead. [37]

Ismail Agha's successor, Hadji Ali Haseki was cruel and tyrannical, and the twenty years of his on-and-off rule over the city, represented one of the worst periods in the city's history. Supported by the city's aristocratic families, and his relationship with the Sultan's sister, who was his lover, he extorted large sums from the populace, and seized much property from them. Through protests in Constantinople, the Athenians achieved his recall several times, but Haseki always returned until his final downfall and execution in 1795. [37] His early tenure also saw two large Albanian raids into Attica, as a response to which he ordered the construction of a new city wall, the "Wall of Haseki", which was partly constructed with material taken from ancient monuments. [32] [37] Between 1801 and 1805 Lord Elgin, the British ambassador to the Ottoman Empire, arranged for the removal of many sculptures from the Parthenon (the Elgin marbles). Along with the Panathenaic frieze, one of the six caryatids of the Erechtheion was extracted and replaced with a plaster mold. All in all, fifty pieces of sculpture were carried away, including three fragments purchased by the French. [29]

Athens produced some notable intellectuals during this era, such as Demetrius Chalcondyles (1424–1511), who became a celebrated Renaissance teacher of Greek and of Platonic philosophy in Italy. [38] Chalcondyles published the first printed editions of Homer (in 1488), of Isocrates (in 1493), and of the Suda lexicon (in 1499), and a Greek grammar (Erotemata). [39]

His cousin Laonicus Chalcondyles (c. 1423–1490) was also a native of Athens, a notable scholar and Byzantine historian and one of the most valuable of the later Greek historians. He was the author of the valuable work Historiarum Demonstrationes (Demonstrations of History) and was a great admirer of the ancient writer Herodotus, encouraging the interest of contemporary Italian humanists in that ancient historian. [40] In the 17th century, Athenian-born Leonardos Philaras (c. 1595–1673), [41] was a Greek scholar, politician, diplomat, advisor and the Duke of Parma's ambassador to the French court, [42] spending much of his career trying to persuade western European intellectuals to support Greek independence. [43] [44]

Independence from the Ottomans Edit

In 1822, a Greek insurgency captured the city, but it fell to the Ottomans again in 1826 (though Acropolis held till June 1827). Again the ancient monuments suffered badly. The Ottoman forces remained in possession until March 1833, when they withdrew. At that time, the city (as throughout the Ottoman period) had a small population of an estimated 400 houses, mostly located around the Acropolis in the Plaka.

In 1832, Otto, Prince of Bavaria, was proclaimed King of Greece. He adopted the Greek spelling of his name, King Othon, as well as Greek national dress, and made it one of his first tasks as king to conduct a detailed archaeological and topographical survey of Athens, his new capital. He assigned Gustav Eduard Schaubert and Stamatios Kleanthis to complete this task. [29] At that time, Athens had a population of only 4,000 to 5,000 people in a scattering of houses at the foot of the Acropolis, located in what today covers the district of Plaka.

Athens was chosen as the Greek capital for historical and sentimental reasons. There are few buildings dating from the period of the Byzantine Empire or the 18th century. Once the capital was established, a modern city plan was laid out and public buildings were erected.

The finest legacy of this period are the buildings of the University of Athens (1837), the National Gardens of Athens (1840), the National Library of Greece (1842), the Old Royal Palace (now the Greek Parliament Building 1843), the Old Parliament Building (1858), the City Hall (1874), the Zappeion Exhibition Hall (1878), the Greek National Academy (1885) and the New Royal Palace (now the Presidential Palace 1897). In 1896 the city hosted the 1896 Summer Olympics.

Athens experienced its second period of explosive growth following the disastrous Greco-Turkish War in 1921, when more than a million Greek refugees from Asia Minor were resettled in Greece. Suburbs such as Nea Ionia and Nea Smyrni began as refugee settlements on the Athens outskirts.


¡Descargar ahora!

Le hemos facilitado la búsqueda de libros electrónicos en PDF sin tener que excavar. And by having access to our ebooks online or by storing it on your computer, you have convenient answers with Athens A History From Ancient Ideal To Modern City Pdf. To get started finding Athens A History From Ancient Ideal To Modern City Pdf, you are right to find our website which has a comprehensive collection of manuals listed.
Nuestra biblioteca es la más grande de estas que tiene literalmente cientos de miles de productos diferentes representados.

Finally I get this ebook, thanks for all these Athens A History From Ancient Ideal To Modern City Pdf I can get now!

No pensé que esto funcionaría, mi mejor amigo me mostró este sitio web, ¡y funciona! Obtengo mi eBook más buscado

¡¿Qué es este gran libro electrónico gratis ?!

¡Mis amigos están tan enojados que no saben cómo tengo todos los libros electrónicos de alta calidad que ellos no saben!

Es muy fácil obtener libros electrónicos de calidad)

tantos sitios falsos. este es el primero que funcionó! Muchas gracias

wtffff no entiendo esto!

Simplemente seleccione su botón de clic y luego descargar, y complete una oferta para comenzar a descargar el libro electrónico. Si hay una encuesta, solo toma 5 minutos, pruebe cualquier encuesta que funcione para usted.


¡Descargar ahora!

Le hemos facilitado la búsqueda de libros electrónicos en PDF sin tener que excavar. And by having access to our ebooks online or by storing it on your computer, you have convenient answers with Athens A History From Ancient Ideal To Modern City . To get started finding Athens A History From Ancient Ideal To Modern City , you are right to find our website which has a comprehensive collection of manuals listed.
Nuestra biblioteca es la más grande de estas que tiene literalmente cientos de miles de productos diferentes representados.

Finally I get this ebook, thanks for all these Athens A History From Ancient Ideal To Modern City I can get now!

No pensé que esto funcionaría, mi mejor amigo me mostró este sitio web, ¡y funciona! Obtengo mi eBook más buscado

¡¿Qué es este gran libro electrónico gratis ?!

¡Mis amigos están tan enojados que no saben cómo tengo todos los libros electrónicos de alta calidad que ellos no saben!

Es muy fácil obtener libros electrónicos de calidad)

tantos sitios falsos. este es el primero que funcionó! Muchas gracias

wtffff no entiendo esto!

Simplemente seleccione su botón de clic y luego descargar, y complete una oferta para comenzar a descargar el libro electrónico. Si hay una encuesta, solo toma 5 minutos, pruebe cualquier encuesta que funcione para usted.


The Greek "Ideal"

Ancient Greek society was based on a devotion to the highest standards of excellence.  This classical ideal of perfection was expressed through body, mind, form and spirit in Greek culture.  From athletic prowess, the ancient Greeks sought the perfect body.  Perfection of the mind was pursued through religion, philosophy and science.  In sculpture and architecture, the perfect form was portrayed.  Through comedies and tragedies, they found perfection of spirit.  In every aspect of ancient Greek culture, could be found the classical ideal.

            The religion of the ancient Greeks was polytheistic.  This religious system revolved around a pantheon of gods, with the creator god Zeus ruling from the top.  Dozens of lesser and greater gods held influence over countless aspects of human life.  The gods were believed to watch over families and homes, shepherds and livestock, businesses and trade routes.  Gods were responsible for fair and poor weather, famines and disease, storms and earthquakes.  With each god having their own specializations, they would be worshipped both collectively and according to the current needs of the worshipper.  For example, if beginning a sea voyage, one might sacrifice a lamb to the god Poseidon in exchange for safe passage through his watery domain.  Acting as role models of perfection, ancient Greeks would revere the gods associated with their particular trade: soldiers and politicians to Athena housewives to Hestia playwrights and actors to Dionysus.  These supernatural beings were celebrated through theatre, literature, and sculpture and were in effect the ideal celebrities of the time.

            Imitated for centuries afterwards, Greek sculpture is a prime example of the classical ideal.  Sculptors took their philosophy to stone by creating perfection through symmetry and natural form in each of their works.  The male nude, usually presented in an athletic pose, was the most common subject of this ancient art form.  These idealized human images were the embodiment of balance and harmony.  The iconic sculptures were made from various materials, including marble, limestone, bronze and chryselephantine (gold and ivory) and could take years to complete.  Perfect human specimens were not the artist’s only creation.  Statues of the gods were also depicted and would adorn temples to their honor.  These larger than life cult statues would be carved examples of perfection of form.

            Through athletics, it was believed, perfection could be achieved.  The ancient Greeks valued physical conditioning as greatly as they did mental exercises, and viewed the two as equally important in a person’s life.  Ancient Greeks would compete in various sporting events for individual honor, community respect, and reverence to the gods.  From this tradition grew the modern day Olympics, where athletes compete with one another in order to bring victory to their nation, honor to themselves, and strive for the classical ideal of perfection through sport.

            Greek architecture from the classical era is another testament to the pursuit of perfection.  The Greek column and the arch were the two most fundamental pieces to this method of building design.  The Greek column, with its decorative fluting was one part structural support, and one part artistic design.  The arch was an architectural tool of simple genius, as it allowed for larger and more elaborate structures to be constructed.  It achieved this by dividing the weight above the arch evenly down each side.  The arch and column both convey the same sense of symmetry and balance sought by the sculpture, such that they too are seen as works of art. 

The greatest example of Greek architecture and design is the Parthenon.  Many optical illusions are employed to enhance the viewers awe when standing before this mighty structure.  The fluted columns were made thickest one third of the way up the column in order to make them appear taller.  The fluted columns vary in diameter, with the widest set to the corners to give the building an even grader sense.  This colossal temple to Athena the goddess of wisdom still stands to this day, becoming a model to present day architects of the importance of order, symmetry, and proportion: all parts of the classical ideal.

Ancient Greece was the birthplace of modern era democratic society.  With its strong emphasis on reason and the individual, Athens tested democracy.  Athenian society was divided into �mes”, or small local areas inside the city-state.  These demes were then grouped into ten political tribes.  Each tribe would select fifty members to a council of five hundred members to serve as the cities government for a little over a month.  After their time, a new fifty would be selected from each tribe.  Although only men were allowed to participate in the political process, this was still very progressive and a stark contrast from the plutocratic, dictatorial, lineage based systems common in the world.  It was the wide acceptance of the classical ideal that allowed this groundbreaking form of self-governance to exist.

The classical ideal has been emulated again and again in history and modern time.  The concepts of a balanced body and mind are seen in today’s education system.  Most of the western world’s governments are based on the models set forth by the idealistic Athenians.  Our country’s capitol is adorned with replicas of Athenian monuments and buildings.  While Voltaire may have famously proclaimed, “The best is the enemy of the good”, an Athenian man would likely rebut “The best is the embodiment of the good”.  It is this pursuit of the better, the best, the ideal that defines the classical ideal.


Ver el vídeo: La construcción de la ciudad antigua Atenas (Mayo 2022).