La historia

Fuerte de Tughlaqabad y la maldición de un místico sufí


La fortaleza de Tughlaqabad es una fortaleza medieval ubicada en Delhi, India. El fuerte fue construido durante el 14 th siglo, y una vez sirvió como símbolo del poder y el poder de la dinastía Tughlaq, una dinastía musulmana de origen turco que gobernó el Sultanato de Delhi. Pero no mucho después de que se completó, el fuerte fue abandonado y el sultán asesinado. Según la leyenda, el fortín desafortunado había caído bajo la maldición de un místico sufí.

Construyendo el Fuerte

En 1321, la dinastía Tughlaq fue fundada por Ghiyath al-Din Tughluq, tras la desaparición de la dinastía Khilji el año anterior. Según una historia, Ghiyath al-Din era esclavo de Mubarak Khilji, el último sultán de la dinastía Khilji. Un día, los dos hombres caminaban por el área donde se encuentra el Fuerte de Tughlaqabad, y el esclavo sugirió a su amo que se construyera un fuerte, ya que la ubicación parecía ideal para la construcción de tal estructura. El sultán se rió de la propuesta de Ghiyath al-Din y le dijo que podría construir un fuerte allí cuando se convirtiera en sultán.

  • La ciudad fantasma de Bhangarh y la maldición del Santo Hombre
  • Increíbles megalitos de la India: menhires, templos y religión del cielo - Parte I
  • La antigua ciudad india de Mandu: una fortaleza y un palacio de placer

En 1320, Mubarak Khilji fue asesinado por Khusro Khan, quien a su vez fue capturado y decapitado por Ghiyath al-Din al año siguiente. El nuevo sultán estableció su nueva capital en Tughlaqabad y procedió a construir su fuerte. El fuerte de Tughlaqabad se encuentra en una colina rocosa que forma parte de la cordillera Aravalli, una cadena montañosa en la parte occidental de la India. Las paredes de este fuerte se han medido en 6 km de longitud. La construcción del fuerte comenzó en 1321 y se completó cuatro años después. Según una leyenda, los cráneos de los enemigos mongoles asesinados de Ghiyath al-Din se utilizaron como material de construcción del fuerte.

Vista de la muralla de la fortaleza de Tughlaqabad. ( CC BY-SA 3.0 )

Además de servir como capital de la nueva dinastía, el fuerte también se construyó con el propósito de defender al sultanato contra los ataques de los mongoles. La función defensiva de la fortaleza de Tughlaqabad se puede ver en el hecho de que se encuentra en un alto afloramiento de roca. Además de eso, los muros del fuerte se construyeron con enormes bloques de piedra. En algunos lugares, se dice que las paredes tienen un espesor de 10 m (32 pies). También se construyeron en las murallas almenas y bastiones, algunos de los cuales se elevaban a una altura de 30 m (98 pies). Dentro de los enormes muros de este fuerte había palacios, mezquitas y salas de audiencia que daban fe de la grandeza de la nueva dinastía.

Muro de la fortaleza masiva de Tughlaqabad ( CC BY-SA 3.0 )

Muerte de los sultanes

A pesar de la grandeza de Tughlaqabad Fort, fue abandonado poco después de que se completó. En 1325, Ghiyath al-Din regresaba de una campaña militar en Bengala. En el camino de regreso a Delhi, el sultán asistió a una recepción que fue brindada por su hijo. Ocurrió un accidente, durante el cual una marquesina / marquesina se derrumbó sobre Ghiyath al-Din, provocando su muerte. Según una fuente, el hijo y sucesor del sultán, Muhammad Tughluq, planeó el accidente. Mientras que el nuevo sultán construyó la fortaleza de Adilabad en la colina al sur de Tughlaqabad, la fortaleza en sí fue abandonada varios años después del reinado de Mahoma.

  • El Gran Erebuni del Reino de Uratian: Fortaleza de Sangre
  • Fortaleza de Golubac: la fortaleza medieval mejor conservada de Europa
  • Arqueólogos encuentran elusivo fuerte español del siglo XVI en la isla Parris

Fuerte Maldito

Según la leyenda, la muerte de Ghiyath al-Din y el abandono de su capital fueron el resultado de una maldición / profecía. Se dice que el sultán estuvo involucrado en una pelea con un místico sufí llamado Nizam-ud-din. Se dice que este último quiso construir bien un escalón, y se dice que el primero prohibió a su gente ayudar al místico. Esto enfureció al místico, que profetizó que el sultán moriría mientras estaba fuera de Delhi. Además, Nizam-ud-din comentó que el fuerte de Tughlaqabad permanecería desierto o estaría habitado por personas de la tribu Gujjar. Parece que ambas maldiciones / profecías del místico se hicieron realidad.

La tumba de Ghiyath al-Din Tughluq vista desde Tughluqabad ( CC BY-SA 3.0 )

En 2014, se informó que el Servicio Arqueológico de India (ASI) estaba comenzando a reparar el sitio. Aparte de la restauración del fuerte, que había caído en ruinas a lo largo de los siglos, se informa que el ASI tuvo en mente el desarrollo de las áreas circundantes del fuerte. Las medidas previstas incluyen la instalación de bancos de piedra para los visitantes, el embellecimiento de los alrededores con jardines y la mejora de los servicios públicos.


    Imágenes y hechos históricos del fuerte de Tughlaqabad

    Circunferciendo un área de 6 km en Delhi, en Meharuli Badarpur Road, las ruinas del Fuerte Tughlaqabad encarnan la imagen de la grandeza perdida. Fue construido en 1321 por Ghiyas-ud-din Tughlaq, anteriormente conocido como Ghazi Malik, también fundador de la dinastía Tughlaq. El fuerte era parte del plan de Ghiyas-ud-din Tughlaq cuando estableció la capital en Tughlaqabad.

    Entrada del fuerte de Tughlaqabad

    Entrada del fuerte de Tughlaqabad

    Después de ahuyentar a los gobernantes de Khalji en 1327, Ghiyas-ud-din Tughlaq asumió el trono de Delhi e inmediatamente comenzó la construcción del proyecto de sus sueños. Quería construir un fuerte impenetrable pero hermoso para aislar a los merodeadores mongoles.

    Fotos de Tughlaqabad Fort

    Sin embargo, el entusiasmo extremo del gobernante Tughlaq provocó un conflicto con el santo sufí Nizamuddin Auliya. Para completar la construcción de su legendaria ciudad, Ghiyas-ud Din Tughlaq ordenó a todos los trabajadores de Delhi que trabajaran en su fuerte y, por lo tanto, enfureció al santo sufí cuando se detuvo la construcción de su baoli (pozo). Este incidente provocó una maldición sobre su reino que provocó el colapso de su poderoso edificio.

    Arquitectura y estilo

    El fuerte exhibe magníficas fortificaciones de piedra. Construido en piedra arenisca roja aliviada con mármol, el fuerte muestra un fuerte sentido del arte militar a través de sus altos muros llenos de escombros y parapetos almenados en la parte superior. Todo el fuerte está dividido en tres partes: el área de la ciudad, compuesta por casas, la ciudadela y el área adyacente del palacio que comprende las residencias reales.

    Dentro del fuerte de Tughlaqabad

    Varias salas, un largo pasaje secreto y una torre llamada Bijai-Mandal también se incluyen dentro de la ciudadela.

    Pasaje secreto dentro del fuerte de Tughlaqabad

    Hay un mausoleo, construido con una sola tumba cuadrada abovedada y está situado en el puesto de avanzada sur de la fortificación a través de la entrada principal. El mausoleo comprende tres tumbas: de Ghiyas-ud Din, su esposa y su hijo Muhammad Tughlaq.

    Dentro del castillo de la fortaleza de Tughlaqabad

    Interior subterráneo del fuerte de Tughlaqabad

    Imágenes del interior del fuerte de Tughlaqabad

    Fotos de Tughlaqabad Fort Inside

    Construido por el propio gobernante, el arte de la tumba se ajusta al estilo arquitectónico indo-islámico. En el lado sureste del fuerte, se encuentran los restos de la Fortaleza de Adilabad, que fue construida más tarde por el sucesor de Ghiyas-ud-din Tughlaq, Muhammad-bin Tughlaq.


    Enlaces rápidos para la navegación

    La historia del Fuerte de Tughlaqabad es tan rica, variada y compleja como cualquier otra maravilla arquitectónica de Delhi. Ghiyasuddin Tughlaq, el primer rey de la dinastía Tughlaq que gobernó en 1320 d.C., eligió el sitio rocoso de Tughlaqabad para construir el fuerte de modo que pudiera defenderse fácilmente de invasores, como los merodeadores mongoles. En 1327, el sultán desarraigó a todos los colonos de Tughlakabad cuando trasladó la capital a Devagiri. Su acción causó estragos en la ciudad.

    Horarios del Fuerte de Tughlaqabad: 7 AM y # 8211 6:30 PM
    Tarifa de entrada al fuerte de Tughlaqabad: INR 5 / - (para ciudadanos indios), INR 100 / - para turistas
    Famoso por: Visitas guiadas a pie, fotografía, visitas turísticas
    Duración de la visita: 2-3 horas


    Fuerte de Tughlaqabad

    El fuerte de Delhi Tughlaqabad es uno de los fuertes más grandes de la India. El fuerte de Tughlaqabad es famoso por las recetas por las que permanece abandonado desde hace siglos y uno de los monumentos importantes de Delhi. Está situado en las afueras del sur de la capital. Tughlaqabad fue un magnífico fuerte construido por Ghiyasuddin Tughlaq en 1324. El fuerte fue la capital del rey y proporcionó protección contra los ataques enemigos. Contenía una gran cantidad de edificios, mezquitas, palacios, torres, tanques rodeados de gigantescos bastiones.

    Es la historia de un esclavo llamado Ghazi Malik, que sirvió al sultán Mubarak Khilji de la dinastía Khilji. Sugirió que el sultán debería construir una enorme fortaleza en la región sur de Delhi. El sultán comentó en broma que Ghazi puede construir uno cuando se convierta en sultán y el destino le sonrió a este esclavo. Las propias palabras del sultán se hicieron realidad y Ghazi expulsó a toda la dinastía Khilji de Delhi. Conquistó la ciudad como el nuevo Emperador y se rebautizó a sí mismo como Ghiyaas-Ud-Din Tughlaq.

    Tughlaqabad & rsquo es el fuerte en ruinas ubicado en el sur de Delhi en la carretera Mehrauli-Badarpur. El fuerte tiene casi 6 kms de largo. La estación de metro más cercana es Govindpuri, en la línea Violet (pista de Badarpur). Este fuerte era el proyecto de sus sueños, por lo que secuestró todos los trabajadores de Delhi para la construcción del fuerte y rsquos. El fuerte estaba bajo la maldición de un místico y lsquoSufi Saint NizamuddinAuliya & rsquo cuando Tughlaq secuestró a todos los trabajadores que estaban excavando un & lsquoBaoli & rsquo (pozo) para el bienestar público bajo el mando de un santo. Los secuestró y con furia el santo maldice todo el fuerte que nunca florecerá y será destruido. La maldición extendió su encanto y permaneció sin florecer hasta la fecha.

    El fuerte tiene forma de pentágono y está custodiado por muros de parapeto que sostienen enormes bastiones en forma de cono en cada intersección. Los muros del fuerte tienen 11,75 metros de altura. Dentro de sus muros que tocaban el cielo, bastiones de dos pisos y torres gigantes se albergaban grandes palacios, espléndidas mezquitas y salas de audiencia. Ghiyas-ud-din construye una capital que era lo suficientemente fuerte como para repeler los ataques de los mongoles y brindar seguridad a sus ciudadanos. El estilo de la tumba se ajusta al estilo arquitectónico indo-islámico. El fuerte abrió todos los días de la semana de 9 a.m. a 5 p.m.

    El fuerte tiene escaleras gigantes después de la entrada. Los visitantes tuvieron que subir las escaleras para llegar a la cima del fuerte. Después de la escalera, entra al mausoleo que está al otro lado de la carretera y los restos de Ghiyas-ud-din Tughlaq, su esposa, Begam Makhdima Jehan, y su hijo y más tarde el sultán, Muhammad bin Tughlaq están allí. Tughluqabad se divide en tres partes:

    1. El área más amplia de la ciudad con casas construidas a lo largo de una cuadrícula rectangular entre sus puertas.
    2. La ciudadela con una torre en su punto más alto conocida como Bijai-Mandal y los restos de varias salas y un largo pasaje subterráneo.
    3. El área adyacente del palacio que contiene las residencias reales. Aún queda un largo pasaje subterráneo debajo de la torre.

    El Fuerte está ahora bajo el gobierno de Delhi y está permitido para fines de turismo público.


    TUGHLAQABAD: UN FUERTE MALDITO

    El fuerte de Tughlaqabad en Delhi, que ahora está en ruinas completas, una vez sirvió como símbolo del poder y el poder de la dinastía Tughlaq. Fue construido por Ghiyasudddin Tughlaq, el primer sultán de la dinastía Tughlaq en 1321. A pesar de su grandeza y grandeza, fue abandonado poco después de su finalización.

    Cuenta la leyenda que Ghiyasuddin Tughlaq quería una fortaleza poderosa que pudiera resistir un asalto mongol. Por lo tanto, poco después de ascender al trono, comenzó a trabajar en el municipio e hizo obligatorio que todos los trabajadores de Delhi trabajaran en el fuerte. Casi al mismo tiempo, Hazrat Nizamuddin Auliya, un santo sufí místico, estaba construyendo un Baoli (pozo de paso) en su khanqah (lugar de residencia). Los trabajadores trabajaban todo el día en el fuerte y por la noche trabajaban en el Baoli.

    Esto enfureció al sultán. Prohibió el suministro de aceite a Nizamuddin, para que las lámparas no pudieran encenderse en el sitio de construcción del Baoli. Nizamuddin Auliya enfureció y usó sus poderes místicos para convertir el agua del pozo en petróleo. También maldijo a Tughlaqabad diciendo: "Ya rahe ujjar ya base gujjar" (o quedará desolado u ocupado por los pastores nómadas).

    La leyenda continúa diciendo que cuando Ghiyasuddin Tughlaq estaba en su campaña de Bengala, se enteró de que los trabajadores habían desafiado sus órdenes y estaban trabajando en el tanque de agua de Auliya. Se enojó tanto que juró castigar al santo a su regreso. Al escuchar esto, Nizamuddin Auliya maldijo y dijo: "Hunuz Dilli dur ast" (Delhi aún está lejos).

    La maldición aparentemente tomó forma. Al regresar, un pabellón erigido para honrar el éxito de Ghiyasuddin Tughlaq en la campaña de Bengala se derrumbó y causó su muerte y la de su hijo menor. Algunos dicen que se debió a una disputa política entre él y su otro hijo, Muhammad Bin Tughlaq, a quien apodaron como el "príncipe loco". Ghiyasuddin, a quien nunca le gustó el "príncipe loco", quería que su hijo menor sucediera en el trono. La historia cuenta que Mohammed bin Tughlaq, quien también era devoto de Nizamuddin Auliya, conoció a su padre en Kara en Uttar Pradesh y conspiró para matarlo. Por lo tanto, el sultán nunca regresó a Delhi.

    El fuerte que nunca estuvo realmente habitado fue finalmente abandonado sin ceremonias en 1327, casi inmediatamente después de la muerte del sultán. Mohammad bin Tughlaq tenía sus propios planes grandiosos de construir una ciudad fortificada separada, Jahanpanah, y más tarde, trasladó la capital de Delhi a Daulatabad.

    Probablemente debido a la maldición de Nizamuddin Auliya, el fuerte de Tughlaqabad con sus formidables muros y estructuras, construido para protegerlo de los asedios, permanece en un estado de declive y decadencia incluso hasta el día de hoy. Dejado en completo desierto, este lugar ahora es frecuentado por ocupantes ilegales.


    ¡El Fuerte de Tughlaqabad en Delhi te lleva a través de las ruinas de la Historia Olvidada!

    Antes de los británicos, los marathas y los mogoles, la India había visto ir y venir muchas dinastías. Uno de ellos fue la dinastía Tughlaq, que gobernó casi todo el país según el mapa actual. La historia del Fuerte de Tughlaqabad comienza con Ghiyas-ud-din Tughlaq, el fundador de la dinastía Tughlaq. Y al igual que otros gobernantes, Ghiyas-ud-din también soñaba con construir un fuerte.

    Caminemos por la historia

    Después de ahuyentar a los Khalji, llegó el momento de brillar. El área, que ahora cae bajo el barrio sur de Delhi, es el hogar de la ruinas del fuerte construido en el siglo XIV.

    Estar en el poder puede hacer que las personas hagan cosas que de otro modo no harían. Y eso es lo que pasó con Ghiyas-ud-din. Fue conocido como un gobernante liberal. Pero cuando llegó el momento de construir el fuerte, ordenó a todos los trabajadores de Delhi que trabajaran en su fuerte. Pero esto no le cayó bien al místico sufí Hazrat Nizamuddin. Cuando se detuvo el trabajo en su pozo, el enfrentamiento entre el santo sufí y el nuevo rey no salió bien. Y el primero puso un maldición sobre el fuerte.

    Fuente

    El estado actual del fuerte de Tughlaqabad se puede atribuir a la maldición o al hecho de que es más de 700 años, pero el Rey también se encontró con un destino perturbador. Tres años después del incidente, Ghias-ud-din regresaba a Delhi después de un campaña exitosa en Bengala y conocí a su hijo Muhammad bin Tughlaq en el camino en Uttar Pradesh. Se dice que en ordenes del principe, la carpa fue arreglada para caer sobre el Rey. Colapsando bajo una fuerte encuesta, el Ghias-ud-din fue aplastado hasta la muerte en 1324.

    El mausoleo del fuerte contiene tres tumbas, con el centro uno perteneciente a Ghiyas ud-din Tughluq y el otro a su esposa e hijo.

    El significado arquitectónico del fuerte

    Teniendo en cuenta el hecho de que el fuerte está construido en un terreno irregular, la construcción es notable. los fuerte se extiende sobre 27 acres. Aunque la mayor parte no es accesible debido a los densos arbustos espinosos alrededor, Con 52 puertas, de las cuales 13 permanecen hoy, y siete tanques de agua de lluvia, este fuerte fue definitivamente un proyecto ambicioso.

    El fuerte, o lo que quede de él, es sigue siendo un lugar majestuoso para visitar. Si está considerando hacer una visita, puede encontrar el fuerte cerca de la carretera Mehrauli-Badarpur.

    Cosas a tener en cuenta

    Este es uno de los fuertes más grandes a los que puedes hacer un viaje. Y, por lo tanto, hay mucho que cubrir. A pesar de que solía tener 52 puertas, las 13 que están de pie en la actualidad son un espectáculo para la vista.

    Sube a la cima del fuerte y disfruta de la vista panorámica de los alrededores. Nada mejor que disfrutar de un poco de aire fresco durante una puesta de sol.

    Como la mayoría de los fuertes, este también tiene una red de túneles subterráneos. Entonces, si eres lo suficientemente valiente, intenta encontrar el camino.

    Viajeros locales & # 8217 Propinas

    Dado que es un terreno accidentado, asegúrese de vestirse cómodamente. Trate esto como una caminata y póngase unos zapatos deportivos para que pueda navegar a través de arbustos espinosos, terrenos irregulares y estar a salvo de las serpientes que lo rodean.

    Este no es su viaje habitual a un lugar histórico popular, ya que el fuerte de Tughlaqabad no es tan turístico. Puede encontrar un compañero explorador o dos, pero la mayoría estará vacío. Así que trae a un amigo si disfrutas de la compañía.

    Este también es un gran lugar si desea tomar un descanso de su vida cotidiana y experimentar la soledad.

    Cuando visitar

    Puede visitar este fuerte durante los primeros inviernos, de noviembre a febrero para ser precisos. Los meses de verano de marzo, abril o mayo, incluidos los meses del monzón, probablemente no sean el mejor momento para disfrutar de este pintoresco fuerte.

    Las mañanas son el mejor momento para visitar, ya que la luz del día te da tiempo suficiente para explorar y hacer clic en las imágenes.

    Dejemos que & # 8217s planifique el viaje

    • El fuerte está abierto todos los días de 7 a.m. a 5 p.m.
    • Los adultos deben pagar 5 rupias por la entrada y es gratis para los niños hasta la edad de 15 años. Los extranjeros deben pagar 100 rupias.
    • El fuerte se encuentra cerca del pueblo de Tuglakbad. Consulta los mapas.

    Cosas para hacer

    • Eche un vistazo a su trece puertas espectaculares.
    • Disfrute de la vista panorámica de sus instalaciones, el mausoleo real y los modernos asentamientos contiguos, desde la cima. No olvide tomar también algunas instantáneas impresionantes.
    • Camine por varios pasillos públicos, residencias reales y pasillos.
    • Más información sobre el fuerte pasaje subterráneo secreto e intente rastrearlo mientras pasea.
    • Vea todos los restos de 7 tanques de recolección de agua de lluvia artificiales, en el interior.
    • Viaja al puesto de avanzada amurallado del sur para explorar el complejo de tumbas de la familia real.

    Tughlaqabad: una descripción general

    Ramji Narayan es profesor de economía y fue miembro fundador de la Conservation Society de Delhi.

    En el sur de Delhi, en la carretera Badarpur-Mehrauli, al norte de los greens de Asola y el campo de tiro del Dr. Karni Singh, se levantan las ruinas del fuerte de Tughlaqabad. El sitio todavía permite vislumbrar un fuerte medieval anterior a la era de la pólvora y la ciudad que encerraba, ya que todavía está modestamente bien conservado.

    Fue construido en un terreno elevado local en un terreno que se inclina suavemente de oeste a este. Se supone que un pequeño arroyo (que puede no haber corrido durante todo el año) corría de oeste a este pasando al sur inmediato de este terreno elevado y al norte de los desagües de aguas pluviales que fluían hacia el este. Esto hizo que la aproximación a este terreno relativamente alto desde el sur y el norte fuera algo difícil. Además, había colinas bajas a poca distancia al sur. Este terreno permitió construir una presa, que se extendía desde esta altura local hasta los cerros al sur, para atrapar las aguas del arroyo que fluye de oeste a este y convertirlo en un lago. Incluso si el lago se reducía a un pantano poco profundo en verano, representaba un obstáculo desde el sur hasta este terreno elevado local. Fue este aspecto lo que llamó la atención de Tughlaq, quien luego fue encargado de defender el límite del Sultanato de Delhi en Multan-Dipalpur de los asaltantes mongoles.

    Hay un dicho que dice que Ghiyas-ud-din Tughlaq aconsejó a su sultán, Mubarak Khalji, que construyera una ciudad fortificada en este lugar. Construir una ciudad medieval era una propuesta costosa y Mubarak Khalji no quería hacerlo. Se dice que respondió en broma a Tughlaq para que construyera un fuerte cuando él (Tughlaq) se convertiría en el sultán. Tughlaq se convirtió en el sultán a finales de 1320 EC y construyó una ciudad fortificada en el lugar conocido como Tughlaqabad.

    Es posible que primero construyera una fortificación, hoy conocida como Nai Ka Kot al este de Tughlaqabad como pantalla defensiva. Esto se debe a que el río Yamuna fluye hacia el este y, al igual que sus alrededores, podría haber sido una ruta de transporte por la que podría atravesar un ejército. De hecho, al norte de Tughlaqabad río arriba a lo largo del Yamuna se encuentra el asentamiento de Inderpat (o Indpat), que es consistente con la idea de que la llanura adyacente al Yamuna podría haber sido una ruta de transporte.

    Habiendo asegurado su flanco oriental, Ghiyas-ud-din Tughlaq habría sido libre de comenzar la construcción de su fuerte. Habría comenzado con la construcción de diques (represas) a lo largo del camino del arroyo y otros desagües de aguas pluviales que fluían hacia el este. Después del monzón de 1321, se habría obtenido una idea sobre los niveles máximos de agua del lago resultante. Dado que la cantidad de lluvias puede variar de un monzón a otro, los excedentes se habrían incorporado a los cálculos para proporcionar años de lluvia excesiva. Este ejercicio habría mostrado la parte del terreno elevado que habría estado por encima del agua en la que se podría construir el fuerte. Fue después del monzón de 1321 cuando la construcción del fuerte habría comenzado en serio. Parece que había áreas al sur del terreno elevado que estaban por encima de la línea de flotación. Uno de ellos, probablemente un afloramiento pentangular, estaba a menos de 200 metros del terreno elevado. Si un enemigo se alojara aquí, perjudicaría la seguridad de un fuerte construido en un terreno elevado. Para evitar eso, se construyó aquí una fortificación pentangular subsidiaria conectada a la fortificación principal por una calzada. Posteriormente, fue enterrado en una tumba de piedra arenisca roja con una cúpula de mármol dentro de esta fortificación pentangular.

    El fuerte se habría construido hasta el punto de que podría ser ocupado en 1323 o 1324. Las paredes estaban hechas de piedra arenisca y escombros de cuarcita disponibles localmente unidos con mortero de piedra caliza. Luego se le proporcionó una chapa de cuarcita vestida. Existe evidencia de que parte de ella también tenía un revestimiento de yeso de piedra caliza. Es posible que toda la mano de obra que podría estar disponible se haya puesto en servicio. Existe una tradición popular de leyenda oral asociada con el santo sufí Nizam-al-Din o Nizamuddin, quien al mismo tiempo estaba tratando de construir un baoli (escalón) para su Khanqah (edificio o espacio para reuniones sufíes). Se dice que no pudo encontrar mano de obra para este propósito porque todos habían sido requisados ​​para construir el fuerte. Como resultado, se dice que los trabajadores trabajaron día y noche en el fuerte durante la noche. Khanqah. Por la noche necesitaban luz, por lo que el agua del baoli se convertía en aceite para encender las lámparas que usaban los trabajadores. Dada la distancia entre el fuerte y el de Nizam-al-Din Khanqah y la fatiga de los trabajadores después de sus labores en el fuerte, la historia es poco probable, incluso si está desprovista de su contenido milagroso, pero es consistente con la hipótesis de que se había presionado mano de obra para construir el fuerte en grandes cantidades.

    Como un fuerte anterior a la era de la pólvora, fue defendido por muros altos con los muros aumentando progresivamente desde las defensas de la ciudad hasta las defensas del área funcional del palacio con los muros más altos y fuertes que defendían la ciudadela. La fortificación consistía en secciones rectas llamadas cortinas con bastiones semicirculares que sobresalían a intervalos diseñados para enfilar a cualquier atacante y proporcionar mejores puntos de observación. Las paredes debían ser más fuertes en la base que en la parte superior y, sin embargo, estar a plomo desde el interior. Para proporcionar tales paredes, el exterior está inclinado o tiene un talud. Para economizar el material y, al mismo tiempo, proporcionar resistencia, la base exterior de las paredes se ha construido contra la base inclinada del terreno elevado.

    El fuerte fue ocupado antes de que pudiera construirse por completo, pero fue desocupado o abandonado después de 1327 o 1329, pero definitivamente en 1334. Una vez más, existe una tradición relacionada con esto. Se dice que el santo sufí Nizam-al-Din pronunció una maldición sobre este fuerte con las palabras "Ya base Gujjar ya rahe ujaad". Esto se traduce en "o el fuerte será ocupado por Gujjar (una tribu que cuida de ganado) o estará vacío". Hoy, el pueblo en el fuerte tiene un fuerte elemento Gujjar.

    La fortificación principal tiene tres partes. La más grande y menos defendida es la ciudad que tiene una forma irregular de trapecio, con el lado más corto al norte y el lado más largo al sur que estaba protegido por el lago cum pantano. La segunda y tercera parte de la fortificación se encuentran en la parte occidental del lado sur de este trapecio. Estas dos partes están defendidas de la propia ciudad por una muralla de fortificación más alta con una zanja defensiva frente a ella. Estas dos partes probablemente formaron un área funcional del palacio y la ciudadela, respectivamente. El área funcional del palacio, que se encuentra en el extremo suroeste del fuerte, tiene una forma algo rectangular, siendo la longitud este-oeste mucho mayor que la longitud norte-sur. Sus paredes miran hacia afuera hacia el oeste y el sur (donde se enfrentaba al lago). Al norte se enfrenta a la ciudad. Tenía cuatro puertas que se abrían al oeste, sur, este y norte. De estas, las puertas oeste y sur se abren fuera del fuerte, mientras que las puertas norte y este se abren a la ciudad. La puerta sur se abría al lago, que sus planificadores consideraron un buen obstáculo. Por lo tanto, no tiene un trabajo externo que lo proteja. Aun así, tiene las características de una entrada a un fuerte. Se coloca entre dos baluartes flanqueantes y no permite una entrada recta, en el sentido de que el camino gira en ángulo recto hacia la izquierda. El pasillo de entrada está flanqueado por las salas de guardia. De esta forma se dificulta la entrada a cualquiera de los soldados que pretenden forzar una entrada. Esta puerta ha sido restaurada en cierta medida por el Archaeological Survey of India (ASI). Uno de los baluartes del muro sur, al este de la puerta sur, no es semicircular sino de forma cuadrada. Esto probablemente se hizo así para acomodar un motor de guerra. Presumiblemente había una lengua de tierra cercana, que pudo haber estado por encima del nivel del agua cuando los niveles del lago retrocedieron. Este motor de guerra podría usarse para interceptar a cualquier enemigo que obtuviera un alojamiento allí. Las puertas del oeste, norte y este se abrieron en tierra y tenían un exterior con cuernos que las protegía. Estas puertas se colocan entre dos baluartes de los que emanan muros defensivos adicionales hacia el exterior y terminan en barbacanas. Estas dos barbacanas se unen luego por un muro defensivo de modo que se forma una estructura defensiva exterior en forma de trapecio que cubre el exterior de las puertas. Esto se parecía a la cabeza de una vaca con las barbacanas correspondientes a los cuernos. Por eso se les llama obras exteriores con cuernos.

    La entrada es por uno de los lados del muro defensivo exterior sur. Desde allí, la entrada requiere un giro a la izquierda hacia la puerta. Una vez más, no hay entrada directa. La estructura defensiva más elaborada fue necesaria por la ausencia de un obstáculo de agua, como frente a la puerta sur. Sin embargo, frente al trabajo exterior con cuernos, había una zanja defensiva, que aún se puede ver frente a la puerta norte.

    Aparentemente, la puerta norte era una puerta importante, ya que parece estar vinculada a una calle larga que va hacia el norte hasta la puerta de la ciudad. Esta calle podría haber servido como una vía procesional desde la puerta de la ciudad hasta el área funcional del palacio. La otra entrada de la ciudad al área funcional del palacio habría sido por la puerta este.

    En la zona funcional del palacio se encuentran los restos de un baoli rectangular y un pozo que servía de provisión de agua. Estos se encuentran cerca de la puerta sur. El baoli se encuentra al este de la puerta sur. Es un tanque de agua de lluvia rectangular con escaleras que conducen hacia abajo. Hay restos de un sistema de poleas que podría usarse para transportar agua. Este se encuentra en el lado norte del baoli. Más al este, frente a la muralla de la ciudadela, hay una zanja defensiva, cuyas piedras de revestimiento ya han desaparecido. También podría haberse utilizado como fuente de agua, aunque ese no era su propósito principal. El pozo está a poca distancia al oeste del tanque y al norte de la puerta sur. Su boca está contenida en un montículo.

    Los silos de alimentos también parecen estar ubicados junto a la puerta y, de hecho, corren a lo largo de la pared sur del área funcional del palacio desde la puerta sur hasta su borde occidental. Sobre uno de ellos hay una habitación con el marco de una tapa para el silo que se habría doblado como piso de la habitación. Estos silos podrían, por tanto, haber sido silos subterráneos. Estos silos también se pueden ver junto a la puerta norte. Entre las puertas norte y sur se encuentran los restos de silos sobre el suelo.

    En el área funcional del palacio hay restos de lo que parece ser una gran sala de audiencias. Está ubicado hacia el extremo este del área del palacio. Es uno de un complejo de ruinas. Esta sala rectangular sur-norte que forma la parte norte de este complejo, comienza en un edificio adosado de varios pisos algo empotrado hacia el sur y termina en una puerta arqueada en ruinas hacia el norte. En sus lados occidental y oriental corren columnatas de sur a norte. Parecería que el sultán se sentó en una de las terrazas con el sol a sus espaldas y miró hacia el norte. Los que debían asistir se pusieron en filas y se enfrentaron al sultán. Habrían estado resguardados del sol mediante carpas sostenidas por una gran cantidad de pilares, cuyas bases se pueden ver hoy. Las entradas a la sala son desde el oeste y el este hasta el medio de las columnatas. La entrada del sultán no parece haber sido por el este, sino por el extremo sur del complejo del salón. El arco en el extremo norte conduce a un complejo más pequeño de habitaciones que encierran un patio más pequeño, que podría haber sido una especie de secretaría.

    No es posible, a partir de ahora, determinar la naturaleza de los edificios al norte y al oeste de la estructura en terrazas de varios pisos, que formaba un extremo de lo que podría haber sido la sala de audiencias. Entre el complejo que contiene la sala de audiencias y la puerta este, así como hacia el extremo noroeste del área del palacio, hay áreas libres de piedra y presumiblemente estructuras de piedra. Se supone que son campos.

    Al este del palacio se encuentra la parte más pequeña del fuerte, la ciudadela. Es la parte más fuertemente defendida del fuerte. Al oeste estaba el palacio, al norte la ciudad y al este y al sur estaba el lago. Desde el palacio estaba defendido por altos muros con un amplio foso defensivo frente a ellos. Esta zanja defensiva podría haber sido una fuente adicional de agua al área del palacio donde estaba ubicada. Justo detrás o al este de la zanja defensiva había una obra exterior con cuernos que defendía la puerta de entrada a la ciudadela, con un camino cubierto hacia el norte con ranuras de flecha que miraban hacia la zanja y el área detrás de la zanja. El techo del camino cubierto proporcionó un segundo peldaño de defensas cuyas almenas ya no existen. La puerta de entrada no solo estaba empotrada entre dos bastiones profundos, sino que estaba defendida por una obra exterior con cuernos frente a la zanja defensiva. Today the entry is from a path leading from a gate on the southern wall of the palace attached to the causeway. This, however, is a modern path made by the ASI for the convenience of visitors. The actual entrance was from the northern side. The entry from the north into this horned outwork was prefaced by a long passage flanked by the dominating fort wall to its east and a covered way to its west. After entry, into the horned outwork, a leftward turn led to the citadel entrance. The entrance for tourists today leads to the functional area from where a path leads to the horned outwork in front of the citadel.

    The citadel is much smaller than the palace area and has four large dominating bastions at its north-west, south-west, north-east and the south-east corners. Points of interest in the citadel are a mosque, a tank, palace walls, two escape passages one in the southern wall and one in the eastern wall, silos near the entry gate, the citadel’s defences, in its centre the highest part of the fort, Bijay Mandal or Badi Manzil and to its east running on a north-south axis a set of underground chambers or teh-khanas. There are ruins of residential buildings as well but it is not clear whether they belong to the Tughlaq era or to a later squatter population. In fact even the mosque could belong to a later squatter era.

    The citadel is the only part of the fort which has three tiers of defences. Its walls are appreciably higher than those of the palace area, whose walls themselves are higher than those defending the city. These citadel defences can be seen on its southern wall facing the lake cum marsh. The high southern defensive wall has bastions at close intervals. These show evidence of having been repeatedly buttressed more at the base than higher up to strengthen them. The curtains too have been similarly buttressed. Besides strengthening the walls, this buttressing have the effect of giving them a convex apron, which limits the angle at which any escalading ladder can be placed so that the attackers are silhouetted for a convenient arrow shot for the defenders. The first line of defence is an external walkway with arrow slits located at the bottom offering a close angled shots at the foot of the walls. Above that is covered passage offering a distance shot. These are angled sideways to provide overlapping fields of projectile shower. The roof of this covered passage provides for the third tier of defences, where the spaces in the crenellations provide for arrow slits. At other places of the fort the external walkway does not occur. At other places, there are only two tiers of defence. There the covered passage has two distinct sets of arrow slits the lower one providing for close angled shots at the foot of the wall and the areas next to it, while the one above it are angled overlapping arrow shots at distant targets. In the citadel alone are these two set of arrow slits bifurcated into two distinct sets of defensive tiers.

    While gates, including the citadel gate, appear open to the sky today, they were actually covered. Just behind the entry to the citadel, on both the northern as well as the southern end of the citadel gate were guard rooms of which only the southern one survives as of now. Immediately behind the gate, which is to the east of the northern end of the gate, are ruins of the grain silos. To the east of the southern end of the citadel gate is the mosque with its courtyard. It has no dome but a sloping roof over its iwan (a rectangular space, usually vaulted, with walls on three sides and one open side), the iwan is too small to accommodate domes. One such mosque exists in Lodi Gardens, but it belongs to a later era. This is the reason for suspecting that the citadel mosque could have been a later period mosque. However, the smaller size of the iwan could have just as well forced the builders to opt for a sloping roof in the Tughlaq era.

    A short distance south from the mosque are the remains of a rectangular water tank almost 15 metres deep. This would have been the source of water supply for the citadel. To the east of the tank is a wall with arrow slits. This defends an inner area within the citadel itself. This makes sense only if it separated the Sultan’s personal living palace from the other areas of the citadel. An entry located at the southern end of this wall leads to the Sultan’s personal area or palace. East of this wall lies a north-south series of teh-khanas, or underground chambers. The entry to theses chambers lie at the southern end as well as the northern end, which lies to the east of the mosque. At intervals there are openings on the eastern side of this long series of chambers. These would have provided ventilation and light to an otherwise enclosed space. There is evidence that there were dwelling units or chambers above these teh-khanas, so that these would be insulated from the extremes of temperature.

    To the east of the line of teh-khanas rises Bijay Mandal or Badi Manzil. Today a flight of steps leads to the top. This is a recent provision. Access to the top was perhaps provided by two covered inclined passages to its north and south. On top, a base of a square chamber with openings in each of its four sides can be seen. This is the highest spot in the fort and from it the entire city, functional palace area and the citadel as well as the outwork containing Tughlaq’s tomb can be seen. From here, fragments of wall to its east and north can be seen. These together with the wall to its west that has already been mentioned, and one presumably to its south would have formed the sultan’s personal palace. Dwelling units including two-storied buildings too can be seen, though their belonging to that period cannot be vouched for with certainty. The point of interest however is, that they consist of rooms that are clustered around and open out only onto a central courtyard. These rooms have no openings, not even windows to the outside. The central courtyard is open to the sky and has a single opening to the outside. This type of plan has been noticed in India for a long time and can be seen in the Indus civilization housing as well, even though it cannot be surmised therefrom that there was a continuity of design from that period.

    Almost midway in the southern side of the citadel near the wall is a flight of steps going eastwards below ground. This then turns right southwards to a low passage with gates. This passage which is entirely hidden in the width of the fortification wall, exits the south wall, but at a height from the water level of the lake. It is the height of the exit above the lake and the drop that it entails that argues against it being a secret escape, which it could have been. It could alternatively been a passage for disposals.

    There is a more credible secret escape route in the eastern wall, though it is barely discernible today. It starts with an entrance into the wall leading to a few steps downwards and then turns left northwards along a downward sloping ramp passage concealed within the thickness of the fort wall. At the foot of the ramp there is a right turn eastwards, which exits the passage and the fort wall. Just outside the exit are steps leading to the water level. These steps are partially hidden from the city by the northeast bastion of the citadel.

    The defences also protect a much greater area of the city which lies to the south and to the east of the of the palace and citadel complex. Seen from the palace-citadel complex, they appear like a trapezium with a longer side to the south and a shorter side to the north. These walls go eastwards, starting from just north of the north-east corner of the citadel till the bund or the former dam across the stream that was dammed to make a lake. This stream’s bed lay below and on the same alignment as the Mehrauli-Badarpur road. It is separated from the road by the width of a field. This field today houses a school and serves as a playing field for the residents of the present-day village in the city area. The wall then turn south towards the bund stopping short of the Mehrauli-Badarpur road by a system of underground sluices designed to allow the excess water of the lake to escape along its stream bed. Thereafter, the walls turn east and run almost parallel to the Mehrauli-Badarpur road for a short distance. This is the city’s southern wall. This stretch including its twists and turns would be one approximately one kilometre. Then the fortifications turn northwards for a distance of about one and a half kilometres. This forms the city’s eastern wall. From there it turns westwards to form the northern stretch of the city wall. This northern stretch of the fortification is about 800 metres. Then the city fort wall turns and runs south of south west for about a kilometre till it touches the northwest corner of the palace. These are the outer walls of the city. The rest of the city abuts against the palace and the citadel.

    Three gates are discernible on the city’s southern wall. One of these opens on to the field (the former lake) with a flight of steps, another to its east leads to the bund and the last is further to the east opens on to where the former stream flowed after it was let through the sluice gates. Since they open on to a water body or on to the bund, the planners of the fort did not think it necessary to erect horned outworks to protect them. There are three gates on the eastern wall, all with horned outworks. Interestingly, the middle gate has only one instead of the usual two horns. The shorter northern wall has two gates and the western wall another two. Since these had no water body and hence no obstacle they were protected by horned outworks. The area of just the city itself, i.e., excluding the palace and the citadel, is approximately 100 hectares. This makes it a sizable medieval city. If the perimeter of the entire complex including the palace and the citadel is considered, it would be about six kilometres enclosing an area of approximately 130 hectares. With ten gates of the city and two of the palace that open to the outside, there are 12 formal gates to the complex. To this the entrance to the palace from the causeway may be added to make the number of formal entrances to the entire complex 13.

    The spread of the village inside the fort has destroyed features. A water tank marks the spot where the Jami Masjid or the city’s congregational mosque once stood. It stood about midway between the palace’s eastern gate and the middle gate on the city’s eastern wall, which as has been mentioned had only one horned outwork. From the northern gate on the west wall there is a still discernible path apparently broader than the other paths so that it could be surmised to be the principal processional path leading to the northern gate of the palace as was mentioned earlier.

    The description of Tughlaqabad would be incomplete without an account of Ghiyas al Din Tughlaq’s tomb and Adilabad, both of which are an integral part of the complex. This tomb and that of Ghiyas-ud-din’s son Zafar Khan, who predeceased him, are both located in the irregular pentangular fortification which had been constructed to deny any potential attacker a lodgement on the irregular outcrop, built over the water level in the vicinity of the palace and citadel walls of the fort. Construction of this fortification was an necessity because without it an enemy who obtained lodgement on this outcrop could use it to erect a meachanism to hurl heavy stone projectiles at the wall to weaken them or burning arrows to start fires or even the rotting carcasses of animals which could cause a disease. This fortification has five bastions at each one of its five corners. It was designed to be an autonomous defensive unit attached to the palace by a defended causeway supported by 27 arches through which the water of the stream cum lake flowed. Today it is silted up almost to the level of the arches. The entrance to this fortification is through a decorative gateway made of red sandstone, flanked by pilasters and a touch of marble. This is unusual and its justification is only because of the tombs inside.

    This fortification has two underground grain silos in the eastern bastion. For water there is a well located outside just adjacent against its southern wall. To prevent its water from being contaminated by flood waters of the lake, its mouth has been placed in an elevated platform built to a height thought to be sufficiently high to prevent flood waters from entering the well. To permit access during a siege a cantilevered, protected platform was placed directly above the well, with an opening in its floor to allow buckets on a rope to be lowered and drawn up. All its five walls had defences consisting of a covered passage with a parapet above. In the interior, a number of independent teh-khanas each with it is own staircase can be found on the southern side. In the two bastions to north and south west are tombs of Zafar Khan and the ruins some decorative structure, respectively. Zafar khan’s tomb seems to be the earliest tomb with a marble dome in Delhi.

    More to the western end of this pentangular fortification on the inside rises the marble-dome–topped red sandstone tomb of Ghiyas al Din Tughlaq with its high sandstone finial. The four walls of its square base are not parallel to any of the walls of the fortification. This is because the tomb had to have a cardinal point orientation, whereas the walls had to follow the shape of the outcrop. The tomb’s sandstone veneered walls have an external batter and have an entrance from the east, north and south. The western wall has no entrance because it has a mihrab en el interior. The top of the entrance arch has a string of sandstone inverted lotus buds. To provide relief from the red colour, panels of marble and black stone have been embedded on the top of the walls. The dome is made of marble topped by a high sandstone finial. There are three tombstones with a veneer of polished limestone plaster inside the chamber. The one in the centre of the square chamber is that of Ghiyas al Din Tughlaq. The one next to it and to its east is possibly that of Mehmood Khan who was his son and died at the same time as he. The one to the east of that is that of a woman, who could be the sultan’s wife who died many years later. Once again there is a legend associated with the Sufi saint Nizam al Din that is connected with the deaths of Ghiyas Tughlaq and Mehmood Khan his son. Relations between the sultan and the saint were said to be strained, and the sultan who was campaigning in Lakhnauti is said to have planned measures against the saint. The saint Nizam al Din was not perturbed when told of this and is said to have uttered the words ‘Dehli dur ast’, which translate as 'Delhi is (as yet) far away'. Both the sultan and Mehmood were killed in the collapse of a wooden pavilion just a short distance from Delhi.

    The bund which dammed the stream to form a lake on the southern side of the fortification had to be defended. Otherwise, any attacker could breach the bund and drain the lake thereby depriving the fort of its southern obstacle defence. The bund is actually defended on its northern flank by the Tughlaqabad fortification, and the southern flank by another fortification known today as Adilabad. These two fortifications are joined by a fort wall which defends it from the east. The lake seems to have been deemed to be its western defence. As a part of the necessary defences of the bund/dam, Adilabad had to be built at the same time as the main fortification and would have been built by Ghiyas al Din Tughlaq and not at a later date by his son and successor Mohammad Tughlaq, as is claimed by some on the grounds that Mohammad Tughlaq was known as Adil ('The Just'), and that the fort being known as Adilabad would have been constructed by him. However, there is what appears to be a large audience hall built on a south-to-north orientation within the this fortification, which could have been built by Mohammad Tughlaq as a result of which the fortification itself came to be known as Adilabad. This hall is in the inner keep separated from the outer defences by a bailey. It can be approached from the west by the lake. The western approach leads to a ramp and then a set of very broad steps, which on account of their breadth are known today as elephant steps. Another approach is via the bund which leads to a gate to the inner keep in the east, which has a horned outwork as it is not protected by a water body. There is an entrance to the outer defences from a gate to the south east which opens on dry land and therefore has a horned outwork.

    When the Adilabad fortification is viewed from east, it becomes evident that the ground to the east of the bund is appreciably lower than the ground on its west where the lake once stood. From this the degree of silting of the former lake can be gauged and the depth of water in the lake at its greatest extent. If the Adilabad fortification and the pentangular fortification is added to the main fortification, the size of the fortification and the area covered becomes larger still.


    Interesting Delhi Travel Blog Posts:

    Click to read how to reach from Delhi to Agra by road, air & list of best trains, travel tips for Taj mahal, Top Places to Visit beyond the Taj Mahal: the Best way to travel from Delhi to Agra: Road, Rail or Air.

    Window Shopping, Street Shopping, ethnic shopping or simply people watching, the Vibrant Delhi markets will charm you. Check out when to visit, what to buy & where: 13 Best Markets For Shopping In Delhi: What To Buy & Where?

    Experiencing a traveler’s diarrhea? Learn the causes, symptoms, how to prevent & what to do when infected & how to Make your own ORS at home: Delhi Belly – ‘shit happens’ and here’s how you can avoid it!

    Wondering what to do in Delhi with family? Take a sneak peek at what to expect, things to do and points to remember before visiting India’s first Madame Tussauds Museum housed in the Regal building in Delhi: How MADAME TUSSAUDS MUSEUM isn’t as Bad as You Think!


    Tughlaqabad

    This magnificent 14th-century ruined fort, half reclaimed by jungle and gradually being encroached on by villages, was Delhi's third incarnation, built by Ghiyas-ud-din Tughlaq. The sultan poached workers from the Sufi saint Nizam-ud-din, who issued a curse that shepherds would inhabit the fort. However, it's monkeys rather than shepherds that have taken over. There are fantastic emerald-green views. Interlinking underground rooms, which you can explore, were used as storehouses.

    The sultan’s well-maintained sandstone mausoleum once stood in the middle of a lake, but now is separated from his fallen city by a road. It's included in the entry ticket.

    The ruins of the fort are fairly deserted, so it's best to visit them in a group you could easily spend a couple of hours exploring, so you may not wish to visit them alone. It does get hot out here, so bring plenty of water and snacks – there's nowhere to buy anything.

    To reach the fort, take an autorickshaw from the Govind Puri metro station (₹50). Shared autos (₹10) tend only to take you to the end of Guru Ravi Das Marg, leaving you to walk the final 500m to the entrance.

    List of site sources >>>


    Ver el vídeo: History of Tughlaqabad Fort in Hindi. #memoirs (Enero 2022).