La historia

10 cosas que quizás no sepa sobre Winston Churchill

10 cosas que quizás no sepa sobre Winston Churchill


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

1. La madre de Winston Churchill era estadounidense.

A finales del siglo XIX, era bastante común que los aristócratas británicos se casaran con herederas estadounidenses. Una de esas relaciones emparejó a Lord Randolph Churchill, el tercer hijo del séptimo duque de Marlborough, con Jennie Jerome, la hija nacida en Brooklyn de un rico financista. La pareja tuvo dos hijos juntos: Winston en 1874 y Jack en 1880. Sin embargo, la relación supuestamente se agrió y Jennie estuvo ausente con frecuencia. Permaneció en Inglaterra tras la muerte de Lord Randolph en 1895 y se casaría dos veces más, en ambos casos con hombres dos décadas más jóvenes que ella.

LEER MÁS: Conoce a la mujer detrás de Winston Churchill

2. Churchill casi no llega a la escuela militar.

Como estudiante, Churchill tuvo un desempeño deficiente en prácticamente todas las materias, excepto en historia y composición en inglés. Era particularmente inepto para los idiomas extranjeros. En sus memorias, describió haber realizado una prueba de latín de dos horas de duración que dejó completamente en blanco, aparte de su nombre y el número de la primera pregunta, junto con "una mancha y varias manchas". Su plan de asistir al Royal Military College en Sandhurst sufrió un revés cuando reprobó dos veces los exámenes de ingreso. Con la ayuda de un tutor militar, finalmente calificó por tercera vez, pero solo para la clase de caballería, que tenía estándares más bajos que la infantería.

3. Un atrevido escape del campo de prisioneros le valió fama instantánea.

Después de graduarse de Sandhurst, Churchill se despidió del ejército y viajó a Cuba, donde informó sobre un levantamiento para un periódico londinense. Posteriormente se desempeñó como corresponsal de guerra y oficial militar, una función dual permitida entonces, en India, Sudán y Sudáfrica. Al llegar a Sudáfrica en 1899, su tren blindado fue emboscado por Boers, los descendientes de colonos holandeses que estaban luchando contra los británicos en ese momento. Churchill fue capturado y trasladado a un campo de prisioneros, del que pronto escapó escalando un muro por la noche, incluso cuando dos de sus compañeros de prisión se dieron la vuelta. Sin un plan preciso, Churchill afortunadamente se topó con la casa de un gerente de una mina de carbón británico, quien lo escondió en un pozo de mina durante tres días y luego lo envió en un camión de ferrocarril lleno de lana a Mozambique. Desde allí, Churchill tomó un barco de regreso a Sudáfrica y corrió al frente como un héroe recién descubierto.

4. Organizó un ataque masivo de la Primera Guerra Mundial que fracasó espectacularmente.

La carrera política de Churchill comenzó en 1900 cuando fue elegido para el Parlamento, cargo que ocuparía durante más de 60 años. Consiguió su primer puesto en el gabinete en 1908, y en 1911 había avanzado para convertirse en Primer Lord del Almirantazgo (el equivalente británico del Secretario de Marina de los Estados Unidos). En esta capacidad, preparó un asalto anfibio durante la Primera Guerra Mundial contra el desmoronamiento del Imperio Otomano. Churchill creía que tal acción permitiría a los británicos vincularse con sus aliados rusos, presionar aún más el frente oriental de Alemania y posiblemente incluso inclinar la balanza de todo el conflicto. Pero cuando los acorazados aliados entraron en el estrecho de los Dardanelos, ubicado cerca de la actual Estambul, en marzo de 1915, el fuego otomano hundió a tres de ellos, dañó gravemente a otros tres y envió al resto a la retirada. Las tropas aliadas tampoco lograron ganar terreno durante los meses de combates en la adyacente península de Gallipoli, sufriendo más de 250.000 bajas en el proceso. Aunque Churchill perdió su puesto de almirantazgo como resultado del fracaso, finalmente pudo rehabilitar su reputación.

LEER MÁS: El desastre de la guerra mundial de Winston Churchill

5. Churchill no era fanático de Gandhi.

Durante gran parte de su vida, Churchill se opuso a cualquier forma de autonomía para la India. Se reservó una aversión particular por el líder independentista noviolento Mohandas Gandhi, en un momento llamándolo “un abogado sedicioso del Middle Temple que ahora se hace pasar por un faquir de un tipo bien conocido en Oriente”, e incluso favoreció dejar morir a Gandhi durante una huelga de hambre. La actitud imperialista de Churchill también se manifestó con respecto a otras colonias británicas. Una vez afirmó, por ejemplo, que los zulúes, los afganos y los derviches eran "pueblos salvajes y bárbaros".

6. La mayoría de sus famosos discursos se produjeron con unos meses de diferencia.

Churchill asumió el cargo de primer ministro en mayo de 1940 después de un comienzo desastroso de la Segunda Guerra Mundial en la que la Alemania nazi conquistó gran parte de Europa. Maestro orador, hizo todo lo posible para unir a la nación frente a un ataque casi seguro, dando seis discursos importantes en cuatro meses. Durante el primero de ellos, le dijo al Parlamento que no tenía "nada que ofrecer más que sangre, trabajo, lágrimas y sudor". El 4 de junio, declaró de manera similar: “Defenderemos nuestra isla, cueste lo que cueste. Lucharemos en las playas, lucharemos en los terrenos de aterrizaje, lucharemos en los campos y en las calles, lucharemos en las colinas. Nunca nos rendiremos." Y el 18 de junio, cuando Francia se preparaba para someterse a los nazis, les dijo a sus compatriotas que “nos preparamos para cumplir con nuestros deberes y que se comporten de tal manera que si el Imperio Británico y su Commonwealth duran mil años, los hombres todavía dirán:“ Este fue su mejor momento '”.

7. Churchill fue destituido de su cargo antes del final de la Segunda Guerra Mundial.

En julio de 1945, después de que Alemania se rindiera pero no Japón, Gran Bretaña celebró sus primeras elecciones generales en una década. Para sorpresa de muchos, el Partido Conservador de Churchill perdió en un deslizamiento de tierra, habiendo sido descrito con éxito por el Partido Laborista como anti-trabajador y anti-bienestar. “Tienen perfecto derecho a echarnos”, supuestamente dijo al escuchar la noticia. “Eso es democracia. Eso es por lo que hemos estado luchando ”. Regresó al cargo de primer ministro en 1951, permaneciendo allí hasta que la mala salud lo indujo a renunciar tres años y medio después.

8. Churchill popularizó el término "telón de acero".

A pesar de sus recelos sobre el comunismo, Churchill se alió con gusto con la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial. Posteriormente, sin embargo, comenzó a albergar serios recelos acerca de los objetivos de la Unión Soviética. En un discurso de marzo de 1946, habló de "un telón de acero [que] ha descendido por todo el continente". "Detrás de esa línea", dijo, los países están sujetos "a un control muy alto y, en muchos casos, cada vez mayor de Moscú". A partir de ese momento, los funcionarios occidentales mencionaron continuamente el "telón de acero" cuando hablaban de la URSS.

MIRAR AHORA: Discurso del telón de acero de Winston Churchill

9. Fue un autor galardonado.

Churchill escribió volúmenes de libros a lo largo de su vida, el primero de los cuales detallaba sus experiencias con el ejército en India, Sudán y Sudáfrica. Más tarde escribió una biografía de su padre, una biografía del primer duque de Marlborough, numerosos volúmenes sobre la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial, una historia de los pueblos de habla inglesa y una novela que instó a sus amigos a no leer. En 1953, mientras cumplía su segundo mandato como primer ministro, recibió el Premio Nobel de Literatura por "su dominio de la descripción histórica y biográfica, así como por su brillante oratoria en la defensa de los valores humanos exaltados".

10. Churchill era extremadamente propenso a sufrir accidentes.

Cuando era joven, Churchill una vez sufrió una conmoción cerebral y se rompió un riñón mientras se lanzaba juguetonamente desde un puente. Más tarde, estuvo a punto de ahogarse en un lago suizo, se cayó varias veces de los caballos, se dislocó el hombro al desembarcar de un barco en la India, se estrelló un avión mientras aprendía a volar y fue atropellado por un automóvil cuando miraba en sentido contrario para cruzar Nueva Quinta Avenida de York. Ninguno de estos incidentes lo dejó debilitado. Vivió hasta los 90 años antes de sucumbir finalmente a un derrame cerebral.

Mira episodios completos de Segunda Guerra Mundial: Carrera hacia la victoria.


10 cosas que no sabías sobre Winston Churchill

El primer ministro británico de la Segunda Guerra Mundial, Winston Churchill, es posiblemente uno de los líderes más respetados del siglo XX [lo cual es una hazaña teniendo en cuenta todas las figuras políticas que tuvo este siglo] y, por eso, no faltan historiadores dedicados a contarlo todo. sobre la vida del primer ministro británico de la Segunda Guerra Mundial. Aun así, la OMS ha elaborado una lista de 10 cosas que quizás no sepa sobre el primer ministro británico de la Segunda Guerra Mundial.

Si los conoces, está bien, pero si no los conoces, ¡al menos tienes algo de qué presumir la próxima vez que veas a tus amigos entusiastas de la historia!

1. El primer ministro británico de la Segunda Guerra Mundial y su amor por las calzoncillos de seda

A todos nos importa lo que hay debajo de nuestros pantalones [y faldas para las mujeres] y derrochamos en ropa interior que no está en oferta de vez en cuando. El primer ministro británico de la Segunda Guerra Mundial, Winston Churchill, no fue diferente.

Sin embargo, su amor por la ropa interior cómoda va más que eso & # 8212 él prefería que estuvieran hechas de & # 8220 seda tejida muy fina [se dice que es de color rosa pálido] & # 8221 de las tiendas del ejército y la marina. Durante la Segunda Guerra Mundial, la seda debe haber sido un producto muy restringido, ya que la Sra. Churchill divulgó que su marido & # 8217s underwear & # 8220 costó los ojos fuera de su cabeza & # 8221.

Entonces, podría decirse que el primer ministro británico de la Segunda Guerra Mundial reunió a todo el Reino Unido para ganar la Segunda Guerra Mundial con un cigarro, una copa de whisky y un par de calzoncillos de seda rosa pálido.

2. El primer ministro británico de la Segunda Guerra Mundial, su amor por el whisky y la India

El amor de Churchill por algo con alcohol es un conocimiento común. Incluso se dice que una vez comentó cómo había convertido en una regla en su vida no beber bebidas no alcohólicas entre comidas.

¿Pero sabías que el primer ministro británico de la Segunda Guerra Mundial solía odiar el whisky? Pero un viaje a la India cambió eso.

Fue en el subcontinente donde aprendió a beberlo de la manera correcta y así, desarrolló un & # 8220 adquirido gusto & # 8221 para él. Pronto, se desvió hacia Johnny Walker, que bebió con soda.

3. El primer ministro británico de la Segunda Guerra Mundial y su afición por los gatos [o los animales en ese sentido]

Si bien la mayoría de los aficionados a la historia ven al Primer Ministro británico de la Segunda Guerra Mundial como similar al bulldog británico por razones muy obvias, a Churchill en la vida real le gustaban mucho los gatos.

De hecho, había un gato que realmente amaba & # 8212 su amigo felino de color mermelada con babero blanco y calcetines, Jock. El gato lleva el nombre de su secretario privado, Sir John & # 8220Jock & # 8221 Colville y había dejado un legado que incluso después de la muerte del primer ministro británico de la Segunda Guerra Mundial, se puso por escrito que un gato de mermelada llamado Jock debería ser Chartwell & # 8217s [ ahora administrado por el felino residente del National Trust].

Y eso se ha llevado a cabo hasta el día de hoy.

4. El primer ministro británico de la Segunda Guerra Mundial & # 8220Flashing & # 8221 el presidente estadounidense de la Segunda Guerra Mundial

A Winston Churchill le importaba un comino lo que los demás pensaran de él. Una vez, mostró al presidente estadounidense de la Segunda Guerra Mundial, Franklin D. Roosevelt. Se quitó una toalla de baño mientras declaraba que "no tenía nada que ocultar".

5. El primer ministro británico de la Segunda Guerra Mundial y su afición por los gatos [o los animales en ese sentido] Parte II

El primer ministro británico de la Segunda Guerra Mundial no solo fue conocido por su voluntad inquebrantable durante la guerra. También se sabía que aceptaba varios animales como mascotas. Si eso no te convence de que Churchill era un amante de los animales, entonces esta anécdota lo hará.

Una vez, el primer ministro británico de la Segunda Guerra Mundial le pidió a su esposa, Clementine, que cortara el ganso que estaban cenando.

& # 8220T & # 8217 tendrás que tallarlo, Clemmie. Él era mi amigo, & # 8221 él dijo.

6. Sobornar al primer ministro británico de la Segunda Guerra Mundial para que deje de fumar

¿Imagina a Winston Churchill sin su cigarro característico? Bueno, eso sería difícil ya que Churchill y los puros parecen ir de la mano.

Pero hubo una vez que la madre del líder político británico intentó sobornarlo para que dejara de fumar y ella lo logró. . . bueno, casi.

Cuando el futuro primer ministro británico de la Segunda Guerra Mundial tenía solo 15 años, su madre lo convenció de que pospusiera su cigarro durante seis meses a cambio de un pony y una pistola. ¡Churchill hizo precisamente eso!

Consiguió su pony y su pistola y volvió a fumar después de seis meses.

7. ¿Sopa clara o cremosa?

El primer ministro británico de la Segunda Guerra Mundial prefirió la sopa clara como entrante de comida en comparación con la sopa de crema. Detestaba este último. Y hablando de comidas, a Churchill también le encantaba ir de picnic.

8. El primer ministro británico de la Segunda Guerra Mundial y su amor por los musicales

Sí, al poderoso Winston Churchill le encantaban los musicales. Bueno, ese hecho está realmente implícito en lo que los historiadores encontraron en su gabinete de discos & # 8212 Gilbert y Sullivan [una asociación teatral en la época victoriana], así como Marie Lloyd y Harry Lauder, veteranos del Music Hall.

9. Winston Churchill & # 8217s Amor por las películas

Aparte de su implícito amor por los musicales, al primer ministro británico de la Segunda Guerra Mundial también le gustaban las películas. Se sabía que los veía con su familia, personal e incluso invitados regularmente en su casa. Además, como su amor por todo lo bueno [incluida la ropa interior], tenía un gusto excepcional en la elección de su película.

Por un lado, su película favorita fue Esa mujer de Hamilton protagonizada por Vivien Leigh y Sir Lawrence Olivier.

10. El primer ministro británico de la Segunda Guerra Mundial y su valor por el tiempo

Winston Churchill cree que el tiempo es un bien preciado que nunca usó zapatos con cordones. Su razón era que & # 8220 le gustaba entrar y salir de las cosas & # 8221.


Diez cosas sobre Churchill que quizás no sepa

Winston Churchill fue uno de los más grandes líderes del siglo XX. Fue una figura colorida y controvertida. En ocasiones durante su vida fue político, periodista, escritor y militar. Churchill fue un verdadero hombre del Renacimiento y llevó una vida de aventuras y drama, incluso antes de convertirse en un destacado político. Hoy en día, es una de las figuras más veneradas y queridas de la historia británica y es admirado en todo el mundo. Es un símbolo de libertad y la voluntad de luchar por lo que es correcto. Churchill es visto con razón como el campeón de la democracia

Su antepasado fue el famoso duque de Marlborough, uno de los más grandes diplomáticos y generales de Inglaterra y Rusia. Churchill estaba muy inspirado por su gran antepasado y reverenciaba su memoria.

Su padre fue uno de los principales políticos de su época. En un momento pareció que se convertiría en primer ministro. La madre de Winston & rsquos era estadounidense y era una belleza reconocida. El hecho de que su madre fuera estadounidense significaba que él también estaba muy interesado en todo lo estadounidense y tenía un cariño particular por el país.

Churchill visitando una catedral bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial

Estuvo involucrado en la recopilación de inteligencia durante la Guerra de los Bóers. Churchill tuvo mucha suerte de escapar con vida durante esta guerra y mostró una valentía conspicua durante este conflicto.

Durante la Primera Guerra Mundial, Churchill estuvo a cargo de la Armada Británica. Fue uno de los principales instigadores de la campaña de Gallipoli. La invasión fue un fracaso costoso y resultó en la pérdida de muchas vidas. Churchill se vio obligado a renunciar a su cargo y en ese momento parecía que su carrera política estaba terminada.

Churchill después de que renunció al Gabinete de Guerra Británico, se ofreció como oficial y sirvió con distinción en la Línea del Frente en Francia.

Winston a menudo tenía poco dinero y tenía que depender de su periodismo y sus escritos. Fue un escritor muy popular e hizo una gran fortuna con sus escritos. Sin embargo, ¡también fue un gran derrochador!

Churchill fue uno de los primeros en ver los peligros del nazismo y el fascismo en la década de 1930 y creía que estas ideologías amenazaban la paz mundial y especialmente en Gran Bretaña. En discursos en la Cámara de los Comunes y en su periodismo, denunció a Hitler y condenó a todos aquellos políticos británicos que querían apaciguar a Hitler para evitar otra guerra.

Winston Churchill tenía un apetito enorme y con regularidad consumía grandes cantidades de alimentos y tenía un gusto particular por el chocolate.

Winston Churchill es reconocido como un maestro del idioma inglés y recibió el Premio Nobel de Literatura por sus escritos históricos, especialmente su historia de los pueblos de habla inglesa.

Churchill amaba el sur de Francia y solía pasar sus vacaciones allí. En años posteriores pasaría mucho tiempo allí.


10 cosas que quizás no sepa sobre Winston Churchill - HISTORIA

2. Aunque era conocido por su notable habilidad para hacer discursos conmovedores, en realidad sufría de un impedimento en el habla que hizo un gran esfuerzo por ocultar.

3. En su casa de Kent, Inglaterra, almacenaba entre 3.000 y 4.000 puros cubanos a la vez.

4. Churchill adquirió su gusto por los puros durante su visita a Cuba en 1895. Viajó allí porque el levantamiento cubano contra el imperio español era, para él, la única guerra interesante que se libraba en ese momento.

5. Mientras luchaba en la guerra anglo-bóer en 1899, fue capturado por los bóers y arrojado a un campo de prisioneros de guerra. Una noche, pudo escapar dramáticamente saltando los muros de la prisión. Una vez fuera, robó comida y viajó en coche hasta que finalmente llegó a un lugar seguro en Mozambique.

6. En 1904, durante su primer mandato en el Parlamento británico, Churchill ayudó a redactar una ley que ordenaba la esterilización de aquellos a los que en ese momento se referían como "débiles mentales". Actuaba de acuerdo con lo que le había dicho años antes a su primo: "La mejora de la raza británica es mi objetivo en la vida".

7. Sufría de intensos episodios de depresión a los que llamó sus períodos de “Perro Negro”. Ahora se cree que tenía trastorno bipolar.

8. Al justificar su apoyo a la Unión Soviética, Churchill dijo la famosa frase: "Si Hitler invadiera el infierno, haría al menos una referencia favorable al diablo en la Cámara de los Comunes". Expresaba su creencia de que el enemigo de tu enemigo es tu amigo.

9. En 1953, Churchill recibió el Premio Nobel de Literatura y fue nombrado caballero por la reina Isabel II para convertirse en Sir Winston Leonard Spencer-Churchill. Durante el mismo año, sufrió un derrame cerebral. Se hicieron y llamaron planes para el funeral Operación Hope Not.

10. Tras la muerte de Churchill en 1965, su funeral vio la mayor reunión de miembros del público y estadistas desde 1852, cuando el duque de Wellington fue enterrado.


Nunca te rindas: diez cosas que quizás no sepas sobre Sir Winston Churchill

Quizás una de las figuras más respetadas de la historia británica, Sir Winston Churchill nació en una familia noble y pasó mucho tiempo en el servicio militar y la política. A pesar de caer en desgracia después de la desastrosa Campaña de Gallipoli durante la Primera Guerra Mundial, Churchill regresó como Ministro de Hacienda, el mismo puesto que su padre había ocupado en el gobierno. Antes de la Segunda Guerra Mundial, era uno de la minoría de miembros del gobierno que se oponían al apaciguamiento de Adolf Hitler y, como resultado, rápidamente ascendió al puesto de líder del partido y primer ministro tras la renuncia de Neville Chamberlain. Luego dirigió a Gran Bretaña a través de la guerra, y después de un breve tiempo fuera del poder nuevamente, regresó para dirigir a Gran Bretaña a través de los inicios de la Guerra Fría con la Rusia soviética. Entonces, ¿qué es lo que no sabe acerca de Sir Winston Churchill?

Solo quedan 48 horas para comprar nuestra camiseta exclusiva de Churchill: Never Surrender. Disponible en el impresionante Royal Blue en hombres y n. ° 8217, mujeres y n. ° 8217, con cuello en v, manga larga, sudadera con capucha y sudadera a partir de $ 16,99 y envío a todo el mundo. $ 1 de la venta de cada camiseta se donará al Churchill Center, que mantiene su legado.

Mitad americano

Quizás parte de la razón por la que se llevaba tan bien con el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt era que el "Bulldog británico" era mitad estadounidense. La madre de Churchill, Jeanette Jerome, nació en Brooklyn y se casó con Lord Randolph Churchill en 1874. Según la leyenda, es responsable de la invención del cóctel Manhattan. Churchill también fue nombrado “Ciudadano honorario de los Estados Unidos” en 1963 y fue la primera persona en recibir ese honor.

Tiene un premio Nobel de literatura

Churchill ganó el Premio Nobel de Literatura en 1953 "por su dominio de la descripción histórica y biográfica, así como por su brillante oratoria en la defensa de los valores humanos exaltados". Sus obras incluyeron una novela, dos biografías, tres memorias y varios relatos históricos, muchos de los cuales todavía están impresos en la actualidad.

Lenguaje colorido

Hay muchas citas atribuidas a Churchill, algunas verdaderas, otras no. Un ejemplo de una cita verdadera fue que, después de que Estados Unidos aprobó una enmienda a la Constitución de los Estados Unidos que prohíbe la venta de alcohol, Churchill declaró que la Prohibición era "una afrenta a toda la historia de la humanidad". Otra cita que se le atribuyó se refería al rival del Partido Laborista, Clement Atlee, y decía: "Un taxi vacío se detuvo en el Parlamento y Clement Atlee se bajó". Churchill negó con vehemencia haber hecho esta cita ya que tenía un gran respeto por Atlee ya que Atlee sirvió bajo Churchill como parte del gobierno de coalición durante la Segunda Guerra Mundial. Una de las citas más famosas que se le atribuyen dice que Lady Astor o Bessie Braddock se le acercaron en una fiesta para burlarse de su borrachera y Churchill supuestamente respondió: "Señora, por la mañana estaré sobrio, pero usted seguirá siendo fea".

El gran Escape

En un momento de su carrera militar, Churchill fue prisionero de guerra durante la Guerra de los Bóers. Como joven corresponsal de guerra en 1899, Churchill logró escapar de la prisión e incurrió en una recompensa de £ 25. Sin un plan de escape real, logró encontrar al dueño de una mina británica que lo escondió durante tres días y luego regresó a casa como un héroe.

Charlie el loro

En 2004, Peter Oram afirmó que su guacamayo mascota tenía 105 años y que una vez fue propiedad de Churchill. Afirmó que tal vez el pájaro para maldecir a los nazis (y a Hitler en particular) fue un hábito adquirido por el Primer Ministro. Los administradores de la casa de Churchill, Chartwell, han rechazado las afirmaciones del Sr. Oram, aunque no está claro si eso se debe a que Churchill nunca fue dueño de Charlie o si los administradores preferirían no reconocer a un loro que maldice.

Cortina de Hierro

Churchill en realidad inventó el término "Telón de Acero" para describir el surgimiento del comunismo en varios países de Europa del Este después de la Segunda Guerra Mundial. En un discurso en Westminster College en marzo de 1946, afirmó que "ha descendido un telón de acero en todo el continente". La frase se tomó como una referencia a las naciones soviéticas y se piensa que es uno de los puntos iniciales de la Guerra Fría.

Se le envió la primera abreviatura por SMS

Más específicamente, está asociado con la creación de OMG, que significa "¡Oh, Dios mío!" El almirante John Arbuthnot "Jacky" Fisher envió a Churchill una carta en la que Fisher decía que había oído hablar de una nueva orden de caballería conocida como "O.M.G. (¡Oh! ¡Dios mío!) ”Y sugirió que se lo diera al Almirantazgo.

Guerra de palabras

Con Lady Astor, de todos modos. Además del presunto comentario de embriaguez, Lady Astor supuestamente le dijo una vez a Churchill que, si él fuera su marido, envenenaría su té. La respuesta de Churchill fue "Señora, si yo fuera su marido, lo bebería". Cuando Lady Astor se unió al Parlamento después de ocupar el escaño de su esposo (ya que había sido ascendido a la Cámara de los Lores), convirtiéndose en la primera mujer en sentarse en el cuerpo legislativo, Churchill declaró que tener una mujer en el Parlamento era similar a tener una " entrometerse ”en usted en el baño. Lady Astor respondió: "No eres lo suficientemente guapo para tener tales miedos".

Relación especial

A Churchill y Franklin Roosevelt se les atribuye la responsabilidad de la "relación muy especial" entre el Reino Unido y los Estados Unidos formada en respuesta a la amenaza de la Alemania nazi. Hablando de entrar en uno en el baño, en un momento en que Churchill se estaba quedando en la Casa Blanca, Roosevelt entró en su habitación con entusiasmo para discutir algo mientras Churchill salía del baño. Aunque Roosevelt estaba obviamente avergonzado, Churchill supuestamente respondió: "Verá, señor presidente, no tengo nada que ocultarle".

Seis monarcas

Durante su tiempo en el Parlamento, Churchill tuvo la distinción de servir bajo seis miembros de la realeza diferentes. Su carrera comenzó en 1900 cuando la reina Victoria todavía reinaba y duró cincuenta y cinco años, lo que significa que sirvió no solo a ella, sino también a: Eduardo VII, Jorge V, Eduardo VIII, Jorge VI e Isabel II.

Solo quedan 48 horas para comprar nuestra camiseta exclusiva de Churchill: Never Surrender. Disponible en hombres y n. ° 8217, mujeres y n. ° 8217, con cuello en v, manga larga, sudadera con capucha y sudadera a partir de $ 16,99 y envío a todo el mundo. $ 1 de la venta de cada camiseta será donado al Churchill Center, que mantiene su legado.


Winston Churchill: 10 cosas que probablemente no sabías sobre el líder británico en tiempos de guerra

Ver galería

Sir Winston Churchill es más famoso por sus discursos inspiradores y su liderazgo legendario mientras Gran Bretaña luchaba por sobrevivir contra el poderío militar de la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Con su característico bombín, pajarita y cigarro, Churchill llegó a simbolizar el espíritu y aposbulldog y apos del pueblo británico, durante la Batalla de Gran Bretaña en 1940 hasta la victoria final en 1945.

Pero son sus peculiaridades menos conocidas, desde su amor por la ropa interior de seda rosa hasta su afición por la albañilería, las que demuestran que el hombre votado como el & aposGreatest Briton & apos de todos los tiempos era tan enigmático como brillante.

Mientras Gran Bretaña conmemora el 50 aniversario de su muerte, hemos compilado una lista de las diez cosas principales que quizás no sepa sobre Sir Winston Churchill:

1. Propenso a sufrir accidentes

Cuando era joven, Churchill sufría continuamente accidentes extraños.

Estos iban desde sufrir una conmoción cerebral y romperse un riñón después de lanzarse juguetonamente desde un puente hasta estrellarse un avión mientras aprendía a volar.

También estuvo a punto de ahogarse en un lago suizo y fue atropellado por un automóvil durante una visita a Nueva York.


10 cosas que quizás no sepa sobre Winston Churchill

Teniente Coronel Charlie Brown

1. La madre de Winston Churchill era estadounidense.
A finales del siglo XIX, era bastante común que los aristócratas británicos se casaran con herederas estadounidenses. Una de esas relaciones emparejó a Lord Randolph Churchill, el tercer hijo del séptimo duque de Marlborough, con Jennie Jerome, la hija nacida en Brooklyn de un rico financista. La pareja tuvo dos hijos juntos: Winston en 1874 y Jack en 1880. Sin embargo, la relación supuestamente se agrió y Jennie estuvo ausente con frecuencia. Permaneció en Inglaterra tras la muerte de Lord Randolph en 1895 y se casaría dos veces más, en ambos casos con hombres dos décadas más jóvenes que ella.

LEER MÁS: Conoce a la mujer detrás de Winston Churchill

2. Churchill casi no llega a la escuela militar.
Como estudiante, Churchill tuvo un desempeño deficiente en prácticamente todas las materias, excepto en historia y composición en inglés. Era particularmente inepto para los idiomas extranjeros. En sus memorias, describió haber realizado una prueba de latín de dos horas de duración que dejó completamente en blanco, aparte de su nombre y el número de la primera pregunta, junto con "una mancha y varias manchas". Su plan de asistir al Royal Military College en Sandhurst sufrió un revés cuando reprobó dos veces los exámenes de ingreso. Con la ayuda de un tutor militar, finalmente calificó por tercera vez, pero solo para la clase de caballería, que tenía estándares más bajos que la infantería.

3. Un atrevido escape del campo de prisioneros le valió fama instantánea.
Después de graduarse de Sandhurst, Churchill se despidió del ejército y viajó a Cuba, donde informó sobre un levantamiento para un periódico londinense. Posteriormente se desempeñó como corresponsal de guerra y oficial militar, una función dual permitida entonces, en India, Sudán y Sudáfrica. Al llegar a Sudáfrica en 1899, su tren blindado fue emboscado por Boers, los descendientes de colonos holandeses que estaban luchando contra los británicos en ese momento. Churchill fue capturado y llevado a un campo de prisioneros, del que pronto escapó escalando una pared por la noche, incluso cuando dos de sus compañeros de prisión se dieron la vuelta. Sin un plan preciso, Churchill afortunadamente se topó con la casa de un gerente de una mina de carbón británico, quien lo escondió en un pozo de mina durante tres días y luego lo envió en un camión de ferrocarril lleno de lana a Mozambique. Desde allí, Churchill tomó un barco de regreso a Sudáfrica y corrió hacia el frente como un héroe recién descubierto.

4. Organizó un ataque masivo de la Primera Guerra Mundial que fracasó espectacularmente.
La carrera política de Churchill comenzó en 1900 cuando fue elegido para el Parlamento, cargo que ocuparía durante más de 60 años. Consiguió su primer puesto en el gabinete en 1908, y en 1911 había avanzado para convertirse en Primer Lord del Almirantazgo (el equivalente británico del Secretario de Marina de los Estados Unidos). En esta capacidad, preparó un asalto anfibio durante la Primera Guerra Mundial contra el desmoronamiento del Imperio Otomano. Churchill creía que tal acción permitiría a los británicos vincularse con sus aliados rusos, presionar aún más el frente oriental de Alemania y posiblemente incluso inclinar la balanza de todo el conflicto. Pero cuando los acorazados aliados entraron en el estrecho de los Dardanelos, ubicado cerca de la actual Estambul, en marzo de 1915, el fuego otomano hundió a tres de ellos, dañó gravemente a otros tres y envió al resto a la retirada. Las tropas aliadas tampoco lograron ganar terreno durante los meses de combates en la adyacente península de Gallipoli, sufriendo más de 250.000 bajas en el proceso. Aunque Churchill perdió su puesto de almirantazgo como resultado del fracaso, finalmente pudo rehabilitar su reputación.

LEER MÁS: Winston Churchill y el desastre de la guerra mundial # x27s

5. Churchill no era fanático de Gandhi.
Durante gran parte de su vida, Churchill se opuso a cualquier forma de autonomía para la India. Se reservó una aversión particular por el líder independentista noviolento Mohandas Gandhi, en un momento llamándolo “un abogado sedicioso del Middle Temple que ahora se hace pasar por un faquir de un tipo bien conocido en Oriente”, e incluso favoreció dejar morir a Gandhi durante una huelga de hambre. La actitud imperialista de Churchill también se manifestó con respecto a otras colonias británicas. Una vez afirmó, por ejemplo, que los zulúes, los afganos y los derviches eran "pueblos salvajes y bárbaros".

6. La mayoría de sus famosos discursos se produjeron con unos meses de diferencia.
Churchill asumió el cargo de primer ministro en mayo de 1940 después de un comienzo desastroso de la Segunda Guerra Mundial en la que la Alemania nazi conquistó gran parte de Europa. Maestro orador, hizo todo lo posible para unir a la nación frente a un ataque casi seguro, dando seis discursos importantes en cuatro meses. Durante el primero de ellos, le dijo al Parlamento que no tenía "nada que ofrecer más que sangre, trabajo, lágrimas y sudor". El 4 de junio, declaró de manera similar: “Defenderemos nuestra isla, cueste lo que cueste. Lucharemos en las playas, lucharemos en los terrenos de aterrizaje, lucharemos en los campos y en las calles, lucharemos en las colinas. Nunca nos rendiremos." Y el 18 de junio, cuando Francia se preparaba para someterse a los nazis, les dijo a sus compatriotas que “nos preparamos para cumplir con nuestros deberes y que se comporten de tal manera que si el Imperio Británico y su Commonwealth duran mil años, los hombres todavía dirán:“ Este fue su mejor momento '”.

7. Churchill fue destituido de su cargo antes del final de la Segunda Guerra Mundial.
En julio de 1945, después de que Alemania se rindiera pero no Japón, Gran Bretaña celebró sus primeras elecciones generales en una década. Para sorpresa de muchos, el Partido Conservador de Churchill perdió en un deslizamiento de tierra, habiendo sido descrito con éxito por el Partido Laborista como anti-trabajador y anti-bienestar. “Tienen perfecto derecho a echarnos”, supuestamente dijo al escuchar la noticia. “Eso es democracia. That is what we have been fighting for.” He returned to the premiership in 1951, remaining there until ill health induced him to resign three-and-a-half years later.

8. Churchill popularized the term “iron curtain.”
Despite his misgivings about communism, Churchill gladly allied himself with the Soviet Union during World War II. Afterwards, however, he began to harbor serious misgivings about the Soviet Union’s aims. In a March 1946 speech, he spoke of “an iron curtain [that] has descended across the continent.” “Behind that line,” he said, countries are subject “to a very high and, in many cases, increasing measure of control from Moscow.” From that point forward, Western officials continuously mentioned the “iron curtain” when talking about the USSR.

WATCH NOW: Winston Churchill's Iron Curtain Speech

9. He was an award-winning author.
Churchill wrote volumes of books over the course of his life, the first of which detailed his army experiences in India, Sudan and South Africa. He later penned a biography of his father, a biography of the first Duke of Marlborough, numerous volumes on World War I and World War II, a history of English-speaking peoples and one novel that he urged his friends not to read. In 1953, while serving his second term as prime minister, he received the Nobel Prize in Literature for “his mastery of historical and biographical description as well as for brilliant oratory in defending exalted human values.”

10. Churchill was extremely accident-prone.
As a youth, Churchill once suffered a concussion and ruptured a kidney while playfully throwing himself off a bridge. Later on, he nearly drowned in a Swiss lake, fell several times from horses, dislocated his shoulder while disembarking from a ship in India, crashed a plane while learning to fly and was hit by a car when he looked the wrong way to cross New York’s Fifth Avenue. None of these incidents left him debilitated. He lived until age 90 before finally succumbing to a stroke.


How effective was Churchill as a war time leader?

On the same day, Winston Churchill became prime minister on 10 May 1940, German forces poured into Belgium, Luxembourg, the Netherlands and France. By 21 May, encircled British and French troops had fallen back to the beaches near the port of Dunkirk. All seemed lost as the bulk of the British Army lay at the mercy of the German Army. However, Hitler ordered his troops not to attack and a fleet of boats and ships was able to ferry 338,000 soldiers back to Britain and safety. Victory of a sort was snatched from the jaws of defeat. It was an event that would help cement Winston Churchill’s reputation as an extremely effective war leader. Indeed, the first few months of his premiership allowed the prime minister to display many of the qualities that singled him out as one of the greatest war leaders of all time.

The seven longest-serving British Prime Ministers

Luck was very much on Churchill’s side when it came to Dunkirk. Indeed, catching a lucky break played a significant part throughout Churchill’s years as leader. He had the good luck to have at his disposal the brave pilots of the RAF, and he would need them when the Battle of Britain began. Luck was very much on his side when Hitler gave up on the idea of invading England and turned his attention to the Soviet Union instead. The Japanese attack on Pearl Harbor may have been terrible news for the Americans, but it was a stroke of luck for a prime minister who had been trying to turn the United States away from isolationism ever since he took up office. And, of course, Churchill also had the very good fortune of leading an island nation. Islands are devilishly hard places to invade and much easier to defend.

But luck can only get you so far in war and it was Dunkirk that allowed Churchill to bring another of his great qualities into play, one that singled him out as such an effective war leader – the power of his oratory. As the little ships whisked British and French troops away from danger, Churchill arrived in the Commons to deliver a speech that would become one of the most famous pieces of oratory of all time.

Read more about: Colonialism

If it wasn't for WW2, how would we remember Churchill's legacy?

'We shall go on to the end, we shall fight in France, we shall fight on the seas and oceans, we shall fight with growing confidence and growing strength in the air, we shall defend our Island, whatever the cost may be, we shall fight on the beaches, we shall fight on the landing grounds, we shall fight in the fields and in the streets, we shall fight in the hills we shall never surrender.'

The speech was just the sort of inspiring, sabre-rattling stuff that put a spring in the nation’s step – especially a nation that liked to see itself as being at its best when it was up against it. The speech also helped turn Dunkirk from a disaster into a triumph in the public’s imagination. Inspiring the nation through the extraordinary power of his words would be something Churchill could rely on throughout his war leadership.

French resistance to the Nazis would last a further twenty-one more days after Churchill made his rousing speech in the House of Commons on 4 June 1940. Great Britain would soon find itself alone in Europe with no hope its vast overseas empire would ride to the rescue anytime soon.

Read more about: WW2

How the Battle of Britain was won

With the bulk of the British Army’s armaments lying abandoned on the beaches of Normandy, only the RAF and the Home Fleet stood in the way of a full-scale invasion. The country truly had its back to the wall. To stand any hope of success, Britain would need a combination of strong leadership and incredible bravery to see it through the challenge ahead. Luckily, the country would prove to have both in spades.

'The whole fury and might of the enemy must very soon be turned on us.' Churchill told the Commons on the 18th of June. 'Hitler knows that he will have to break us in this island or lose the war. If we can stand up to him, all Europe may be free and the life of the world may move forward into broad, sunlit uplands. But if we fail, then the whole world, including the United States, including all that we have known and cared for, will sink into the abyss of a new Dark Age made more sinister, and perhaps more protracted, by the lights of perverted science. Let us therefore brace ourselves to our duties, and so bear ourselves that, if the British Empire and its Commonwealth last for a thousand years, men will still say, “This was their finest hour”.'

Read more about: British History

10 things you didn't know about Winston Churchill

Above the skies of southern England during that long hot summer of 1940, fighter aircraft of the Royal Air Force fought off wave after wave of Luftwaffe attacks. At stake were air supremacy and the fate of the nation. Against tremendous odds, Britain emerged victoriously and Operation Sealion – the plan to invade Britain – was put on permanent hiatus. On summing up the Battle of Britain, Churchill yet again rose to the occasion.
'The gratitude of every home in our Island, in our Empire, and indeed throughout the world, except in the abodes of the guilty, goes out to the British airmen who, undaunted by odds, unwearied in their constant challenge and mortal danger, are turning the tide of the world war by their prowess and by their devotion. Never in the field of human conflict was so much owed by so many to so few.'

Churchill had been in office just five months when he delivered that speech, and in that short period, he had already displayed many of the characteristics that would single him out as a great war leader – courage, defiance, determination, luck and an ability to inspire others. To that tally would be added a workaholic’s energy, an optimist’s unshakable belief in victory, a diplomat’s ability to butter up his allies, a populist’s persuasive skills and an old warhorse’s empathy for what civilians and soldiers were going through. Though it has to be noted that that empathy was in pretty short supply when it came to the unfortunate subjects of Bengal in 1943.

Read more about: Colonialism

Churchill and Gandhi's epic rivalry

Through bad times and good, Churchill steered his nation towards victory armed with a set of traits that made him uniquely suited to the job. Of course, he also had his flaws. He could also be difficult, infuriating, impulsive and even reckless, but the worst aspects of his character were, for the most part, reined in by his War Cabinet, by his military and civilian advisors and by his ferociously loyal wife Clementine. She was always on hand to knock her egotistical husband down a peg or two when the need arose – something that could not be said for Churchill’s opposite number in Berlin. They say that behind every great man is a great woman, and this was most certainly the case when it came to Clementine Churchill.

The U-Boat commander who almost killed Churchill

By the end of the war, Britain had been reduced to a junior partner to the United States. The country would never again be a big hitter on the world stage in the same way it had been in its imperial heyday. His country may have been diminished, but Churchill would emerge from the war a colossus. Through a combination of courage, luck, tenacity, determination, defiance, empathy, energy and an ability to inspire others, he had gained a global reputation as one of the greatest war leaders of all time. He had, to borrow an American phrase, 'the right stuff', and he had all the characteristics to be a great war leader at the exact moment his nation needed him the most. Whatever his faults – and there were many – there is simply no denying that without Winston Churchill the world would now be a very different place.


Facts You May Not Know About Winston Churchill

Winston Churchill is one of those historical figures who had a long list of accomplishments over decades yet is mostly known for just one specific time period, and Winston's time will forever be World War II.

But prior to the World Wars Churchill was already on the road to becoming a larger-than-life figure, having escaped from a Boer prison camp in South Africa in 1899:

After graduating from Sandhurst, Churchill took leave from the army and traveled to Cuba, where he reported on an uprising for a London newspaper. He subsequently served as a war correspondent and military officer, a dual role then permitted, in India, Sudan and South Africa. Upon arriving in South Africa in 1899, his armored train was ambushed by Boers, the descendants of Dutch settlers who were fighting the British at the time. Churchill was captured and marched to a prison camp, which he soon escaped from by scaling a wall at night, even as two of his fellow prisoners turned back. With no precise plan, Churchill luckily stumbled upon the house of a British coal mine manager, who hid him in a mineshaft for three days and then sent him on a wool-filled rail truck into Mozambique. From there, Churchill caught a ship back to South Africa and rushed to the front a newfound hero.

However, Winston's star almost fell instead of rising when he organized an amphibious assault during World War I that failed spectacularly:


Copy the link below

To share this on Facebook click on the link below.

In his 90 years as a soldier, journalist, prolific author, politician and statesman during the first half of the 20th century, Winston Churchill had many opportunities to influence world events, and while opinions on his various successes and failures can be steeply divided, his was a hard-won wisdom, which he expressed with great pith and wit.

Being a natural statesman, and a great writer to boot, he was very good at putting that wisdom to use, and there are so many quotable examples from his various speeches and public comments that it’s easy to compile a list of his most inspirational thoughts, the ones that would apply to a multitude of situations, to be issued on Winston Churchill Day (which is April 9).

In fact, the tricky bit is choosing which ones to leave out. Although this first one is almost too apt:

• “It is a good thing for an uneducated man to read books of quotations.”

• “There are a terrible lot of lies going about the world, and the worst of it is that half of them are true.”

• “To build may have to be the slow and laborious task of years. To destroy can be the thoughtless act of a single day.”

• “To improve is to change, so to be perfect is to change often.”

• “The farther backward you can look, the farther forward you are likely to see.”

• “The price of greatness is responsibility.”

• “Men occasionally stumble over the truth, but most of them pick themselves up and hurry off as if nothing ever happened.”

• “Never hold discussions with the monkey when the organ grinder is in the room.”

• “One ought never to turn one’s back on a threatened danger and try to run away from it. Si lo hace, duplicará el peligro. But if you meet it promptly and without flinching, you will reduce the danger by half.”

• “Personally I’m always ready to learn, although I do not always like being taught.”

• “Success is the ability to go from one failure to another with no loss of enthusiasm.”

• “Broadly speaking short words are best and the old words when short, are best of all.”

• “Courage is rightly esteemed the first of human qualities because it has been said, it is the quality which guarantees all others.”

• “Every day you may make progress. Cada paso puede ser fructífero. Sin embargo, se abrirá ante ti un camino que se alarga, asciende y mejora cada vez más. Sabes que nunca llegarás al final del viaje. But this, so far from discouraging, only adds to the joy and glory of the climb.”

• “History will be kind to me for I intend to write it.”

• “Attitude is a little thing that makes a BIG difference.”

• “Success is not final, failure is not fatal, it is the courage to continue that counts.”

• “If you’re going through hell, keep going.”

• “Everyone has his day, and some days last longer than others.”

• “You have enemies? Bueno. It means you’ve stood up for something, sometime in your life.”

• “Politics is the ability to foretell what is going to happen tomorrow, next week, next month and next year. And to have the ability afterwards to explain why it didn’t happen.”

• “Writing a book is an adventure. Para empezar, es un juguete y luego una diversión. Then it becomes a mistress, and then it becomes a master, and then it becomes a tyrant and, in the last stage, just as you are about to be reconciled to your servitude, you kill the monster and fling him to the public.”

• “Those who can win a war well can rarely make a good peace, and those who could make a good peace would never have won the war.”

• “If you will not fight for right when you can easily win without blood shed if you will not fight when your victory is sure and not too costly you may come to the moment when you will have to fight with all the odds against you and only a precarious chance of survival. Puede haber incluso un caso peor. You may have to fight when there is no hope of victory, because it is better to perish than to live as slaves.”

• “Never, never, never believe any war will be smooth and easy, or that anyone who embarks on the strange voyage can measure the tides and hurricanes he will encounter. The statesman who yields to war fever must realize that once the signal is given, he is no longer the master of policy but the slave of unforeseeable and uncontrollable events.”

• “We shape our dwellings, and afterwards our dwellings shape us.”

• “We shall not fail or falter. No nos debilitaremos ni nos cansaremos. Ni el impacto repentino de la batalla ni las prolongadas pruebas de vigilancia y esfuerzo nos desgastarán. Give us the tools and we will finish the job.”

• “What is adequacy? Adequacy is no standard at all.”

• “There is always much to be said for not attempting more than you can do and for making a certainty of what you try. But this principle, like others in life and war, has it exceptions.”

• “There is only one duty, only one safe course, and that is to try to be right and not to fear to do or say what you believe to be right.”

Sir Winston Churchill in 1929 (Pic: Fox Photos/Getty Images)

• “In the course of my life I have often had to eat my words, and I must confess that I have always found it a wholesome diet.”

• “Every man should ask himself each day whether he is not too readily accepting negative solutions.”

• “It is wonderful what great strides can be made when there is a resolute purpose behind them.”

• “The first duty of the university is to teach wisdom, not a trade character, not technicalities. We want a lot of engineers in the modern world, but we do not want a world of engineers.”

• “In finance, everything that is agreeable is unsound and everything that is sound is disagreeable.”

• “All I can say is that I have taken more out of alcohol than alcohol has taken out of me.”

• “This is the lesson: never give in, never give in, never, never, never, never — in nothing, great or small, large or petty — never give in except to convictions of honour and good sense. Never yield to force never yield to the apparently overwhelming might of the enemy.”

• “The greatest lesson in life is to know that even fools are right sometimes.”

• “All the greatest things are simple, and many can be expressed in a single word: freedom justice honour duty mercy hope.”

• “The whole history of the world is summed up in the fact that when nations are strong they are not always just, and when they wish to be just, they are often no longer strong.”

• “I like pigs. Los perros nos admiran. Los gatos nos miran con desprecio. Pigs treat us as equals.”

• “If we open a quarrel between the past and the present we shall find that we have lost the future.”

• “It is a mistake to try to look too far ahead. The chain of destiny can only be grasped one link at a time.”

• “It’s not enough that we do our best sometimes we have to do what’s required.”

• “The problems of victory are more agreeable than those of defeat, but they are no less difficult.”

• “When the eagles are silent, the parrots begin to jabber.”

• “Out of intense complexities, intense simplicities emerge.”

• “Courage is what it takes to stand up and speak, it’s also what it takes to sit down and listen.”

• “Continuous effort – not strength or intelligence – is the key to unlocking our potential.”

• “If you have an important point to make, don’t try to be subtle or clever. Utilice un martinete. Golpea el punto una vez. Luego regresa y golpéalo de nuevo. Then hit it a third time-a tremendous whack.”


50 Sir Winston Churchill Quotes to Live By

In his 90 years as a soldier, journalist, prolific author, politician and statesman during the first half of the 20th century, Winston Churchill had many opportunities to influence world events, and while opinions on his various successes and failures can be steeply divided, his was a hard-won wisdom, which he expressed with great pith and wit.

Being a natural statesman, and a great writer to boot, he was very good at putting that wisdom to use, and there are so many quotable examples from his various speeches and public comments that it's easy to compile a list of his most inspirational thoughts, the ones that would apply to a multitude of situations, to be issued on Winston Churchill Day (which is April 9).

In fact, the tricky bit is choosing which ones to leave out. Although this first one is almost too apt:

• "It is a good thing for an uneducated man to read books of quotations."

• "There are a terrible lot of lies going about the world, and the worst of it is that half of them are true."

• "To build may have to be the slow and laborious task of years. To destroy can be the thoughtless act of a single day."

• "To improve is to change, so to be perfect is to change often."

• "The farther backward you can look, the farther forward you are likely to see."

• "The price of greatness is responsibility."

• "Men occasionally stumble over the truth, but most of them pick themselves up and hurry off as if nothing ever happened."

• "Never hold discussions with the monkey when the organ grinder is in the room."

• "One ought never to turn one's back on a threatened danger and try to run away from it. If you do that, you will double the danger. But if you meet it promptly and without flinching, you will reduce the danger by half."

• "Personally I'm always ready to learn, although I do not always like being taught."

• "Success is the ability to go from one failure to another with no loss of enthusiasm."

• "Broadly speaking short words are best and the old words when short, are best of all."

• "Courage is rightly esteemed the first of human qualities because it has been said, it is the quality which guarantees all others."

• "Every day you may make progress. Every step may be fruitful. Yet there will stretch out before you an ever-lengthening, ever-ascending, ever-improving path. You know you will never get to the end of the journey. But this, so far from discouraging, only adds to the joy and glory of the climb."

• "History will be kind to me for I intend to write it."

• “Attitude is a little thing that makes a BIG difference.”

• “Success is not final, failure is not fatal, it is the courage to continue that counts.”

• “If you’re going through hell, keep going.”

• "Everyone has his day, and some days last longer than others."

• “You have enemies? Bueno. It means you’ve stood up for something, sometime in your life.”

• "Politics is the ability to foretell what is going to happen tomorrow, next week, next month and next year. And to have the ability afterwards to explain why it didn't happen."

• "Writing a book is an adventure. To begin with it is a toy then an amusement. Then it becomes a mistress, and then it becomes a master, and then it becomes a tyrant and, in the last stage, just as you are about to be reconciled to your servitude, you kill the monster and fling him to the public."

• "Those who can win a war well can rarely make a good peace, and those who could make a good peace would never have won the war."

• "If you will not fight for right when you can easily win without blood shed if you will not fight when your victory is sure and not too costly you may come to the moment when you will have to fight with all the odds against you and only a precarious chance of survival. There may even be a worse case. You may have to fight when there is no hope of victory, because it is better to perish than to live as slaves."

• "Never, never, never believe any war will be smooth and easy, or that anyone who embarks on the strange voyage can measure the tides and hurricanes he will encounter. The statesman who yields to war fever must realize that once the signal is given, he is no longer the master of policy but the slave of unforeseeable and uncontrollable events."

• "We shape our dwellings, and afterwards our dwellings shape us."

• "We shall not fail or falter. We shall not weaken or tire. Neither the sudden shock of battle nor the long-drawn trials of vigilance and exertion will wear us down. Give us the tools and we will finish the job."

• "What is adequacy? Adequacy is no standard at all."

• "There is always much to be said for not attempting more than you can do and for making a certainty of what you try. But this principle, like others in life and war, has it exceptions."

• "There is only one duty, only one safe course, and that is to try to be right and not to fear to do or say what you believe to be right."

• "In the course of my life I have often had to eat my words, and I must confess that I have always found it a wholesome diet."

• "Every man should ask himself each day whether he is not too readily accepting negative solutions."

• "It is wonderful what great strides can be made when there is a resolute purpose behind them."

• "The first duty of the university is to teach wisdom, not a trade character, not technicalities. We want a lot of engineers in the modern world, but we do not want a world of engineers."

• "In finance, everything that is agreeable is unsound and everything that is sound is disagreeable."

• "All I can say is that I have taken more out of alcohol than alcohol has taken out of me."

• "This is the lesson: never give in, never give in, never, never, never, never -- in nothing, great or small, large or petty -- never give in except to convictions of honour and good sense. Never yield to force never yield to the apparently overwhelming might of the enemy."

• "The greatest lesson in life is to know that even fools are right sometimes."

• "All the greatest things are simple, and many can be expressed in a single word: freedom justice honour duty mercy hope."

• "The whole history of the world is summed up in the fact that when nations are strong they are not always just, and when they wish to be just, they are often no longer strong."

• "I like pigs. Dogs look up to us. Cats look down on us. Pigs treat us as equals."

• "If we open a quarrel between the past and the present we shall find that we have lost the future."

• "It is a mistake to try to look too far ahead. The chain of destiny can only be grasped one link at a time."

• "It's not enough that we do our best sometimes we have to do what's required."

• "The problems of victory are more agreeable than those of defeat, but they are no less difficult."

• “When the eagles are silent, the parrots begin to jabber.”

• “Out of intense complexities, intense simplicities emerge.”

• “Courage is what it takes to stand up and speak, it’s also what it takes to sit down and listen.”

• “Continuous effort – not strength or intelligence – is the key to unlocking our potential.”

• “If you have an important point to make, don’t try to be subtle or clever. Utilice un martinete. Golpea el punto una vez. Luego regresa y golpéalo de nuevo. Then hit it a third time-a tremendous whack.”


Ver el vídeo: Winston Churchill 10 cosas que hay que saber. #contraPERSONAJES (Mayo 2022).