La historia

Anexión de Bosnia y Herzegovina - Historia


Bosnia
Austria anunció unilateralmente la anexión de Bosnia y Herzegovina. La decisión fue recibida con enojo en Serbia, que siempre había considerado la zona como serbia. Los rusos estaban alineados con los serbios y también se opusieron a la acción.

Según el tratado de Berlín de 1878, la provincia turca de Bosnia-Herzegovina estaba bajo el control de Austria y Hungría, sin dejar de ser una provincia del Imperio turco. El 5 de octubre de 1908, Bulgaria declaró su independencia de Turquía. Al día siguiente, el 6 de octubre, Austria, Hungría, anunció que se anexaría formalmente Bosnia-Herzegovina. La anexión alarmó a muchos en Europa: los serbios temían que los austriacos húngaros intentaran expandir su Imperio a sus expensas. Los rusos estaban molestos porque los esclavos se convertirían ahora en parte del imperio austrohúngaro oficialmente se celebró una reunión de protesta en San Petersburgo a la que asistieron miles; sin embargo, los alemanes apoyaron el movimiento austro-húngaro y los japoneses derrotaron recientemente a Rusia que no estaba en posición de emprender una acción militar. Como resultado, los austrohúngaros habían hecho la primera adquisición de territorio desde 1848. Las tensiones, aunque seguían siendo elevadas, pronto disminuyeron, pero la acción fue una indicación de que la paz en Europa estaba comenzando a desmoronarse.


Anexión de Bosnia y Herzegovina - Historia

Ahora surgieron problemas entre Rusia y el aliado de Alemania, Austria-Hungría. Ambos eran imperios opuestos al nacionalismo y los rusos se oponían al nacionalismo de polacos y ucranianos, entre otros. Rusia y la Austria-Hungría de Franz Joseph habían estado cooperando en asuntos relacionados con los Balcanes, pero esto cambió en 1908 cuando Austria-Hungría conmocionó a Europa al anexar Bosnia y Herzegovina, violando el acuerdo hecho en Berlín en 1878. La anexión satisfizo, al menos parcialmente, la propuesta de Franz Joseph. El deseo de un imperio tan grande como lo era cuando tomó el poder en diciembre de 1848, pero enfureció a los serbios en Bosnia y Herzegovina, así como en Serbia, y una ola de indignación se extendió por Rusia. Los líderes de Rusia vieron a su estado como el protector de sus hermanos y hermanas serbios cristianos ortodoxos.

Turquía, todavía nominalmente el gobernante de Bosnia y Herzegovina, protestó por la anexión de Franz Joseph, y Turquía ofreció al pueblo de Bosnia y Herzegovina representación en un nuevo parlamento turco. Serbia llamó a sus reservistas y se negó a reconocer la anexión. Austria-Hungría declaró que a menos que Serbia reconociera la anexión, habría guerra. Rusia apoyó a Serbia. Alemania cumplió con su deber con respecto a su alianza y reunió sus tropas en la frontera de Rusia para demostrar su apoyo a Austria-Hungría y desalentar una invasión rusa contra su aliado. Rusia no se sentía preparada para la guerra y no quería pelear. Wilhelm tampoco quería la guerra y convenció a Austria-Hungría de que se abstuviera de atacar a Serbia.

No hubo una Gran Guerra en Europa en 1908. Pero el acuerdo de larga data de Rusia con Austria-Hungría sobre los Balcanes había llegado a su fin. Y a pesar de los esfuerzos de paz de Wilhelm, la cercanía de la guerra llevó a algunos rusos en lugares altos a comenzar a ver a Alemania como un enemigo, y Rusia comenzó a aumentar sus gastos de defensa.

Mientras tanto, solo dos días después de la anexión, se había formado una sociedad secreta en Serbia que se hacía llamar Narodna Oderana (Defensa Nacional) y ndash, también conocida como Mano Negra. Se dedicó a la liberación de Bosnia y Herzegovina del dominio de los Habsburgo.

La anexión también ha modificado la actitud de los jóvenes serbios en Bosnia y Herzegovina. Los estudiantes habían sido influenciados por el intelectual nacionalista checo Thomas Masaryk, cuya estrategia para la liberación del dominio de los Habsburgo fue gradualista y pacífica. Con la anexión, los estudiantes bosnios rechazaban el enfoque de Masaryk por considerarlo demasiado lento. Había una tradición derivada de la lucha contra la invasión de los turcos, e incluía el respeto por aquellos que se habían martirizado tratando de asesinar al conquistador turco. Y ahora en Sarajevo, la capital de Bosnia, los jóvenes estaban considerando el asesinato como una de las herramientas para la liberación.

Los sonámbulos: cómo Europa fue a la guerra en 1914, por Christopher Clark, 2012 (comienza con los serbios)

El camino a Sarajevo, por Vladimir Dedijer, Simon & amp Schuster Inc., 1966

La lucha por el dominio de Europa, por A J P Taylor, 1954 (la narración comienza a mediados del siglo XIX)

Crepúsculo de los Habsburgo: la vida y la época del emperador Francisco José, por Alan Palmer, 1997

Kaiser Wilhelm II, por Christopher M. Clark, 2000

La Torre Orgullosa, por Barbara Tuchman, MacMillan, 1966

Una historia de África, por J.D. Fage, 1996 (desde la prehistoria hasta la post-independencia)

África, por Sanford J. Ungar, Simon & amp Schuster Inc., 1986

Web victoriana (en línea), por George Landow & ndash the British Empire, an Overview

Libro de consulta de historia moderna, Gustave Freensen, `` En el ejército alemán sudafricano, 1903-1904 '',
http://www.fordham.edu/halsall/mod/1904freesen.html

Ascenso y caída de las grandes potencias, Capítulo 5 "El mundo bipolar venidero y la crisis de las 'potencias medias': primera parte, 1885-1918", Paul Kennedy, 1987


Ocupación Editar

Después de la guerra ruso-turca (1877-1878), en junio y julio de 1878 las grandes potencias organizaron el Congreso de Berlín. El Tratado de Berlín resultante hizo que Bosnia y Herzegovina permaneciera nominalmente bajo la soberanía del Imperio Otomano, [1] pero fue cedida de facto a Austria-Hungría, que también obtuvo el derecho de guarnición del Sanjak de Novi Pazar. Según el artículo 25:

Las provincias de Bosnia y Herzegovina serán ocupadas y administradas por Austria-Hungría. El gobierno de Austria-Hungría, no deseando asumir la administración del Sanjak de Novi-Pazar, que se extiende entre Serbia y Montenegro en dirección sur-este hasta el otro lado de Mitrovitza, la administración otomana continuará ejerciendo sus funciones allí. . Sin embargo, para asegurar el mantenimiento de la nueva situación política, así como la libertad y seguridad de las comunicaciones, Austria-Hungría se reserva el derecho de mantener guarniciones y disponer de carreteras militares y comerciales en toda esta parte del antiguo vilayet. de Bosnia. Con este fin, los gobiernos de Austria-Hungría y Turquía se reservan para llegar a un entendimiento sobre los detalles. [2]

El ejército austro-húngaro participó en un gran esfuerzo de movilización para prepararse para el asalto a Bosnia y Herzegovina, [3] al mando a fines de junio de 1878 una fuerza de 82,113 soldados, 13,313 caballos y 112 cañones en el VI, VII, XX, y XVIII divisiones de infantería, así como un ejército de retaguardia en el Reino de Dalmacia. [4] El comandante principal era Josip Filipović, la primera división de infantería XVIII estaba bajo el mando de Stjepan Jovanović, mientras que el comandante del ejército de retaguardia en Dalmacia era Gavrilo Rodić. [5] La ocupación de Bosnia y Herzegovina comenzó el 29 de julio de 1878 y terminó el 20 de octubre. [6]

El ejército otomano en Bosnia y Herzegovina en ese momento consistía en aproximadamente 40,000 soldados con 77 cañones, que se combinaron con milicias locales para alrededor de 93,000 hombres. [7] Las tropas austrohúngaras se encontraron ocasionalmente con una feroz oposición de elementos de las poblaciones musulmanas y ortodoxas allí, y se produjeron importantes batallas cerca de Čitluk, Stolac, Livno y Klobuk. [8] A pesar de los reveses en Maglaj y Tuzla, Sarajevo fue ocupada en octubre de 1878. Las bajas austrohúngaras ascendieron a más de 5.000 y la violencia inesperada de la campaña provocó recriminaciones entre los comandantes y líderes políticos. [9] Se esperaba una feroz resistencia de los musulmanes cuando los austrohúngaros se dieron cuenta de que su ocupación significaba que los musulmanes bosnios perderían su estatus privilegiado en función de su religión. [1]

Persistieron las tensiones en algunas partes del país (en particular en Herzegovina) y se produjo una emigración masiva de disidentes predominantemente musulmanes. Sin embargo, pronto se alcanzó un estado de relativa estabilidad y las autoridades austrohúngaras pudieron emprender una serie de reformas sociales y administrativas que pretendían convertir a Bosnia y Herzegovina en una "colonia modelo". Con el objetivo de establecer la provincia como un modelo político estable que ayudaría a disipar el creciente nacionalismo eslavo del sur, el gobierno de Habsburgo hizo mucho para codificar leyes, introducir nuevas prácticas políticas y, en general, facilitar la modernización.

Relaciones étnicas Editar

La administración austrohúngara defendió el ideal de una nación bosnia pluralista y multiconfesional. El ministro conjunto imperial de Finanzas y administrador de Bosnia con sede en Viena, Béni Kállay, respaldó el nacionalismo bosnio en forma de Bošnjaštvo ("Bosniakhood") con el objetivo de inspirar en el pueblo de Bosnia 'el sentimiento de que pertenece a una nación grande y poderosa' [10] y consideraba a los bosnios como "hablando el idioma bosnio y dividido en tres religiones con iguales derechos.[11] [12] Entre 1861 y 1869, Topal Osman Pasha, un gran visir otomano se había esforzado por hacer lo mismo. [13]

Por un lado, estas políticas intentaron aislar a Bosnia y Herzegovina de sus vecinos irredentistas (Serbia ortodoxa, Croacia católica y el Imperio otomano musulmán) y marginar las ideas ya circulantes de la nacionalidad serbia y croata entre las comunidades ortodoxa y católica de Bosnia, respectivamente. . [12] Por otro lado, los administradores de Habsburgo utilizaron precisamente las ideas existentes de nacionalidad (especialmente el folclore y el simbolismo bosnio) para promover su propia versión de Bošnjak patriotismo alineado con la lealtad al estado de Habsburgo. Por lo tanto, las políticas de los Habsburgo se describen mejor no como antinacionales, sino como cultivando su propio estilo de nacionalismos proimperialistas. Esta política tuvo resultados mixtos. En general, la mayoría de los políticos serbios y croatas finalmente ignoraron o se opusieron a la política, pero los políticos serbios y croatas también intentaron sin éxito asegurar la lealtad de los distritos musulmanes bosnios. Al mismo tiempo, los funcionarios austrohúngaros promovieron activamente a Bosnia y Herzegovina como nuevas y florecientes tierras de la corona. Los funcionarios de Habsburgo publicitaron numerosas exposiciones sobre historia, folclore y arqueología de Bosnia, con artistas como Alphonse Mucha presentando el pabellón de Bosnia en la Exposición de París de 1900. [14]

La idea de un estado eslavo del sur unificado (normalmente se espera que sea encabezado por el Reino independiente de Serbia) se convirtió en una ideología política popular en la región en este momento, incluida Bosnia y Herzegovina.

Ciertos círculos musulmanes de Bosnia y Herzegovina publicaron el periódico Bošnjak ("Bosniak"). Este periódico provocó intensos debates en Bosnia y Herzegovina, Croacia y Serbia. El periódico apoyó la política de Kállay, cuyo objetivo era fortalecer el dominio austrohúngaro en la Bosnia y Herzegovina ocupada. Aunque la política de Kállay no fue ampliamente aceptada incluso entre los musulmanes, Bošnjak no obstante, representó las aspiraciones nacionales de algunos musulmanes en Bosnia y Herzegovina.

La política de Kállay fue finalmente derrotada en 1896 y 1899, cuando los serbios y musulmanes de Bosnia pidieron autonomía religiosa y educativa. La política de Kállay tenía cierto potencial para resistir las aspiraciones nacionales croatas y serbias, pero después de 1899 y 1900 su política de promover la identidad bosnia no tuvo ningún efecto significativo. [15]

Después de la muerte de Kallay, se abandonó la política. En 1905, el nacionalismo era un factor integral de la política bosnia, con partidos políticos nacionales correspondientes a los tres grupos que dominaban las elecciones. [12]

Poco después de que Austria-Hungría ocupara Bosnia y Herzegovina en 1878, el gobierno tomó las actividades e instituciones religiosas de la zona bajo su soberanía. Las autoridades austrohúngaras emitieron reglamentos que convertían al clero musulmán en funcionarios estatales austrohúngaros, respondiendo exclusivamente a ellos.

Esto fue para aislar a los musulmanes bosnios del Imperio Otomano y su clero que estaba subordinado al Sultán. Los musulmanes estaban muy descontentos con su nuevo estatus y formaron una oposición política musulmana. Esta oposición musulmana exigió, al principio, la autonomía religiosa musulmana de Austria-Hungría, pero más tarde, a medida que se fortaleció, exigió la autonomía del Imperio Otomano. La oposición musulmana intentó alinearse con los serbios, que también exigían autonomía religiosa y educativa. Pero las relaciones agrarias no resueltas entre los líderes musulmanes y los serbios fueron un obstáculo para cualquier alianza de largo alcance. La alianza que se formó fue solo táctica. Más tarde, el liderazgo musulmán enfatizó la soberanía otomana sobre Bosnia y Herzegovina y exigió el derecho a organizar su actividad religiosa bajo la égida del Sheij al-Islām del Imperio Otomano. [dieciséis]

Con la muerte de Kállay en 1903, se liberalizó la situación en Bosnia y Herzegovina. Los movimientos nacionales de Bosnia y Herzegovina se transformaron en partidos políticos. Los musulmanes fundaron la Organización Nacional Musulmana (MNO) en 1906, los serbios formaron la Organización Nacional Serbia (SNO) en 1907 y los croatas formaron la Unión Nacional Croata (HNZ) en 1908. Otro partido croata importante, aunque menos representado que el HNZ, fue la Asociación Católica Croata (HKU). [17]

El MNO consideró a Bosnia y Herzegovina como parte del Imperio Otomano hasta el colapso de Austria-Hungría en 1918. Consideraron a Austria-Hungría como un país europeo asignado para controlar Bosnia y Herzegovina. Su principal objetivo era lograr la autonomía religiosa musulmana y mantener las relaciones agrarias vigentes en ese momento. En 1909 lograron su autonomía religiosa. [18]

Se prohibieron los libros de texto impresos en Serbia y varios otros libros en idioma serbio. [19] Las autoridades austrohúngaras firmaron un tratado con el Patriarcado Ecuménico de Constantinopla por el cual el Emperador obtuvo el control de la Iglesia Ortodoxa Serbia en Bosnia y Herzegovina a cambio de un reembolso anual. Los serbios desaprobaron en gran medida el control austrohúngaro sobre sus instituciones religiosas y organizaron una lucha para ganar su autonomía religiosa. La lucha terminó a su favor en 1905. Después de obtener la autonomía religiosa, los serbios se reunieron en torno a cuatro grupos políticos, de los cuales tres se hicieron notables. Los grupos notables se hicieron conocidos por los nombres de sus periódicos oficiales, el Srpska riječ (Palabra serbia), el de Petar Kočić Narod i Otadžbina (el Pueblo y la Patria) y la de Lazar Dimitrijević Dan (El dia). Más tarde exigieron la unidad bajo un solo partido, que les fue aprobado, por lo que fundaron la Organización del Pueblo Serbio. [20] Como mayoría relativa, los serbios eran un factor político dominante y, como tales, exigían la autonomía de Bosnia y Herzegovina del Imperio Otomano y Austria-Hungría. [21] La política serbia en Bosnia y Herzegovina estuvo dominada por las tres facciones reunidas en torno a los tres periódicos. El principal problema de la política cívica serbia fue la reacción agraria. Los campesinos serbios exigieron ser liberados de las relaciones feudales, mientras que por otro lado querían mantener la cooperación con la Organización del Pueblo Musulmán para lograr las aspiraciones nacionales. El grupo se reunió alrededor de Kočić Narod i Otadžbina El periódico defendió completamente al campesinado serbio contra los musulmanes para cambiar la posición agraria del campesinado. El grupo de Kočić también prohibió cualquier cooperación con las autoridades austriacas-húngaras. El grupo reunido alrededor de Dimitrijević también abogó por un cambio radical de las relaciones agrarias y criticó al liderazgo cívico serbio por descuidar al campesinado, pero defendió la cooperación con las autoridades austrohúngaras para cambiar las relaciones agrarias. El principal objetivo de la política serbia en Bosnia y Herzegovina fue la eliminación de la autoridad austrohúngara en Bosnia y Herzegovina y la anexión de Bosnia y Herzegovina al Reino de Serbia. Sin embargo, sus objetivos no fueron un obstáculo para la cooperación económica con las autoridades austro-húngaras. [22]

Para reprimir las aspiraciones nacionales, las autoridades austro-húngaras intentaron limitar la actividad de los franciscanos en Bosnia y Herzegovina. El Emperador y la Santa Sede discutieron el restablecimiento de la Iglesia Católica en Bosnia y Herzegovina. El objetivo del Emperador era subordinar a la Iglesia en Bosnia a su poder secular dentro de la Iglesia. Al final, en 1881, la Santa Sede cedió, con la condición de que el Emperador no mencionara explícitamente su autoridad en una bulla, lo que, sin embargo, hizo. Después de establecer el poder secular sobre la Iglesia católica en Bosnia y Herzegovina, el emperador estableció la catedral en Sarajevo y nombró al arzobispo Dr. Josip Štadler como su jefe. [23] Justo antes de la ocupación de Bosnia y Herzegovina, el Sabor croata pidió al emperador que modificara la situación en Bosnia y Herzegovina para que pudiera unificarse con el Reino de Croacia-Eslavonia y el Reino de Dalmacia. El emperador se negó a aceptar esta demanda y destituyó al Sabor. Esto se hizo porque las autoridades austro-húngaras tenían un plan para aislar a Bosnia y Herzegovina de sus países vecinos eslavos, Croacia y Serbia, y para detener las aspiraciones nacionales de los pueblos de Bosnia y Herzegovina. Las autoridades no solo suprimieron los nombres croatas y serbios, sino también las banderas, los escudos de armas y las canciones populares. Se suprimió desde el principio cualquier actividad que pusiera de relieve un interés común de los croatas en Bosnia y Herzegovina y los del Reino Trino. Como no pudieron formar un partido político, especialmente bajo la administración de Kállay, los croatas formaron varias sociedades musicales, salas de lectura, escuelas, instituciones económicas y periódicos. [24] Las autoridades prohibieron a estas sociedades utilizar la palabra "croata", aunque permitieron el uso de la palabra "serbio" para las sociedades serbias. Sólo más tarde se permitió el uso de la palabra "croata". Esta política oficial fue impulsada por los círculos húngaros, especialmente bajo Kállay y su sucesor Stephan Burián von Rajecz. El objetivo de su política era debilitar la posición croata en Bosnia y Herzegovina fortaleciendo la posición serbia, a fin de hacer menos probable la unificación de Bosnia y Herzegovina con Croacia. Aunque las autoridades intentaron aislar a Bosnia y Herzegovina de la influencia de los países eslavos vecinos, el pueblo croata en Bosnia se vio influido por los tres principales movimientos políticos de Croacia, primero el movimiento ilirio, luego el yugoslavismo y el nacionalismo croata. [25]

En la política croata había dos facciones y su organización política formal se desarrolló lentamente. La razón fundamental de esta división política croata fue el desacuerdo entre la Provincia franciscana de Bosnia y la Cancillería del Arzobispo sobre la organización de las parroquias dentro de la arquidiócesis. [26] La primera iniciativa para la creación de un partido político croata provino de la intelectualidad croata que obtuvo el apoyo de los franciscanos. En 1908, después de algunos preparativos, fundó la Unión del Pueblo Croata con Ivo Pilar como su principal ideólogo. [27] En su programa, la HNZ abogó por la anexión de Bosnia y Herzegovina por Austria-Hungría [28] y su unificación con el resto de las tierras croatas. [27] En las relaciones con los serbios, la HNZ defendía una estricta reciprocidad, rechazando la idea de la unificación de Bosnia y Herzegovina con cualquier otro país o su autonomía. La HNZ no exigió cambios en las relaciones sociales ni cambios en las relaciones agrarias. Intentaron mantener buenas relaciones con la población musulmana, que era la única forma de ganar fuerza política. Debido a esto, fueron duramente criticados por la Asociación Católica Croata de Štadler (HKU) que abogaba por el fin del sistema de servidumbre. Pilar creía que los objetivos de la HNZ solo podrían lograrse si los croatas obtenían el apoyo de la población musulmana y, al mismo tiempo, criticaba a Štadler por su propaganda católica. [27] Štadler, quien era el principal oponente de Pilar, creía que los católicos croatas no deberían ser educados de otra manera que no fuera como católicos, defendiendo así la segregación entre católicos y musulmanes. [29] La HKU, al igual que la HNZ, abogó por la unificación de Bosnia y Herzegovina con otras tierras croatas. También promovió la moral cristiana y, a diferencia de la HNZ, la HKU abogó por la abolición del sistema de siervos, ya que no tenía relaciones con los musulmanes. [30]

Anexión Editar

Aunque Bosnia y Herzegovina todavía formaba parte del Imperio Otomano, al menos formalmente, las autoridades austro-húngaras tenían un control fáctico sobre el país. Austria-Hungría también esperaba la oportunidad de incorporar formalmente a Bosnia y Herzegovina. Cualquier acción relacionada con Bosnia y Herzegovina depende de la opinión internacional, de la que están al tanto las autoridades austriaco-húngaras. Usaron la Revolución de los Jóvenes Turcos en el Imperio Otomano para finalmente anexar Bosnia y Herzegovina. El movimiento de los Jóvenes Turcos había ganado apoyo en protestas masivas en todo el Imperio Otomano durante 1908, con la intención de restaurar la constitución otomana suspendida. Las autoridades austro-húngaras temían que la revolución pudiera extenderse a Bosnia y Herzegovina, ya que contaba con el apoyo de los musulmanes bosnios y los serbios, que apoyaban la autonomía de Bosnia y Herzegovina dentro del Imperio Otomano. El 7 de septiembre de 1908, el SNO y el MNO exigieron que Bosnia y Herzegovina aceptara la constitución como parte del Imperio Otomano. [30]

El 5 de octubre, el emperador Franz Joseph anunció la anexión de Bosnia y Herzegovina y ordenó al ministro de Finanzas que redactara una constitución para Bosnia y Herzegovina. La anexión se anunció en Sarajevo dos días después, el 7 de octubre. Esta anexión condujo a una crisis internacional, que se resolvió el 26 de febrero de 1909 cuando el Imperio Otomano reconoció que la anexión había recibido una compensación material y que las guarniciones austro-húngaras abandonaran el Sanjak de Novi Pazar. Con esto, Bosnia y Herzegovina estaba formalmente bajo la soberanía austríaca-húngara. El 21 de marzo de 1909, el Imperio Alemán envió un ultimátum al Imperio Ruso para reconocer la anexión, lo que Rusia hizo de inmediato. Pronto, el Reino de Serbia reconoció la anexión el 31 de marzo y el Reino de Montenegro lo hizo el 5 de abril. [31]

La anexión provocó disturbios entre la población musulmana y serbia. Los Streifkorps (unidades especiales de contrainsurgencia) se restablecieron en el contexto de manifestaciones en Serbia y Montenegro contra la anexión. [32] Los musulmanes no podían creer que la soberanía del sultán pudiera ser anulada con una proclama, y ​​que ahora estaban gobernados por un emperador cristiano. El MNO y el SNO se negaron a dar ninguna declaración oficial sobre la anexión. En Budapest celebraron una reunión el 11 de octubre de 1908 emitieron el Mensaje al pueblo de Bosnia y Herzegovina, donde afirmaron que el pueblo no podía reconciliarse con la ocupación austriaco-húngara en 30 años y pidieron al pueblo que mantuviera la calma y esperara la decisión de las superpotencias. Ambas partes anunciaron que continuarían la lucha por la autonomía de Bosnia y Herzegovina. [31] Sin embargo, dado que todos los países europeos ya habían reconocido la anexión, el SNO y el MNO, que querían continuar su actividad como organizaciones legítimas, reconocieron así la anexión al SNO que lo hizo en mayo de 1909 y al MNO en febrero de 1910. [ 33] A diferencia de los serbios y musulmanes, los croatas aceptaron con entusiasmo la anexión austro-húngara. En audiencia al emperador Franz Joseph, los representantes de la HNZ, Pilar, Nikola Mandić y Antonije Sunarić expresaron la gratitud del pueblo croata al Emperador por la anexión a finales de octubre de 1908. Sin embargo, el entusiasmo croata no perduró. ya que Bosnia y Herzegovina no pudo unirse a Croacia como se esperaba. [34]

En Bosnia y Herzegovina, todos los grupos étnicos importantes estaban representados por su partido político. Los musulmanes estaban representados por la Organización del Pueblo Musulmán, los serbios estaban representados por la Organización del Pueblo Serbia, mientras que los croatas estaban representados por los dos partidos políticos, la Unión del Pueblo de Croacia y la Asociación Católica de Croacia.


La guerra de la década de 1990 provocó un cambio dramático en la economía bosnia. El PIB cayó al 60% y la destrucción de la infraestructura física devastó la economía. A pesar de que gran parte de la capacidad de producción no está restringida, la economía bosnia todavía se enfrenta a dificultades considerables. Las estadísticas muestran que el PIB y la renta per cápita han aumentado un 10% entre 2003 y 2004 y la deuda nacional en contracción de Bosnia tiene una tendencia negativa y un alto desempleo del 38,7% y un gran déficit comercial sigue siendo motivo de preocupación.

La constitución de Bosnia no especifica ningún idioma oficial. Sin embargo, los académicos Hilary Footit y Michael Kelly han declarado en el Acuerdo de Dayton que se ha hecho en "bosnio, croata, inglés y serbio", y lo describen como "el reconocimiento de facto de los tres idiomas oficiales" a nivel estatal. .


Bosnia y Herzegovina - Historia y cultura

El colorido pasado de Bosnia y Herzegovina es evidente en sus maravillas arquitectónicas centenarias, su panorama artístico y su gastronomía. Hay tres pueblos constituyentes principales en el país, a saber, los bosnios, los serbios y los croatas, y cada grupo mantiene su distinción étnica. La influencia turca es evidente en muchos elementos de la cultura, ya que el país estuvo ocupado por los otomanos durante casi 400 años. Esto hizo que la población desarrollara diversas sectas religiosas, incluido el catolicismo romano, el cristianismo ortodoxo oriental y el islam.

Historia

La actual Bosnia y Herzegovina es producto de una interesante historia cultural, política y social. Comenzó con el surgimiento de civilizaciones ilirias, que evolucionaron hacia el Reino de Bosnia. El reino finalmente se convirtió en una anexión del Imperio Otomano y más tarde, la Monarquía Austro Húngara. Siguieron largos años de guerra, desde la Primera Guerra Mundial hasta la lucha por la independencia a mediados de la década de 1990.

Bosnia estuvo bajo diferentes imperios a lo largo de su historia. Primero fue ocupada por los romanos, luego los eslavos y los húngaros, hasta que los otomanos comenzaron a atacar la región a fines del siglo XIV. La dominación otomana provocó un gran cambio en la cultura, creencias y normas de la gente, evidente en la fascinante mezcla de arquitectura religiosa en todo el país, especialmente en el distrito antiguo de la capital. A medida que el dominio otomano se debilitó, los bosnios unieron fuerzas con los eslavos de Croacia y Serbia en un levantamiento contra los turcos. Obtuvieron la victoria al expulsar a los otomanos, pero los bosnios se encontraron bajo nuevos gobernantes.

Después de la Primera Guerra Mundial, se formó el Reino de los serbios, que incluía a Eslovenia, Croacia, Montenegro y Serbia, y Bosnia se anexó como una nueva nación. El país pasó a llamarse Yugoslavia en 1929. La región vio el horror de la limpieza étnica y surgieron movimientos de resistencia entre los chetniks (nacionalistas serbios) y los partisanos de Yugoslavia. La guerra terminó a favor de los partisanos y Bosnia-Herzegovina se convirtió en república tres años después. Las seis repúblicas (Serbia, Croacia, Eslovenia, Bosnia-Herzegovina, Montenegro y Macedonia) estaban bajo el liderazgo comunista de Josip Broz Tito, quien gobernaba con mano opresiva. Esto condujo a una fuerte lucha por la autonomía, especialmente después de la inestabilidad política y las dificultades económicas provocadas por la muerte de Tito en 1980.

El nacionalista Slobodan Milosevic asumió la presidencia en Serbia en 1989 y se pronunció sobre una visión de una Gran Serbia libre de todas las demás etnias. Tras las elecciones en las otras repúblicas yugoslavas, un partido musulmán ganó en Bosnia y Herzegovina, mientras que los nacionalistas se adjudicaron la victoria en Croacia. Eslovenia y Croacia declararon su independencia y se les concedió la libertad de Serbia en 1991 y 1992, respectivamente. Bosnia, sin embargo, quedó atrapada entre los dos y finalmente se dividió. Esto desencadenó la guerra de Bosnia por la independencia entre croatas y musulmanes de Bosnia, y entre musulmanes de Bosnia y serbios, que duró hasta mediados de la década de 1990.

El Museo Histórico de Bosnia y Herzegovina (Sarajevo) contiene casi medio millón de artefactos históricos que personifican la larga, espantosa y rica historia del país. Se pueden encontrar reliquias más interesantes en el Museo de la Lucha Nacional por la Liberación (Jajce). Los monumentos y memoriales son un testimonio de los triunfos y tribulaciones de la guerra y la revolución que finalmente llevaron a la libertad del país.

Cultura

La cultura de Bosnia y Herzegovina está fuertemente influenciada por su rica herencia. La diversidad cultural es el núcleo mismo del país. La población está dividida en muchos grupos, pero la mayoría son bosnios, serbios y croatas. Las personas de ascendencia judía, albanesa, rumana y turca viven en paz junto a otros grupos a pesar de las diferencias en sus creencias. Su diversidad también es evidente en las normas sociales, las festividades religiosas y culturales, la música, el arte y la cocina.

Los bailes regionales y los disfraces folclóricos son un placer para ver, y verá muchos de ellos durante los festivales. A menudo, los bailarines se unen tomados de la mano o agarrando hilos de cuentas, pañuelos o una pieza de la ropa del otro como signo de unidad. Estas actuaciones van acompañadas de instrumentos tradicionales como flautas, tambores, liras y violines.

Existe una fuerte influencia religiosa en el arte y la arquitectura del país. Entre sus muchas atracciones se encuentran las lápidas medievales que se remontan al Reino de Bosnia. El arte en forma de pinturas de la iglesia primitiva y paneles tallados muestra varios íconos religiosos del estudio bíblico y santos asociados con iglesias, sinagogas y mezquitas católicas y ortodoxas. Los edificios religiosos centenarios también son prueba de la cultura diversa, junto con muchos otros monumentos religiosos como la Mezquita Gazi Husrev-beg (Sarajevo), que es el monumento musulmán más grande de Bosnia y Herzegovina.


La historia de Bosnia y Herzegovina # 038

Una cronología que muestra la historia de Bosnia y Herzegovina.

PATRIMONIO ESCLAVO

Los eslavos se extendieron para habitar los Balcanes durante el siglo VI. Los grupos étnicos eslavos del sur vivían principalmente en Bosnia y Herzegovina, con una minoría presente en otros países de la península balcánica, incluidos Serbia, Montenegro y Croacia. Bosnia finalmente se convirtió en una disputa entre el Reino de Hungría y el Imperio Bizantino.

REGLA OTOMANA

Después de la muerte de Tvrtko I y el posterior colapso del Reino de Bosnia, Murat I comenzó su conquista de Bosnia. Los otomanos trajeron cambios significativos a la región, particularmente con la introducción del Islam. A principios del siglo XVII, casi dos tercios de la población eran musulmanes. 

Cataratas del Imperio Otomano

La revolución turca de 1908 para derrocar el poder autocrático del sultán resultó en la inminente desaparición del dominio otomano. Al enterarse de que las tropas turcas marchaban sobre Estambul, Abdul Hamid II se rindió. He was confined to captivity in Salonica until 1912, when he was returned to captivity in Istanbul.

FIRST BALKAN CRISIS

Following Bulgaria’s declaration of Independence from the Ottoman Empire, on the 6th of October 1908, the Austro-Hungarian Empire announced the annexation of Bosnia. As a direct violation of the Treaty of Berlin, this led to political uproar. The reaction towards the annexation of Bosnia would later prove to be a contributing cause to World War I.

BALKAN LEAGUE

An alliance was formed against the Ottoman Empire by Bulgaria, Greece, Montenegro and Serbia. The League managed to obtain control over all European Ottoman conquests. However, the differences between the allies soon resurfaced and the League promptly disintegrated. Soon thereafter, Bulgaria attacked its allies, instigating the Second Balkan War.

FRANZ FERDINAND KILLED

In June 1914, Archduke Franz Ferdinand of Austria was assassinated, alongside his wife. Shot dead by Gavrilo Princip, a Bosnian Serb, the political motive behind the assassination was simple: to break off Austria-Hungary’s South-Slav provinces, so that they could become part of Greater Serbia or Yugoslavia. The attack led to the outbreak of World War I.

EMPIRE COLLAPSES

At the end of World War I, Emperor Franz Joseph I’s Austro-Hungarian empire collapsed. This was owing to the growing opposition parties who supported the separatism of ethnic minorities, and opposed the monarchy as a form of government. In 1918, Bosnia became part of The Kingdom of Croats, Serbs and Slovenes, later renamed The Kingdom of Yugoslavia.


Mr. Thierry Domin
First published in
SFOR Informer#120, August 22, 2001

Chapter 4
The Austro-Hungarian Era in Bosnia

The end of the Ottoman Empire
During the 18th Century, and in the first half of the 19th Century, the Bosnians engaged in defensive wars against Austria and Venice, and at the same time also demanded autonomous status within the Ottoman Empire. Adopted Ottoman institutions (landowners, captains, janissaries) were by that time accepted as Bosnian. There were numerous reforms and rebellions, such as the movement of Husein Bey Gradascevic (1831-32) which finally defined the extent of Bosnian autonomy within the Ottoman Empire. During the 1860s, the reforms undertaken brought Bosnia certain provincial autonomy.
By the time of the Crimean war against Russia in 1853, the Ottoman Empire had begun to lose power in the region, allowing Russia to gain influence in the Balkans, particularly with Serbia and Montenegro. In 1877 the Russians successfully waged war against the Ottomans along the Danube and in Armenia. However, Russia declared that the Balkan matter was something for Europe to settle.
1878, a key-date
The beginning of the 19th century ushered in what historians’ call “the people’s spring ” in Western Europe. Countries gained inspiration from the French Revolution and the Napoleonic Empire’s ideals behind the nation-state. Serbs, Bosnians and Croats also took part in this movement, as they claimed more liberty and independence. Serbs rose up against the Ottomans at the beginning of the century, finally gaining their independence. The Hungarians were in conflict against the Austrians when the Croats revolted against them.
The Austro-Hungarian Empire under the Hapsburg dynasty began to make incursions into the Balkans at this time. Austria supported the Serbian kingdom after its struggle for independence from the Turks, expanding into three adjacent regions with a significant Serb minority – the predominantly Hungarian Vojvodina in the north, the mainly Bosnian-Muslim Sandzak in the west, and the Albanian-Muslim Kosovo in the south. After the Christian Rebellion (1875-78) in Bosnia and Herzegovina, the great Eastern Crisis began, and culminated in the Berlin Congress (1878) which gave a mandate to Austria-Hungary to occupy the country. At the Congress of Berlin in 1878, Bosnia and most of Serbia was put under the “occupation and administration” of Austria, while legally still being part of Turkey. After great resistance, mostly by the Bosniacs, the Austro-Hungarian Empire established its authority in Bosnia, leaving the country as “Corpus Separatum” within its historical borders. “Corpus Separatum” meant that Bosnia was granted substantial autonomy and belonged neither to Austria nor to Hungary. Thus, Bosnia entered the group of countries known as European countries.
Austria’s annexation of Bosnia in 1908 prevented both Serbia and the Ottoman Empire from claiming this province. Two years later, Bosnia established its Parliament to include representation of all its nations. During the years of the Austro-Hungarian power, Bosnia and Herzegovina experienced important changes in both the economic and cultural sense. It was at this time that Croatian intellectuals first came up with an idea for an independent state for all south Slavs or “Yugo - Slavia.”
Sarajevo, where WW I started
In 1914 Serbia demanded access to the Adriatic Sea, thus increasing tensions between both countries. World War I is said to have started in Sarajevo with the assassination of Archduke Franz Ferdinand in the summer of 1914. On June 28 (the anniversary of the battle of “Kosovo Polje” in 1389), the successor to the Austrian throne, Archduke Franz Ferdinand, was murdered in Sarajevo. The assassin was a Serb student, Gavrilo Princip, a member of the Black Hand, a radical Serbian group whose goal was to detach Bosnia from Austria and give it to Serbia.
Austria declared war on Serbia as a result of the Archduke’s assassination, thus triggering a deadly chain of events. Russia supported Serbia Germany mobilized in support of Austria against Russia France mobilized against Germany. Germany then attacked France through Belgium, and England declared war against Germany. These events all took place between July 28 and Aug. 4, 1914.
In World War I, Serbs fought alongside the allies while Croats sided with Germany and Austria-Hungary. The majority of Bosnians remained loyal to the Austro-Hungarian State, though some Muslims did serve in the Serbian army. World War I was brutal in the Balkans, with heavy losses suffered by all. A large number of Bosnian-Serbs were either forcefully evicted from Bosnia to Serbia and Montenegro, or killed.


Annexation of Bosnia and Herzegovina - History

Thierry Domin
First published in
SFOR Informer#147, September 12, 2002

Chapter 4
The Austrian-Hungarian Era in Bosnia

During the 18th Century, and in the first half of the 19th Century, the Bosnians engaged in defensive wars against Austria and Venice, and at the same time also demanded autonomous status within the Ottoman Empire. Adopted Ottoman institutions were by that time accepted as Bosnian. Reforms followed rebellions, such as the movement of Husein Bey Gradascevic (1831-32), which finally defined the extent of Bosnian autonomy within the Ottoman Empire.
The end of the Ottoman Empire
By the time of the Crimean war against Russia in 1853, the Ottoman Empire had begun to lose power in the region, allowing Russia to gain influence in the Balkans, particularly with Serbia and Montenegro. In 1877 the Russians successfully waged war against the Ottomans along the Danube and in Armenia. However, Russia declared that the Balkan matter was something for Europe to settle.
The beginning of the 19th Century ushered in what Historians call 'the people's spring' in Western Europe. Countries gained inspiration from the French Revolution and the Napoleonic Empire's ideals behind the nation-state. Serbs, Bosnians and Croats also took part in this movement. Serbs rose up against the Ottomans at the beginning of the century, finally gaining their independence. The Hungarians were in conflict against the Austrians when the Croats revolted against them.
1878 and 1908, two key-dates
The Austro-Hungarian Empire under the Hapsburg dynasty began to make incursions into the Balkans at this time. Austria supported the Serbian kingdom after its struggle for independence from the Turks, expanding into three adjacent regions with a significant Serb minority - the predominantly Hungarian Vojvodina in the north, the mainly Bosnian-Muslim Sandzak in the west, and the Albanian-Muslim Kosovo in the south. After the Christian Rebellion (1875-78) in Bosnia and Herzegovina, the great Eastern Crisis began, and culminated in the Berlin Congress (1878) which gave a mandate to Austria-Hungary to occupy the country. Bosnia and most of Serbia was put under the “occupation and administration” of Austria, while legally still being part of Turkey. After great resistance, mostly by the Bosniacs, the Austro-Hungarian Empire established its authority in Bosnia, leaving the country as “Corpus Separatum” within its historical borders. “Corpus Separatum” meant that Bosnia was granted substantial autonomy and belonged neither to Austria nor to Hungary.
Austria's annexation of Bosnia in 1908 prevented both Serbia and the Ottoman Empire from claiming this province. Two years later, Bosnia established its Parliament to include representation of all its nations. During the years of the Austro-Hungarian power, Bosnia and Herzegovina experienced important changes in both the economic and cultural sense. It was at this time that Croatian intellectuals first came up with an idea for an independent state for all southern Slavs or “Yugo- Slavia.”
Sarajevo, where World War I started
In 1914 Serbia demanded access to the Adriatic Sea, thus increasing tensions between both countries. World War I is said to have started in Sarajevo with the assassination of Archduke Frantz Ferdinand in the summer of 1914. On June 28 (the anniversary of the battle of “Kosovo Polje” in 1389), the successor to the Austrian throne, Frantz Ferdinand, was murdered in Sarajevo. The assassin was a Serb student, Gavrilo Princip, a member of the Black Hand, a radical Serbian group whose goal was to detach Bosnia from Austria and give it to Serbia.
Austria declared war on Serbia as a result of the Archduke's assassination. Russia supported Serbia Germany mobilized in support of Austria against Russia France mobilized against Germany. Germany then attacked France through Belgium, and England declared war against Germany. These events all took place between July 28 and August 4, 1914.
In World War I, Serbs fought alongside the allies while Croats sided with Germany and Austria-Hungary. The majority of Bosnians remained loyal to the Austro-Hungarian State, though some Muslims did serve in the Serbian army. World War I was brutal, especially in the Balkans, with heavy losses suffered by all. A large number of Bosnian-Serbs were either forcefully evicted from Bosnia to Serbia and Montenegro, or killed. Once again, the scene was set up for further massacres.
To be continued


Annexation of Bosnia and Herzegovina - History

THE OCCUPATION OF BOSNIA AND HERZEGOVINA 1878

The 1875 Serbian rebellion in Bosnia spelled the end to Ottoman rule. The rebellion began as a protest against landlords in Herzegovina and soon spread to the rest of Bosnia province. The first actions of the Serbian rebels were against tax collectors, landlords, and Ottoman officials. However, the rebellion turned into a large-scale guerrilla and inter communal war between Muslims and Serbs.

The rebels were at first supported by Montenegro and by pan-Slavist elements in Russia. Guns came from Montenegro and through Austria-Hungary. The Ottoman response to the rebellion was tempered by this European intervention. In December 1875, Austria, Germany, and Russia ("the League of the Three Emperors") demanded that the Ottomans conciliate the rebels by abolishing tax farming, lowering taxes, and making other reforms. The Ottomans agreed to the demands and issued a pardon for the rebels. This had little effect. The rebellion continued. At that point the Ottoman government sent Ahmet Muhtar Pasha with an army and put down the rebellion by force. Distressed by accounts of Christian refugees fleeing to surrounding countries (and ignoring, as they had throughout the rebellion, any Muslim suffering), the European powers made a new set of demands on the Ottomans in May of 1876. Meanwhile, events in Bulgaria had altered the situation.

The Bulgarian revolution of 1876 and the subsequent Russo-Turkish War of 1877—78 decided the fate of Ottoman Bosnia. The Ottoman suppression of Bulgarians, who rebelled in May 1876, inflamed European public opinion against the Ottomans. Prince Milan of Serbia, influenced both by Russia and by popular anti-Turkish sentiment in Serbia, allied with Montenegro and attacked the Ottoman Empire. In August of 1876 the Ottomans defeated the Serbs. Russia was unwilling to accept such a setback to its plans for independent Slavic states in the Balkans. After diplomatic efforts to avoid war failed, Russia declared war on the Ottoman Empire on 24 April 1877.

Bosnia was a bargaining chip in the war. In order to ensure Austria-Hungary's neutrality in the war, the Russians agreed that the Austrians could occupy Bosnia-Herzegovina. The Ottomans were defeated in 1878 and forced to sign the Treaty of San Stephano, but because Austria and other European powers decided that the terms of the treaty were against their interests, they forced Russia to accept new terms at the Congress of Berlin. With German and British support, and Russia willing to abandon Serbia and the western Balkans, the Congress authorized the Dual Monarchy to occupy the provinces.

Foreign Minister Count Gyula Andrássy knew that the occupation had to be executed as quickly, quietly, and cheaply as possible. The political requirements blended well with the imperialist myth that the Bosnians were weak-willed, volatile, impressionable peoples. This pointed to a "soft" strategy, one relying on a symbolic display of Austrian military power rather than all-out conquest. The Imperial army was to move into Bosnia in sufficient, strength to secure major symbolic targets and disperse initial resistance, The Austrian politicians hoped that the Bosnians would then give up resistance upon recognizing the futility of further action.

Under the orders of Feldzeugmeister Joseph Baron Philippovich, XIII Corps, three divisions strong, had been drawn up on the Sava river, while Feldmarschall Lieutenant Stefan Baron Jovanović, commanding the 18th Infantry Division, stood ready in southern Dalmatia. On July 31 the crossings began. To the north the 6th, 7th, and 20th Divisions, making up the XIII Army Corps, crossed the border at four points and advanced toward Sarajevo along the major roads. From Dalmatia the 18th Division slowly began to advance toward Mostar. In all, some 72,000 Austrian soldiers entered Bosnia and Herzegovina

It took only a few days for the soft strategy collapse. Even before major contacts with the enemy began, the Austrians experienced problems owing to the difficulties of operating in mountainous terrain with few roads. These problems became critical when serious hostilities began. The Bosnians fought with cunning and tenacity that surprised and dismayed the Austrian Commanders.

The plight of the 20th Division illustrates the difficulties that confronted Austrian troops. After crossing the Sava River at Samac in north-eastern Bosnia, the main column of the 20th Division required some seventeen hours of marching to reach the town of Gradaca only twenty kilometres the south. The support detachments took longer. The cannons were heavy and difficult to move, and the horses proved unequal to the task in the mountainous terrain. As many as forty men were required to move a single wagon, and on occasion three or four hours were required to advance the supply train a few hundred meters. Bridges collapsed under the weight of the wagons, the supply column did not reach Gracanica, another thirty kilometres to the south, until six days after the initial entry into Bosnia. The main column had to wait two days for the supply wagons to arrive in Gracanica.

Instead of welcoming the troops as liberators, Moslems as well as Orthodox Serbs took up arms and aided by some regular Turkish units, disobeying instructions from the Porte, defied the invaders. North and northwest Bosnia and parts of the Hercegovina around Livna and near the Montenegrin frontier were defended by organized forces in battalion strength provided with artillery. In all, the Austrians later estimated enemy strength at ninety-three thousand.

The 6th and 7th Divisions, continuing their slow marches south toward Sarajevo, soon encountered sizeable opposition units. As the 6 th Division approached Maglaj it was attacked by an estimated 1500 insurgents from cliffs beside the River Bosna, they held off the Austrian advance for several hours but eventually fled after the Austrians were able to bring cannon fire to bear on their positions. The Imperial troops did not pursue them, seeking only to disperse the opposition and move on to Maglaj. This encounter was typical of many battles as the Austrians moved toward Sarajevo. The insurgents initially offered resistance but were dislodged by cannon fire. They then retreated melted away into the hills, often leaving some of their casualties behind.

The unfortunate 20th Division, attacking Donja Tuzla on August 8 th , encountered formidable resistance led by the Hadji Loja, the most successful organizer of Bosnian forces. He commanded an estimated 14,000 troops armed with eleven cannon. The Austrian troops found themselves outflanked for four successive nights the Austrians retreated in the dark, constantly harassed by the Mufti's troops. On August 14 they were back in Doboj. They had lost fifteen officers and 500 enlisted men in the retreat and soon found themselves besieged again.

The capture of Sarajevo and Mostar

Divided again into two columns, the 6th and 7th Divisions resumed their march to Sarajevo. On August 19 th the Imperial troops fought and won the battle Sarajevo. Insurgents held most of the surrounding hills as the Austrians approached the town. After dislodging their opponents from the hills, the Austrians were able to direct cannon fire on the town itself. House to house fighting followed, but by mid-afternoon the insurgents were disbanded and disarmed. By 4:00 p.m. the Emperor's flag flew over the Sarajevo fortress.

The September Offensive

The Austrians learned many lessons on the drive to Sarajevo, and substantial technical modifications were introduced prior to the September offensive. Battles had to be won by flanking units controlling high ground. Flanking operations had proven to be critical, the use of artillery from the heights usually determined the outcome of a given battle. The Bosnians were often dug into trenches in the hills or protected by fortresses atop the mountains. The Austrians had, in most cases, eventually to dislodge them from their fortifications, but often only after artillery was brought to bear on their positions.

With the arrival of reinforcements Philippovich was able to order Austrian troops back on the offensive in early September. Operations focused on four areas: north-eastern Bosnia, north-western Bosnia, eastern Hercegovina and the Bosnian region directly east of Sarajevo, The major battles of the occupation campaign were fought and won by the Austrians between September 1 and October 20. These were genuine search-and-destroy operations designed not only to secure towns but also to locate enemy units and destroy their capability for resistance.

In western Bosnia the insurgents gathered at Bihac. The Imperial army first attacked on September 7 th but was driven back. Two weeks Later the Monarchy's offensive was greatly assisted by a peasant rebellion against Moslem Begs of the area, diverting the energy of some insurgents to crush the rebellion. On September 19 th Turkish regulars in the town's fortress raised the white flag, signalling the end of resistance. Austria suffered over 700 casualties in the battle for Bihac alone. On September 28 th the Austrians conquered Livno after bombarding the city for several days with cannon. With the fall of Livno, the major resistance in western Bosnia came to an end.

East of Sarajevo the insurgents dug in for a last stand against the spreading Austrian offensive operations. On 21 September Philippovich ordered the 1st Division to advance eastward from Sarajevo in three columns to encircle an estimated 7,000 insurgents. The flanking movement succeeded, and the insurgents were dislodged from their positions. Imperial troops proceeded all the way to the Drina and occupied the more important towns in the region in late September and early October

Events in Herzegovina followed a similar course. Early in the occupation Mostar had been taken with little opposition. But the occupation of Mostar was deceptive. About August 13 th a small Imperial unit was surrounded by insurgents and trapped in Stolac. Other Austrian units spent eight days in frustrating attempts before they successfully reached the town and relieved the siege. The Bosnians were decisively defeated in a three-day battle at Korjenica. The remaining insurgent bands fled to Montenegro or were disarmed by the Austrian forces.

By October 1 st the newly formed Second Army under Philippovich numbered 159 battalions, 29 squadrons, 26 field and 21 mountain batteries, 37 technical companies and various auxiliary detachments, for a total of 159,380 men and 292 guns. In all, Austria-Hungary mobilized 250,000 men, nearly a third of her entire war strength. On October 19, 1878, the occupation was declared completed. Austrian casualties stood at 5,198 killed, wounded, or missing, including 178 officers.

In theory, Austria was only to occupy the province, which would still remain technically under Ottoman sovereignty. In fact, Bosnia became an Austrian colony. On 21 April 1879, Sultan Abdulhamid II formally accepted the status of Bosnia as an Austrian protectorate.


Ver el vídeo: V7inter - Bosnia, Herzegovina, historia y actualidad (Diciembre 2021).